https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 03.08.2019 - Última actualización - 05.08.2019 - 11:04
10:32

Salud y prevención agropecuaria

Cuidar lo más importante del campo: su gente

Cada campaña, cientos de actores rurales pierden la vida en accidentes relacionados a sus actividades en el campo. Con los grupos de mujeres y sus cooperativas como aliadas, Marcos Grigioni, especialista en agromedicina trabaja para brindar herramientas y conocimiento para el bienestar de todos los integrantes del sector.

 




Salud y prevención agropecuaria Cuidar lo más importante del campo: su gente Cada campaña, cientos de actores rurales pierden la vida en accidentes relacionados a sus actividades en el campo. Con los grupos de mujeres y sus cooperativas como aliadas, Marcos Grigioni, especialista en agromedicina trabaja para brindar herramientas y conocimiento para el bienestar de todos los integrantes del sector.   Cada campaña, cientos de actores rurales pierden la vida en accidentes relacionados a sus actividades en el campo. Con los grupos de mujeres y sus cooperativas como aliadas, Marcos Grigioni, especialista en agromedicina trabaja para brindar herramientas y conocimiento para el bienestar de todos los integrantes del sector.  

Eliana Moratiel | emoratiel@ellitoral.com

 

“Tenemos un montón de información, charlas, capacitaciones y talleres para producir más, pero para que la gente que trabaja en el campo este mejor cuidada y no tenga accidentes, poco y nada”. De esta manera graficó la situación Marcos Grigioni, uno de los pocos especialistas en la problemática de salud en el sector agropecuario.

 

“Las mujeres rurales cooperativistas, son las que están en verdadero contacto con el campo, las que abren la tranquera, manejan los animales, y trabajan en equipos familiares o con empleados. También son las que más se preocupan por el cuidado de los demás, por eso es importante que se transformen en promotoras del cuidado de la salud en el campo”, señaló Grigioni y destacó que hace más de diez año trabaja en difusión y capacitación con cooperativas agropecuarias y sus grupos de mujeres.

 

El médico brindó un taller el pasado 8 de marzo- “Las mujeres como instrumento de cambio en la salud y seguridad agropecuaria familiar”-, en el XV encuentro de mujeres cooperativistas en Huerta Grande, Córdoba. A partir de allí, fue convocado por grupos de mujeres de Santa Fe y Entre Ríos para repetir la experiencia en sus localidades.

 

El temario que se suele abordar en los talleres es amplio con más de 100 puntos críticos, asegura el especialista, y mencionó algunos de los más destacados:

 

Primeros auxilios: El taller dura aproximadamente dos horas y recorre aspectos básicos de cómo armar un “botiquín para el campo”, diferente al que acostumbramos tener en casa. “Contiene muchas más cosas y se requiere tener conocimientos específicos que son esenciales al momento de salvarle la vida a una persona”, apuntó Grigioni y ejemplificó; “los accidentes que ocurren en el trabajo del campo suelen ser graves, como una amputación. Si la persona encargada de brindar los primeros auxilios no sabe frenar una hemorragia, la persona accidentada de seguro fallecerá antes de llegar a un hospital”.

 

La vida y actividades recreativas en el medio rural también tienen sus propios riesgos para los niños. “Desde 2010 hasta ahora, tenemos registrado que más de 300 niños han fallecido en el campo. Todos esos chicos estaban jugando o acompañando a sus padres que estaban realizando sus tareas. Los ahogamientos, accidentes con animales y maquinaria son las causas más frecuentes de accidentes fatales. Las áreas críticas detectadas en el país son el agroturismo, la familia agraria dedicada a la avicultura, a la cría de cerdos y aquellas que viven en áreas rurales alejadas.

 

Los accidentes en caminos rurales durante períodos de lluvias e inundaciones son muy comunes.

 

 

Cáncer de piel: “Estamos trabajando fuertemente para cambiar los hábitos acerca de los cuidados ante la exposición solar. En el mundo, la cantidad de casos de cáncer de piel está aumentando muchísimo, y en el campo también debemos protegernos del sol. Las personas cuando van a una pileta se ponen protector solar pero no cuando trabajan o visitan el campo, porque tenemos la idea errónea de que el sol solamente hace mal en la playa”.

 

Higiene y ropa de trabajo: Los cuidados también deben observarse una vez que se regresa al hogar, especialmente a lo que refiere a la ropa de trabajo, que debe mantenerse y lavarse de manera separada que el resto de la ropa de la familia. “Como cualquier ropa de trabajo se tiene que manejar como lo que es. La vestimenta trae la suciedad propia del campo, si trabajás con animales puede tener ciertos gérmenes por ejemplo”, señaló el médico.

 

Ansiedad, depresión y estrés: uno de los tópicos probablemente más ignorados en los actores rurales es la salud mental. Según el especialista, la extrema presión generada sobre las personas, en cualquier tipo de trabajo trae consecuencias nefastas y eso está ocurriendo en la producción agropecuaria desde hace muchos años, “sin ser visto por quienes tienen poder de decisión sobre las políticas agropecuarias”. Grigioni, pone como ejemplo a los pequeños tamberos que son un grupo muy vulnerable a padecer el estrés y sus consecuencias. La situación económica, el clima, tambos que cierran todos los días y un sinfín de variables que escapan a su control generan situaciones de ansiedad y malestar psicológico, que al perpetuarse disparan cambios en sus organismos afectando su salud, pero también distracciones que aumentan la ocurrencia de accidentes. A su vez, las mujeres en el tambo, merecen especial atención: “ellas están acostumbradas a callarse las cosas, a preocuparse más por los demás que por ellas mismas, por lo que es necesario trabajar para que ellas se empoderen y sean más acompañadas desde las cooperativas, instituciones y organizaciones vinculadas al agro ”.

 

“Cada vez más profesionales trabajamos para que algún día se logre generar en Argentina, un espacio de contención y prevención, como sucede en el estado de Minnesota en Estados Unidos, donde desde el Departamento de Agricultura se brinda soporte y asistencia psicológica a los productores y sus familias, que atraviesan situaciones difíciles”, agregó.

 

Zoonosis: teniendo en cuenta que la gente del medio rural constituye un grupo de riesgo muy importante de patologías como el hantavirus, la leptospirosis y la fiebre hemorrágica, las acciones de prevención son fundamentales. Refiriendose al “Mal de los Rastrojos”, comentó: “Hace muy poco en un taller de capacitación en Granadero Baigorria, con aproximadamente 40 trabajadores, productores e ingenieros que venían desde distintas partes del país donde el virus circula, solamente estaba vacunado contra la fiebre hemorrágica el 20% de ese grupo. Esto concuerda con las estadísticas oficiales que indican que sólo un 10 a 15% de la población en riesgo está vacunada”.

 

La lista de los temas abordados en los talleres sigue. Por la época del año, se trabaja mucho en la prevención de intoxicaciones con monóxido de carbono, producto del uso de leña, carbón y hornallas para procurarse calor; en el manejo seguro de animales, que incluye la actual problemática de las mordeduras de perros, elegidos cada vez más “bravos” como guardianes, por culpa de la inseguridad rural; en prevención de accidentes en caminos rurales, en brindar recomendaciones para estar preparados durante las inclemencias climáticas como las cada vez más frecuentes inundaciones, entre muchos otros de gran actualidad.

 

“El cuidado y protección de todos los productores, contratistas, agrónomos, veterinarios, trabajadores e integrantes de la familia agraria, debe surgir desde el propio sector agropecuario, ya que desde afuera del mismo, no se observa un conocimiento, ni un interés en solucionar esta problemática que afecta a miles de individuos en el campo”, insistió el especialista y resumió: ‘Lo más importante del campo es su gente, no lo que producimos‘.


Las mujeres, motor de cambio

 

En un contexto en el que los problemas de salud y accidentes, muchas veces fatales, siguen siendo uno de los dramas “ocultos” en el campo, en los últimos años, fueron principalmente las mujeres rurales cooperativistas las que se pusieron al hombro una tarea más (de las tantas que realizan); la de cuidar de la familia agraria.

 

“La mujer es la que siempre está en todo; en el campo haciendo silenciosamente su trabajo pero también cuidando de su familia, razón por la cual es la que más puede influir, y convertirse en promotora de prevención en salud rural”, explicó Marisa Bertiche, coordinadora del área capacitación en la Federación de Centros Juveniles Agrarios Cooperativistas Zona SanCor.

 

Con esta premisa, mujeres vinculadas a cooperativas agropecuarias (agrícolas, ganaderas, avícolas y tamberas), representando las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago del Estero y Buenos Aires, se encontraron el pasado 8 de marzo en Huerta Grande, Córdoba, para participar de dos jornadas con talleres y debates para la generación de propuestas para la prevención de accidentes a cargo de Marcos Grigioni, especialista en agromedicina, la Ing. Ag. María Rosa Scala y Claudia Gaudiño.

 

Mujeres al frente. Del encuentro de cooperativistas participaron representantes de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Santiago del Estero y Buenos Aires.

 

“Todas las presentes tenían a algún allegado o conocido que había tenido un accidente o que había fallecido en el campo, situaciones que con una mínima información probablemente se podrían haber evitado”, reflexionó Bertiche. “Con el tema de las vacunas también quedaron muy sorprendidas, algunas de las que no se tenía conocimiento como la necesaria para prevenir la fiebre hemorrágica, o que eran gratuitas y podían exigirlas en sus zonas”.

 

Si bien mujeres de todas las edades forman parte de los grupos, Cecilia Córdoba del Grupo Cambio Rural “El Despertar” (Ramírez, Entre Ríos), atribuye la toma de conciencia sobre todo a las mujeres “más grandes”; las que tienen más de 60 años y vivieron toda su vida en el campo, se mudaron recientemente a la ciudad y comenzaron a tener contacto con información que antes no tenían. “Hoy ven como trabajan en el campo sus hijos y sus nietos y ven la necesidad de por lo menos, mantener a la comunidad informada”.

 

A partir del encuentro en Huerta Grande, las asistentes decidieron replicar los talleres informativos en cada una de sus zonas y ya se realizaron encuentros en las ciudades entrerrianas de Crespo, y Ramírez, en Santa Fe, se realizó una en Colonia Bicha, y para fin de año se programó una jornada en la localidad de San Guillermo en el departamento San Cristóbal.


Estadísticas que preocupan


Según datos de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo en el primer trimestre del 2019 en el sector agropecuario hubo 7.542 casos de accidentes notificados de trabajadores registrados, con una variación interanual positiva del 0,4%. Acorde a datos del organismo oficial del año 2017 (los últimos disponibles) la provincia de Santa Fe se encuentra en tercer lugar a nivel nacional en cantidad de casos, sólo superada por Buenos Aires y Córdoba.La mayor cantidad de accidentes ocurre durante la manipulación de animales y maquinaria agrícola.

 

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al(+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral




Lo más visto
Colón perdió, pero la sacó barata -  -
Actualidad Sabalera
#Temas de HOY: 25 años de la Reforma Constitucional  Elecciones 2019  Dólar Hoy  Superliga Argentina  Colón  Unión  Incendios en el Amazonas  

Recomendadas