https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 01.07.2019 - Última actualización - 11:14
11:05

Inundaciones en el centro-norte de Santa Fe

El futuro en miles de años atrás y cientos de metros bajo tierra

Una iniciativa privada se reúne con lo público y le da chances a la geología y la hidrología. El Salado ha generado el “segundo mega abanico” fluvial del mundo; su historia -como la de los Bajos Submeridionales- puede revelar claves que no siempre se ven en los escurrimientos superficiales.

 <strong>Foto:</strong> Luis Cetraro
Foto: Luis Cetraro

Foto: Luis Cetraro



Inundaciones en el centro-norte de Santa Fe El futuro en miles de años atrás y cientos de metros bajo tierra Una iniciativa privada se reúne con lo público y le da chances a la geología y la hidrología. El Salado ha generado el “segundo mega abanico” fluvial del mundo; su historia -como la de los Bajos Submeridionales- puede revelar claves que no siempre se ven en los escurrimientos superficiales. Una iniciativa privada se reúne con lo público y le da chances a la geología y la hidrología. El Salado ha generado el “segundo mega abanico” fluvial del mundo; su historia -como la de los Bajos Submeridionales- puede revelar claves que no siempre se ven en los escurrimientos superficiales.

La escena se repite en los últimos años: poblaciones que se inundan, caminos que se rompen, productores que pierden sus animales, agricultores que malogran cosechas, suelos que se deterioran. Y tensiones entre actores públicos y privados que se reprochan con más frustración -comprensible- que argumentos, sobre lo que se debió hacer o no. Todo en tiempos de precipitaciones dramáticas (o sequías) en el “cambio climático”.


“Esperemos saber al menos dónde estamos parados”, dijo Melchor Amor Arranz; el vicepresidente de la Bolsa de Comercio, y sintetizó así la renovada esperanza de quienes han impulsado -en especial desde Carsfe y el Consejo de Entidades Empresarias y de la Producción de Santa Fe- la jornada “Una mirada para entender el problema hídrico del centro-norte de Santa Fe”. 


Aun prescindiendo del Paraná, Santa Fe ciudad está junto a la desembocadura del río Salado, un cauce que ha generado el “segundo mega abanico más grande del mundo, después del abanico del Pilcomayo”. Se trata de grandes sistemas sedimentarios originados por cursos hídricos que descienden desde sistemas montañosos a la llanura adyacente. 


“El Salado formó en decenas de miles de años un mega-abanico fluvial al salir del sistema de Sierras Subandinas hacia la llanura Chaqueña; genera depósitos con una red discontinua de canales en diseño radial. La zona terminal, zona distal, corresponde a Bajos Submeridionales”. Hay que ver las imágenes satelitales y los modelos digitales del terreno basados en datos de la Nasa con las que la doctora Daniela Kröhling (Conicet-UNL) planteó al auditorio la ubicación del estudio.

 



La científica es la directora de un proyecto orientado del Curso de Acción para la Investigación y Desarrollo (CAI+D) de la UNL, que reúne especialistas geólogos e hidrólogos del Conicet, la UNL y la Uader (Universidad Autónoma de Entre Ríos) con la participación de profesionales convocados junto a integrantes de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia.


La Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe y la provincia son los adoptantes de la información a generar. Se trata de abordar un problema al que no se le darán soluciones integrales con canales y obra pública, si no se incorporan antes informes sobre cómo se comporta el sistema y cómo se pueden abordar incluso “soluciones no estructurales”. 


¿Reforestar con especies resistentes a anegamientos donde estaban los bosques con quebrachos colorados, zonificar y regular el uso del suelo, promover buenas prácticas agronómicas y de conservación de los recursos naturales?


Primero hay que colectar una serie de datos clave, ya que la poca información existente está dispersa y no sistematizada. La novedad del grupo de estudio -que lleva un año de trabajo- es que hay un abordaje más serio. Que llevará tiempo, pero sin el cual será difícil encontrar respuestas acertadas. 


“Éste es el primer estudio geológico-geomorfológico multidisciplinario que considera como base el análisis geológico, para tratar de entender la problemática hídrica desde la geología, el análisis del paisaje y la dinámica hídrica”, explicó Kröhling a la pregunta de El Litoral.


La científica delimitó el área de estudio en la provincia de Santa Fe, al norte del Carcarañá. Particularmente se está trabajando de manera intensiva , diferenciado en las cuencas hídricas de Cululú y Carrizales. La Región Centro interviene; la Laguna de Mar Chiquita está en el área de estudio así como la llanura oriental cordobesa, de menor topografía que la de Santa Fe y cuyo drenaje está impedido hacia el Paraná por elevaciones en el territorio.


Estudiando el paisaje (la geomorfología es la disciplina que se ocupa de ello) pero también lo que pasa “bajo tierra”, es decir la composición de los materiales del subsuelo, habrá mejores posibilidades de ensayar desde la ciencia una respuesta mejor ante eventos climáticos desafiantes. 


Luego de una breve presentación del proyecto por parte de su directora, el ingeniero Gustavo Ferreira -perteneciente tanto a la UNL como a la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia- disertó acerca de la implementación del Plan Director Provincial de Recursos Hídricos y manifestó el apoyo de la Secretaría Provincial al Proyecto de Investigación, particularmente por la mirada que aporta desde el punto de vista de la Geología y Geomorfología, lo que redunda en un mejor conocimiento del medio para una adecuada toma de decisiones en la tarea de planificación hídrica.

 

El agua ha sido una catástrofe para poblaciones y producción, ya sea por falta o exceso, para poblaciones y producción. Apuntamos a que el estudio científico serio sea una oportunidad para vivir mejor, compatibilizar las obras ante faltantes y excedentes. Angelo Borello. Carsfe

 

Desazón y reproches


“Planteamos proponerle al gobierno trabajar con ellos en el desarrollo de proyectos, no ir a pedir una reunión sino unir lo público y lo privado para que se desarrollen los proyectos”, aseguró Analía Gaviglio acerca del propósito de la investigación. 


La búsqueda de respuestas es lo que se ha planteado ante “una gran desazón en el sector productivo porque no conocen lo que está pasando”. Incluso reconoció que “seguramente objetamos cosas que a lo mejor están bien hechas”, en referencia a la acción oficial sobre temas de infraestructura.


“Partiendo de unión de instituciones con un proyecto que vamos a presentar al gobierno para trabajar en conjunto; esperemos que de la parte gubernamental reciban esto como un aporte”, subrayó la representante de la Bolsa santafesina en el Consejo de Entidades Empresarias y de la Producción de Santa Fe.

 

La matemática tiene respuestas pero necesita recopilar datos


“Están interactuando geología, geomorfología e hidrología. Para modelar y tener herramientas que puedan servir, para tener respuestas concretas”, explicó el doctor Pablo Cello (UNL), integrante del equipo de investigación.


Explicó que el objetivo es contar con un modelo “para acoplar la hidrología superficial con la subterránea” que actúan como sistema integrado, y no siempre eso se tiene en cuenta a la hora del diseño del manejo de excesos hídricos.


“En sistemas atípicos de llanura como éste no es posible simular la hidrología subterránea por sí separada de la superficial. Interactúan en un sistema integrado”, subrayó. Dijo que “a esto se suman los análisis geológico y geomorfológico”.


Prometió que “los modelos matemáticos van a dar respuestas. Un modelo matemático de gestión -a futuro- dará herramientas sólidas para respuestas robustas ante las problemáticas que se plantean”.


El especialista refirió que a partir de los modelos se pueden perfilar intervenciones estructurales (canales, puentes) y no estructurales (actividades de explotación, forestación, diferentes usos del suelo) que “hay que tomar ante excedentes hídricos o déficit”.


Sin embargo Cello aclaró que para que un modelo funcione, necesita primero la “generación de base de datos de investigación, porque -de otro modo- no podemos investigar ni resolver el problema”.


Señaló en tal sentido la necesidad de vincular los organismos que controlan recursos hídricos y las universidades para ir hacia “un modelo conceptual de cómo funciona el sistema superficial y subterráneo, para identificar los procesos más importantes que acontecen en estos sistemas atípicos de llanura”.


El investigador apuntó que cuenta -gracias al BID- con el modelo de una consultora norteamericana que está arrojando resultados sobre comportamientos hidrológicos. Pero reclamó “la necesidad de tener series completas y largas” de las variables hidrometeorológicas, perfiles hidráulicos de la red de drenaje, niveles freáticos, precipitación y temperatura para que el modelo funcione y ofrezca respuestas.

Autor:

Ignacio Hintermeister


Además tenés que leer:



Lo más visto
Colón ganó un partido de seis puntos - Wilson Morelo -
Actualidad Sabalera
Martes frío en Santa Fe - Martes fresco. -
Área Metropolitana
Lavallén: "Teníamos que reafirmar que somos uno de los mejores de la Sudamericana" -  -
Actualidad Sabalera
Reviví los goles de Colón ante Gimnasia -  -
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Alberto Fernández  Mauricio Macri  Dólar Hoy  Senado de Santa Fe  Colón  Unión  

Recomendadas