https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 28.07.2019 - Última actualización - 19:54
19:53

La política en foco (por Ignacio Hintermeister)

La Hidrovía no puede navegar hacia atrás

 <strong>Foto:</strong> Flavio Raina
Foto: Flavio Raina

Foto: Flavio Raina



La política en foco (por Ignacio Hintermeister) La Hidrovía no puede navegar hacia atrás

En los 90 Carlos Menem concesionó rutas viales por peaje, pero dejó los kilómetros de aproximación a las grandes ciudades -donde más obra hacían falta y más accidentes se producen- para una Vialidad Nacional vaciada. Néstor Kirchner “perfeccionó” el Consenso de Washington a favor del “peaje de amigos”, eximiendo a los privados de hacer las inversiones, que quedaron cargadas a las cuentas públicas. Las cabinas siguieron ahí y el déficit vial empeoró mientras buena parte de la plata del Estado se fue por la cloaca de la corrupción. (Ideologistas abstenerse).

 

Con la Hidrovía hay capítulos emparentados. El dragado y balizamiento del canal troncal de navegación, desde el océano al norte por los ríos De la Plata y Paraná, se concesionó en 1995 a cambio del pago de peaje de las navieras; su jurisdicción “concluyó” en el kilómetro 584; en los 2 km subsiguientes -por el canal de acceso- está parte del denominado “paso Colastiné”; su dragado se lleva el 80 % de los U$ S 150 mil dólares que el ente portuario debe invertir este año y medio. El diablo está en los detalles.

 

El menemismo transfirió puertos a jurisdicción provincial (con la conveniente excepción del prolífico Buenos Aires). El kirchnerismo “renegoció” en 2010 el contrato de concesión de la Hidrovía hasta 2021. El costo de dragado a cargo de los santafesinos quedó intacto mientras un funcionario de la concesionaria de la Hidrovía, Rodolfo Poblete, está procesado por “coimear” con 300 mil dólares al ex secretario de Julio De Vido.

 

Poblete actuó como parte del Grupo Romero (Emepa), socio de Jan de Nul en Hidrovía SA; los belgas tienen demostrada capacidad, pero su partner sospechado es lastre para sus pretensiones. Y compite con holandeses y chinos detrás de un contrato anual de unos U$ S 200 millones.

 

A diferencia de los concesionarios viales, en Hidrovía las inversiones las hace el privado y la pagan los usuarios privados. No es un milagro; la “pesificación” de 2002 tuvo una excepción: se mantuvo la tarifa dolarizada para el paso de los barcos. El modelo fue virtuoso y decisivo para duplicar la superficie sembrada y triplicar las exportaciones de país.

 

Llega el tiempo para definir las obras de ensanche del canal navegable, si el impacto ambiental lo admite, para que los buques de ultramar puedan andar en “doble mano” por el Paraná con menos demoras. Eso bajaría costos logísticos en beneficio de la renta nacional y de los actores económicos, en un país aún cautivo de excesos camioneros y atrasos ferroviarios.

 

Santa Fe tiene un lugar legítimo en la Hidrovía, incluso en su actual emplazamiento y antes de su “mudanza”. La terminal de agrograneles exige profundizar el calado de 25 a 28 pies mientras el Ente portuario avanza en la concesión del muelle de contenedores gracias a la desregulación del cabotaje, que bajo pretensión “nacionalista” se mantenía cautivo para que el Caballo Suárez hiciera negocios con créditos argentinos bajo bandera paraguaya. Eso se superó, pero persiste un convenio laboral que inhibe nuevos empleos y competitividad. Delicias Nac&Pop que persisten.

 

El ministerio a cargo de Guillermo Dietrich ha creado una Unidad de Proyectos Especiales de la Hidrovía Federal para definir los pliegos de la nueva licitación. Si hace honor a su nombre, no habrá “tarifa progresiva” que encarezca navegar aguas adentro, se incluirá la rofundización del canal hasta Santa Fe y no se abandonará el dragado y balizamiento up river hasta Confluencia, para el tránsito de barcazas. De otra manera, el nuevo contrato sólo servirán para critalizar una vez más el atraso de la región.

 

La concesión de Menem, la corrupción “K” y los pliegos de una nueva licitación nacional, decisiva para los legítimos intereses de Santa Fe, en un negocio de U$ S 200 millones al año.

Autor:

Ignacio Hintermeister




Lo más visto
Colón perdió, pero la sacó barata -  -
Actualidad Sabalera
Domingo nublado y agradable en Santa Fe... ¿Lloverá a la noche? -  -
Área Metropolitana
Marchas de apoyo en todo el país: Macri saludó desde el balcón de Casa Rosada -  -
En época de grieta, reivindicación al consenso que facilitó la reforma -  -
#Temas de HOY: 25 años de la Reforma Constitucional  Elecciones 2019  Dólar Hoy  Superliga Argentina  Colón  Unión  Incendios en el Amazonas  

Recomendadas