https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 04.08.2019
19:43

La política en foco (por Luis Rodrigo)

Palabras de transición

El peronismo santafesino y aquellos primeros 24 años. Últimos meses de los doce años del Frente Progresista. Santa Fe busca antónimos para “grieta”.

 <strong>Foto:</strong> Guillermo Di Salvatore
Foto: Guillermo Di Salvatore

Foto: Guillermo Di Salvatore



La política en foco (por Luis Rodrigo) Palabras de transición El peronismo santafesino y aquellos primeros 24 años. Últimos meses de los doce años del Frente Progresista. Santa Fe busca antónimos para “grieta”. El peronismo santafesino y aquellos primeros 24 años. Últimos meses de los doce años del Frente Progresista. Santa Fe busca antónimos para “grieta”.

En alguna medida, 2007 y 2019 se parecen. El cambio de signo político en la provincia, más allá de que en el plano macroeconómico el país es otro, repite las normas de una provincia que ahora -como aquella vez- vive una transición sin los sobresaltos de otras.

 

No fue sorpresa que el justicialismo perdiera, hace doce años, aquellas elecciones, pero sí era impactante que Santa Fe no fuera a estar bajo la conducción del peronismo en alguna de sus formas. Y que además fuera santafesino el primer gobernador socialista del país. La realidad política de la bota era una rareza nacional, en medio del auge de la primera elección presidencial que ganaría el kirchnerismo.

 

Mientras, el peronismo santafesino perdía casi todo: la provincia y la Municipalidad de Santa Fe, le iba otra vez muy mal en Rosario, caía en el cordón industrial del sur y hasta se achicaba el número de senadores provinciales (de 13 a 11).

 

Su poder quedaba reducido a esa Cámara, a los años de su influencia para moldear al Poder Judicial, a sus vínculos históricos con la Iglesia y otros actores sociales, y a una presencia territorial fuerte en los gobiernos de las intendencias de segunda categoría y las comunas. Donde nunca fue seriamente cuestionado el liderazgo del peronismo, es en los gremios.

 

Hasta la Ley de Lemas había perdido el PJ, que tanta habilidad tenía para formar sublemas y redes de lealtades, con una boleta sábana que requería de al menos un candidato fuerte. Los peronistas santafesinos quedaban sin liderazgos provinciales definidos.

 

Aún en medio de ese declive partidario, Jorge Obeid logró una salida por la puerta grande. Su segunda gestión fue asumida como la mejor en 24 años de PJ en la Casa Gris, cumplió su promesa con la ciudadanía de dejar una ley electoral transparente, cuentas equilibradas con un suculento fondo anticíclico, obras en marcha como la autovía en la Ruta 19 y, sobre todo, impuso una palabra: “alternancia” durante la transición.

 

Aunque no la hubo en los doce años siguientes, y los tres gobernadores que le siguieron fueron socialistas (los radicales aún esperan) el peronismo se retiró al rol opositor bajo esa idea, la de participar de un ilusorio vaivén que ya lo devolvería al que considera su lugar.

 

Ahora es el turno de una transición que Omar Perotti, el gobernador electo, prepara hace cuatro años, cuando no contó con el apoyo de todo el peronismo (que se dividió en parte con el PRO). Sale el gobierno del Frente que más obras públicas hizo, que concretó “las maquetas” y que, en varias políticas públicas que se continuaron, bien puede ser visto como el tercer peldaño de una escalera ascendente de doce años para el Estado y los santafesinos. Pero a los tres, la lucha contra la inseguridad se les hizo cuesta arriba.

 

El gobernador Miguel Lifschitz tiene ahora la labor de Obeid en 2007. Cuenta en su favor con un clima que no es el fruto de una casualidad, la convivencia entre oficialismo y oposición -tan a contrapelo de la política nacional- se ha construido durante las tres gestiones. Y los enviados de Perotti que esta semana fueron a la Casa Gris no se apartaron del libreto que el peronismo respetó estos doce años: “venimos a coincidir”, dijeron sin por ello dejar de marcar la cancha con críticas concretas. “Yo no lo diría en esos términos”, expresaron cuando un periodista les preguntó si en Santa Fe había una “pesada herencia”.

 

No hay aún una palabra que defina el clima de la transición actual, porque el término “grieta” no tiene un único antónimo. Se usan varias: diálogo, gobernabilidad, convivencia, coincidencias. También debate o desacuerdos. Instituciones.

Autor:




Lo más visto
¿Quién es Hernán Lacunza? -  -
Política
Unión, perdido en el Parque -  -
Actualidad Tatengue
#Temas de HOY: Elecciones 2019  Alberto Fernández  Mauricio Macri  Dólar Hoy  Senado de Santa Fe  Colón  Unión  

Recomendadas