https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 29.07.2019
15:50

“Estoy aterrado”, dijo la víctima

Se quedaron con su auto y después fueron por la casa

La Justicia dictó la prisión preventiva para cuatro jóvenes que entre el 18 y el 25 de julio obligaron a un vecino de barrio Scarafía a entregarles un vehículo y luego debió dejar la vivienda donde residía junto a su pareja e hijos.

Fiscal Omar De Pedro. <strong>Foto:</strong> Archivo El LitoralFiscal Omar De Pedro.
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



“Estoy aterrado”, dijo la víctima Se quedaron con su auto y después fueron por la casa La Justicia dictó la prisión preventiva para cuatro jóvenes que entre el 18 y el 25 de julio obligaron a un vecino de barrio Scarafía a entregarles un vehículo y luego debió dejar la vivienda donde residía junto a su pareja e hijos. La Justicia dictó la prisión preventiva para cuatro jóvenes que entre el 18 y el 25 de julio obligaron a un vecino de barrio Scarafía a entregarles un vehículo y luego debió dejar la vivienda donde residía junto a su pareja e hijos.

El juez en lo penal Gustavo Urdiales dictó la prisión preventiva sin plazo para cuatro jóvenes que, entre el 18 y el 25 de julio, obligaron a un vecino de barrio Scarafía a firmar un formulario “08” en blanco y un boleto de compraventa por su auto y luego debió irse de su casa junto a su familia, por temor a represalias. “Estoy aterrado, quedé en situación de calle”, dijo la víctima ante el magistrado en el subsuelo de tribunales.


La medida cautelar fue impuesta para Jonathan Orue, Luciano Nahuel Pereyra, Brial Exequiel Ferreyra y Nahuel Alejandro Stohr, quienes fueron imputados por el fiscal del MPA, Omar De Pedro, por los delitos de coacciones agravadas, tenencia de armas de fuego de uso civil y de guerra y robo con arma en poblado y en banda.


Por su parte, los defensores del Servicio Público, Virginia Balanda (por Pereyra, Ferreryra y Orue) y Lisandro Aguirre (por Stohr), se opusieron a la medida restrictiva de la libertad por considerar que los hechos no se encontraban debidamente acreditados y pusieron en duda el relato de la víctima. “Es palabra contra palabra”, dijo el Dr. Aguirre, en relación a las supuestas coacciones sufridas por un vecino de la calle Lehmann al 7300, cuando el 18 de julio fue despojado de un auto Chevrolet Corsa II, por el que habría sido obligado a firmar un formulario “08” y un boleto de compraventa donde no figura ni el monto de la operación, ni la firma del comprador. En la misma línea, la Dra. Balanda consideró “llamativo” que la víctima del hecho “no es quien denuncia, sino su ex pareja”, en relación a una situación particular que se produjo en el domicilio.


Detenidos


Las detenciones de Orue, Pereyra, Ferreyra y un cuarto imputado menor de edad, se produjeron el jueves pasado, alrededor de las ocho de la noche, en los fondos de una vivienda de la calle Lehmann al 7300, a metros de calle Risso, en el barrio Scarafía y en jurisdicción de la seccional 10ma.


La madre de dos jóvenes de 18 y 13 años se comunicó al 911 para pedir ayuda, porque sus hijos habían quedado retenidos en la vivienda, a merced de cuatro personas armadas. La gravedad del caso hizo que se montara un importante despliegue policial, que culminó con la aprehensión de los supuestos captores y con el secuestro de un revólver calibre 38; una escopeta calibre 16 recortada y otra escopeta de igual calibre, todos cargados.


Tras la declaración del mayor de los dos hermanos que habían quedado de rehén en la casa, se supo que en realidad los agresores habían llegado hasta allí en busca de su padre, el cual reveló en fiscalía que todo comenzó una semana antes -el 18 de julio-, cuando otras dos personas (entre ellas Stohr), lo obligaron a entregar su auto. Con esos datos, el fiscal ordenó el secuestro del vehículo, que apareció al día siguiente, estacionado frente a una carpintería y al consultar por su titular, se presentó el propio Stohr, quien ofreció un boleto de compra venta que se encuentra secuestrado.


Declaraciones


Durante la audiencia de prisión preventiva, el acusado declaró ante el juez Urdiales, e intentó desligarse de las coacciones. Contó que le compró el auto a un tercero que le hizo de intermediario y que él se quedó afuera de la casa cuando se produjo la operación, que habría sido por $ 60.000 pero que no existe recibo alguno que lo compruebe. Es más, fue el fiscal De Pedro quien advirtió lo raro del caso, ya que el vendedor no sólo no extendió un recibo, sino que en el boleto no costa el monto de la operación, ni la firma del supuesto comprador, lo que da crédito a la versión de las coacciones.


Previo al ingreso de los imputados en la sala, también declararon las víctimas, cuyas identidades se reservan. Se trata de una pareja de barrio Scarafía, que debió abandonar su hogar junto a sus cuatro hijos -dos varones y dos mujeres de anteriores matrimonios-. “Tengo miedo por mi marido, sus hijos y mis nenas”, dijo la mujer. En tanto él declaró que “Es doloroso para mí porque soy un muchacho de barrio. Pero a mí me amenazaron muy mal. Estoy aterrado, quedé en situación de calle. Tengo 41 años y tengo miedo, No pensaba tener una vida así”, se lamentó.

 

El Litoral | sucesos@ellitoral.com




Lo más visto
Concejales preocupados por la seguridad en la zona de boliches -  -
Área Metropolitana
"Mi hermano me va a ayudar desde el cielo"  -  -
Actualidad Sabalera
Crece la idea de los  tres cambios en Unión - En un primer plano, Méndez (lesionado en la práctica de este miércoles), Yeimar Gómez Andrade y el arquero Moyano. Más atrás, Acevedo, quien recuperará la titularidad el domingo. -
#Temas de HOY: 25 años de la Reforma Constitucional  Elecciones 2019  Dólar Hoy  Superliga Argentina  Colón  Unión  Incendios en el Amazonas  

Recomendadas