https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 05.08.2019 - Última actualización - 12:00
11:54

Ximena García, precandidata a diputada de Juntos por el Cambio

"Transformar una realidad que está llena de injusticias"

Segunda en la lista que encabeza Federico Angelini, la joven militante radical se presentó como “un canal directo” entre las problemáticas de los santafesinos y el Congreso al que aspira. Apuesta por “el diálogo y los consensos” frente a lo que considera la “intolerencia kirchnerista”.

Ximena García: “Mi nombre en la lista no es a título personal, represento al partido Radical que tiene fuertes convicciones con respecto a la democracia y la república”. <strong>Foto:</strong> Luis Cetraro.Ximena García: “Mi nombre en la lista no es a título personal, represento al partido Radical que tiene fuertes convicciones con respecto a la democracia y la república”.
Foto: Luis Cetraro.

Foto: Luis Cetraro.



Ximena García, precandidata a diputada de Juntos por el Cambio "Transformar una realidad que está llena de injusticias" Segunda en la lista que encabeza Federico Angelini, la joven militante radical se presentó como “un canal directo” entre las problemáticas de los santafesinos y el Congreso al que aspira. Apuesta por “el diálogo y los consensos” frente a lo que considera la “intolerencia kirchnerista”. Segunda en la lista que encabeza Federico Angelini, la joven militante radical se presentó como “un canal directo” entre las problemáticas de los santafesinos y el Congreso al que aspira. Apuesta por “el diálogo y los consensos” frente a lo que considera la “intolerencia kirchnerista”.

Proveniente del brazo estudiantil de la Unión Cívica Radical, Ximena García empezó su militancia política en el ámbito de la Franja Morada cuando decidió estudiar en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. Fue electa como presidenta del Centro de Estudiantes, Consejera Directiva y Consejera Superior. Actualmente se desempeña como docente de Derecho Constitucional, subsecretaria de Posgrado y presidenta del Cuerpo de Graduados de la FCJS. Desde ahora buscará integrarse de lleno en la actividad política a través de la candidatura para diputados nacionales, acompañando a Federico Angelini en la lista por el frente Juntos por el Cambio.

 

Su primera gran aparición la tuvo en el acto de campaña en la que participó el presidente Macri y el candidato a vice Pichetto, luego de la cumbre del Mercosur realizada en nuestra ciudad, en donde confiesa estuvo “nerviosa, pero entusiasmada”. “Este nuevo rol de candidata a Diputada Nacional me llena de expectativa y compromiso porque estos espacios son propicios para transformar una realidad que está llena de injusticias”, dice y agrega: “Mi nombre en la lista no es a título personal, represento al partido Radical que tiene fuertes convicciones con respecto a la democracia y la república. Un modelo de país que se empezó a forjar desde la asunción del Presidente Mauricio Macri y al cual queremos seguir apostando”.

 


— ¿Cuáles serán las prioridades en la gestión parlamentaria en caso de resultar electa? 
 

— Nuestra representación tendrá que ver con los intereses y las problemáticas de todos los santafesinos y santafesinas. No hay duda de que partimos de esa premisa.
Mi compromiso es ser un canal directo de los vecinos de la provincia. Pretendo seguir cerca de cada uno, para escuchar cuáles son las propuestas y poder llevarlas al congreso, defendiendo los intereses de Santa Fe en cada una de las discusiones que se den en el recinto. 

 

“Creo que la sociedad ha madurado. Las discusiones que se vienen tenemos que afrontarlas desde el equilibrio y la sensatez”, sostuvo.Foto: Luis Cetraro.

 

 

 

— ¿Cuáles son las urgencias que nota en la ciudadanía?
 

— Uno de los temas que más nos atraviesa a todos es el de la inseguridad y el narcotráfico. Este gobierno sinceró el problema, lo puso sobre la mesa y lo enfrentó. A tal punto que hoy tenemos el triple de droga incautada y el cuádruple de delincuentes del narcotráfico presos. 

 

Este es el camino que queremos seguir, para que la provincia sea cada vez más segura. Fundamentalmente porque es un tema que repercute en los sectores más pobres de la sociedad. Los barrios están totalmente desprotegidos por la lucha entre delincuentes que están subsumidos en el narcotráfico y terminan con la vida de los inocentes, mostrando a los más jóvenes un modelo de vida violento.

 

— ¿Cuál es la estrategia para revertir esto?
 

— Creemos que el camino a seguir es el de la inclusión y la inserción en el sistema. Personalmente, con un pasado de militancia universitaria, considero que la educación es la única herramienta de progreso y de futuro de un país. 

 

Por eso, para poder erradicar de manera estructurar estos problemas —que son síntomas de la exclusión— tenemos que apostar por una mejora en la calidad en la formación de los jóvenes (ver aparte).

 


— Casi con seguridad, al próximo Parlamento le esperan debates intensos sobre temas sensibles como el de las reformas laboral y fiscal ¿Qué opinión tiene con respecto a estos asuntos?
 

— Son temas complejos, con muchas aristas. Sería irresponsable adelantar una postura sin tener un proyecto concreto en las manos. De todas formas, me animo a decir que todo lo que se discuta en relación a una posible reforma laboral tiene que no descuidar las relaciones de equilibrio entre empleado y trabajador, pero atendiendo a las nuevas realidades. Y la reglamentación es la forma más justa de regular las relaciones sociales para que haya mayor condición de igualdad. 

 

La complejidad laboral actual plantea tipos de relaciones modernas donde las formas de regulación no encuentran correspondencia con un mundo que ha cambiado y tiene mayor dinamismo. Por eso mismo, me parece necesario empezar a pensar en que estas nuevas realidades tengan que estar incluidas de manera normativa, porque si no hay regulación se termina imponiendo la voluntad de grupos económicos o políticos que buscan beneficiar sus propios intereses. 

 

 

— Será difícil alcanzar acuerdos respecto de qué país queremos considerando la creciente polarización política y social que afrontamos...
 

— Es cierto, pero creo que la sociedad ha madurado y está pidiendo diálogos y consensos. Es fundamental entender esta nueva lógica para afrontar las discusiones que se vienen, que tienen que ser desde el equilibrio y la sensatez.

 

La única forma de concretar los objetivos que nos proponemos es a través de las conversaciones sanas. El mundo de la intolerancia, de la violencia y la descalificación al que piensa diferente, al cual nos sometió el kirchnerismo, ya lo superamos. 

 

Como país tenemos que agudizar las coincidencias y de achicar las diferencias para generar puntos de contacto. Las posiciones de confrontación no nos llevaron a nada y son errores a los cuales no podemos volver a incurrir. 

 

— La última gran discusión parlamentaria que trasladó la polarización a la calle, e incluso hacia adentro de los partidos, fue el debate por la legalización en la interrupción del embarazo ¿Qué postura asume frente a estos nuevos reclamos?
 

— Como mujer joven estoy completamente atravesada por estas discusiones de género. Incluso, desde mi lugar en la Universidad he participado de muchos proyectos como trata de personas y violencia de género.

 

Creo que hay que reivindicar las luchas feministas que se han dado a lo largo de la historia porque son las que hoy nos permiten estar discutiendo estas cosas que discutimos. Si no se hubieran movilizado las mujeres que no podían estudiar, trabajar ni votar, hoy yo no podría estar en el lugar en el que me encuentro.

 

Estamos en un camino donde vamos avanzando y conquistando derechos que hace años hubiesen sido impensados. Pero, aún así, no estoy de acuerdo en las posiciones extremas de algunas mujeres. Los hombres tienen que ser nuestros aliados estratégicos en nuestras luchas en pos de la igualdad de condiciones, en términos de derechos y obligaciones tanto en relaciones familiares, laborales, políticas y sociales. 

 


Por esto creo que también hay que aplicar la lógica de diálogo y de consenso como a cada uno de los temas que se vienen. 


 

Deuda en veremos

 

El pago de la deuda por coparticipación es el gran tema pendiente entre el gobierno de Santa Fe y el de la Nación. 

 

La precandidata a Diputada de Santa Fe por Juntos por el Cambio analizó que “es una deuda que viene desde el kirchnerismo, la cual nunca pagó y que las provincias que judicializaron el reclamo tuvieron el dictamen a favor. Desde el primer momento, el gobierno de Cambiemos asumió el compromiso y la actitud de pago con las deudas correspondientes. Por eso, a partir de que el Presidente se puso en funciones empezó a dejar de retener el 15% de los impuestos coparticipables que el gobierno anterior retenía de manera unilateral”.

 

Si bien hubo un principio de acuerdo sobre el pago, finalmente el tema se fue diluyendo y aún hoy es una deuda pendiente. García sostuvo que “hay que tener en cuenta que las complicaciones económicas hicieron más difícil de afrontar los pagos, pero el compromiso sigue vigente”. 

 

Respecto de su rol de llegar al Congreso, dijo que “no hay dudas que desde nuestro lugar haremos lo necesario para defender a la provincia de Santa Fe para que el gobierno Nacional cumpla con su deuda”.

 

 

“Educación para el progreso”
 

 

— ¿Cómo cree posible una mejora en el ámbito educativo? 
 

— La educación es la clave para el progreso de una sociedad. Para garantizar un futuro real en ese sentido, las inversiones tienen que estar dadas allí. Por eso mismo, todas las políticas tienen que ser complementarias, garantizando espacios formales de trabajo una vez concluido el ciclo obligatorio.

 

Muchas veces se apunta al ingreso en las instituciones educativas, pero el problema no se agota ahí. Las dificultades también tienen que ver con la permanencia y el egreso. Si la educación no es de calidad (los profesores no están los suficientemente formados, las estructuras edilicias no son las mejores, las herramientas no están actualizadas con lo que hacen al mundo moderno), los estudiantes podrán egresar pero tendrán una formación endeble, que les dificultará una inserción efectiva. Por eso, tenemos que rever las políticas educativas, no solo de inclusión sino también de permanencia y calidad.

 

 

— En el mientras tanto se planteó el Servicio Cívico Voluntario ¿Ve en esta propuesta una posibilidad?

 

— Es una herramienta que, a través de la articulación con el ministerio de Educación, puede estimular a los chicos que no estudian ni trabajan. No hay dudas que las instituciones educativas no se reemplazan con un servicio cívico voluntario. Pero sí me parece un espacio a valorar si logra motivar a que terminen sus estudios. 
Además, es importante destacar la visión integral de este programa en búsqueda de integrar al sistema. Los chicos que hoy se encuentran excluidos podrán tener también contención psicológica, talleres de arte, capacitación en oficios y formación profesional. Porque ese es otro problema en la educación: la permanencia y el egreso. Por eso tenemos que apuntar a que la calidad sea una prioridad en los estudios para que los jóvenes puedan tener un correcto acceso al mundo laboral.

 

 

Autor:

Mauro L. Muñoz


Temas:


Lo más visto
Atenúan las multas de tránsito  -  -
Política
La cancelación del Súper TC 2000 impacta en el bolsillo de hoteleros y gastronómicos - Masivo. Las tribunas atestadas de público, símbolo del gran movimiento que despierta la carrera en la ciudad todos los años, esta vez ausente. -
Área Metropolitana
Viernes fresco en Santa Fe -  -
Área Metropolitana
Adelantan el auxilio a municipios y comunas  -  -
Se fue Cococho Álvarez, pero su zurda seguirá siendo inmortal -  -
#Temas de HOY: 25 años de la Reforma Constitucional  Elecciones 2019  Dólar Hoy  Superliga Argentina  Colón  Unión  Incendios en el Amazonas  

Recomendadas