https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 15.06.2019 - Última actualización - 8:56
8:53

RUBÉN ORSINI PRESENTA EN SANTA FE SU ESPECTÁCULO DE MARIONETAS

Un mundo de sensaciones

El artista rosarino realizará una función de “Historias reunidas”, que incluye una serie de números creados a lo largo de más de 20 años. Será en el Centro Cultural Provincial el viernes 21 de junio, a las 21. Orsini confecciona sus marionetas a partir de elementos que se han convertido en residuos, a los que otorga otra impronta para conectarse con sensaciones primarias del ser humano.

 

 -

Orsini participó en numerosos festivales internacionales y en la actualidad alterna sus presentaciones entre Argentina, América y Europa. Siempre mantiene su formato De trabajo. Foto: Gentileza Rubén Orsini




RUBÉN ORSINI PRESENTA EN SANTA FE SU ESPECTÁCULO DE MARIONETAS Un mundo de sensaciones El artista rosarino realizará una función de “Historias reunidas”, que incluye una serie de números creados a lo largo de más de 20 años. Será en el Centro Cultural Provincial el viernes 21 de junio, a las 21. Orsini confecciona sus marionetas a partir de elementos que se han convertido en residuos, a los que otorga otra impronta para conectarse con sensaciones primarias del ser humano.   El artista rosarino realizará una función de “Historias reunidas”, que incluye una serie de números creados a lo largo de más de 20 años. Será en el Centro Cultural Provincial el viernes 21 de junio, a las 21. Orsini confecciona sus marionetas a partir de elementos que se han convertido en residuos, a los que otorga otra impronta para conectarse con sensaciones primarias del ser humano.  

 

El marionetista rosarino Rubén Orsini es multifuncional: es sus espectáculos es constructor, autor, manipulador y director. Pero con una particularidad: buena parte de los muñecos y dispositivos que utiliza fueron generados a partir de objetos devenidos en residuos (“hilachas de un pasado”) que “vuelven a la vida” para contar historias que conectan con sensaciones humanas. 

 

Precisamente el espectáculo “Historias reunidas”, que Orsini desplegará el próximo viernes 21 de junio, a las 21, en la Sala Foyer del Centro Cultural Provincial (Junín 2457) es una especie de antología de sus mejores trabajos, generados a lo largo de casi un cuarto de siglo. 

 

“Es una unión de diferentes números que, ensamblados, fueron formando el espectáculo. Que funcionó bien, porque los climas se fueron complementando. Anda muy bien y yo me siento muy cómodo”, comentó en una entrevista previa concedida a El Litoral. “Hay algunos números que trabajan cuestiones de la esencia del ser humano. Otros que hablan del hambre y de la ausencia. Otros tienen cosas más populares, de cuando yo trabajaba en la calle, más vinculados con la técnica. Es un mix en el cual voy pasando de una sensación a otra. En esto soy casi como un cantautor. A veces altero el orden de los números en función del público”.

 

—Es interesante esa comparación que hacés con un cantautor. De alguna manera manejás tu repertorio de acuerdo a las reacciones del público.

 

—Las cosas que se cuentan son antagónicas. Por ahí se necesita un poquito más de esto para poder comprender aquello otro. Y de eso te das cuenta cuando estás en escena. Yo no hablo, pero sí elijo. Como el espectáculo está integrado por un número atrás del otro, puedo tranquilamente ir variando el orden. Lo de cantautor tiene que ver con el hecho de que en la escena estoy yo solo con los títeres y la música. 

 

—¿Todas las marionetas que utilizás tienen que ver con esto que te define y que es la elaboración sobre la base de residuos o elementos desechados por la gente?

 

—Son elementos encontrados y recreados para que tengan otra impronta. Utilizo el objeto lanzado o que la gente tiró para poder reconstruirlo. La base no es tanto el reciclado, sino la obtención de otra energía. Poder darle otro sentido a lo que fue lanzado. Por ejemplo, trabajo con ropa. Y esa ropa ha tenido previamente otra energía, de otros cuerpos o de otras personas. Y el espectáculo trata de alimentarse y tirar energía. Como todo se sostiene en la metáfora visual, resalta mucho esto del objeto encontrado y reutilizado. Tal vez para la gente no significa mucho, pero para mí sí, a la hora de proyectar lo que quiero hacer. 

 

—Y esos objetos encontrados, además de funcionar como materiales para crear las marionetas, ¿te sirven como disparadores para generar historias?

 

—Absolutamente. Eso está en el inconsciente. No se sabe muy bien cómo uno lo baja, pero estoy convencido de que hay una vida previa en el elemento y que a la hora de hacerlo historia, no sé si aparece en su totalidad, pero sí en parte. Las historias se bajan desde algún lado, el elemento las complementa. Y nunca sabemos en su totalidad si eso no viene de otro lugar. Es algo metafísico, quizás medio místico. Pero lo que está bueno es poder creer con la idea de poder usarlo como estímulo.

 

Lo cotidiano se hace mágico

 

—¿Hacés una búsqueda especial de los elementos que usás o te los encontrás por casualidad?

 

—Eso es una dualidad, porque el que busca encuentra y el que encuentra es porque estaba buscando. Es como que está eso y uno juega con cuanta energía le mete. Pero lo bueno es que cuando se realiza y se concreta eso, ya no te lo preguntás.

 

—¿Cuál fue el elemento más extraño con el que te encontraste y sobre el cual pudiste después crear una marioneta o un dispositivo para tus espectáculos?

 

—A nivel objeto, no hay una rareza. Como los objetos son cotidianos no hay cosas raras. Lo que sí hay que ver es si eso pudo prevalecer después en el tiempo. Si constituyó un símbolo a través del cual se genera un ida y vuelta con el público. Ida y vuelta en el nivel de comprensión y de metáfora, que los dos entendamos, no específicamente lo que yo quise decir, pero sí el juego de generar cada uno su propia historia. Que a lo mejor es totalmente diferente a la que yo quise contar. Pero ya estando sentados dentro de las convenciones del teatro, eso ya vale muchísimo. 

 

 

Universal

 

—Tuviste la oportunidad de presentar tu trabajo en otros países, en culturas totalmente diferentes a la nuestra. ¿Qué repercusión tuvo?

 

 

—Trabajo mucho sobre la esencia primaria de la persona. Lo mío no es hablar de política, sino del ser en su estado primario. Soledad, tristeza, alegría. Y en eso, somos todos muy parecidos. Cuando no hay diálogo y hay solamente imagen, considero que no hay muchos patrones que cambien. Vos estás sentado y la persona que tenés adelante tiene las mismas sensaciones que vos. No, quizás, en el mismo nivel. Por ejemplo, en Suiza no tienen nuestra paranoia a nivel seguridad. Pero sí sienten soledad, tristeza, alegría. Eso les pasa a todas las personas. Y esos parámetros se logran transmitir en el espectáculo. 

 

 

Autor:

Juan Ignacio Novak


Temas:


Más Noticias de Escenarios & Sociedad

Lo más visto
"La Argentina necesita un cambio copernicano" - Mansilla de Souza, Espert y Rosales, los candidatos de Despertar en El Litoral -
Política
Murió Horacio Borda, el parrillero agredido por punteros políticos - Horacio junto a Luciana, en una imagen familiar.  -
Sucesos
Cumbre del Mercosur: mirá el mapa de los cortes en la ciudad -  -
El dólar se disparó 56 centavos -  -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Senado de Santa Fe  Colón  Copa Sudamericana  Unión  Clima en Santa Fe  Cumbre del Mercosur  

Recomendadas