https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 15.08.2019 - Última actualización - 7:16
7:10

El municipio de esa ciudad implementa medidas para paliar la situación

Santo Tomé "abre el paraguas" ante una coyuntura económica negativa

La intendenta Daniela Qüesta expuso su preocupación por el contexto macroeconómico que se vive en el país y el impacto que esto genera en las finanzas municipales. Revisión de contrataciones, programaciones a corto plazo y reorganización de horas extra, algunas de las decisiones que buscan morigerar el efecto generado por la recesión.

Preocupada. Así se mostró la intendenta Daniela Qüesta sobre el futuro económico que enmaraña las finanzas locales.  <strong>Foto:</strong> Mauricio GarínPreocupada. Así se mostró la intendenta Daniela Qüesta sobre el futuro económico que enmaraña las finanzas locales.
Foto: Mauricio Garín

Foto: Mauricio Garín



El municipio de esa ciudad implementa medidas para paliar la situación Santo Tomé "abre el paraguas" ante una coyuntura económica negativa La intendenta Daniela Qüesta expuso su preocupación por el contexto macroeconómico que se vive en el país y el impacto que esto genera en las finanzas municipales. Revisión de contrataciones, programaciones a corto plazo y reorganización de horas extra, algunas de las decisiones que buscan morigerar el efecto generado por la recesión. La intendenta Daniela Qüesta expuso su preocupación por el contexto macroeconómico que se vive en el país y el impacto que esto genera en las finanzas municipales. Revisión de contrataciones, programaciones a corto plazo y reorganización de horas extra, algunas de las decisiones que buscan morigerar el efecto generado por la recesión.

La situación económica que se atraviesa desde hace tiempo en el país puso a varios municipios de la provincia entre la espada y la pared. Administraciones como Coronda, Funes y Chabás son algunos de los ejemplos, sobre todo el primero, con conflictos que involucran directamente a sus trabajadores y proveedores por deudas millonarias. En otros casos, si bien el contexto no es caótico, de sostenerse en el tiempo podría afectar seriamente la estructura de funcionamiento y poner en jaque las finanzas.

 

Así lo dejó en claro la intendenta de Santo Tomé, Daniela Qüesta, quien le aseguró a El Litoral que aunque no están pasando lo mismo que otras municipalidades, el incremento de los costos por inflación, la recaudación condicionada por la recesión y los cumplimientos salariales acordados compromete la economía interna y lleva a ajustarse cada vez más. 

 

“No estamos igual que otros municipios porque a lo largo de los años tuvimos una administración responsable, de manera tal de no complicar el patrimonio municipal; pero este difícil proceso que viene de 18 meses, hace que cada vez quede menos de lo que entra”, graficó con preocupación la mandataria local.

 

El costo en personal provocado por la cláusula de actualización salarial automática (gatillo) que acompaña el aumento inflacionario mensual, sumado a la disparada en los costos de los insumos necesarios para prestar de manera adecuada los servicios municipales, llevan a posicionar al municipio local en una delgada línea de estabilidad económica.

 

“Dejamos en claro que el inconveniente no es el personal, ya que para nosotros eso no es un gasto sino una inversión y lo valoramos mucho; decimos que aquí el problema es la inflación y la política económica nacional, ya que a nosotros no nos aumentan los recursos a la par de la suba salarial”, aclaró la intendenta. 

 

Punto por punto

 

Para paliar el “mientras tanto”, desde hace un tiempo la administración dispuso una serie de medidas para racionalizar el gasto y amortizar el golpe financiero. Se pausaron algunas contrataciones y están en proceso de revisión; sólo se efectúan programaciones a corto plazo; no se tomaron nuevos créditos para no generar deudas estructurales (más allá de lo solicitado en el marco del Plan Equipar, que es a 18 meses cada uno y con facilidades de pago); y se reorganizaron las horas extras, por nombrar algunas decisiones coyunturales.

 

“En el último tiempo incorporamos equipamiento que permitió mejorar algunos servicios sin mayores costos; por ejemplo, al sumar dos camiones con chasis, evitamos alquilar más vehículos, además de haber comprado una nueva barredora que posibilitó abarcar mayor superficie del distrito sin generar mayor cantidad de horas extras”, indicó Daniela Qüesta.

 

La jefa municipal insistió con que no hay deuda estructural y que hasta hoy se pagaron sueldos y aguinaldos en tiempo legal, con cláusula gatillo mes a mes en función de la inflación, pero “cuanto más se alargue este proceso, más chances hay de que comencemos a tener serias dificultades”. Todas las contrataciones “se están reviendo y las obras se ralentizan; en la última licitación de piedras que hicimos la oferta fue el doble de la anterior, por lo que pedimos una nueva propuesta que si no es razonable, vamos a tener que darla de baja porque no podremos afrontar el compromiso”, vaticinó luego.

 

Qüesta aseguró que “todo lo que podemos concretar con empleados municipales sin hacer contrataciones externas, lo hacemos; no eliminamos las horas extras, sino que las reorganizamos para asegurar servicios esenciales”. También se refirió a la situación con los proveedores, sobre lo que sostuvo que “pueden existir ciertas dificultades en cumplir”. “Tal vez podemos estar en tiempo legal para abonar y no tengamos vencidas las facturas, pero ellos tienen la necesidad de que paguemos sin tanta dilación porque el problema económico es de todos”, acotó. 

 

“Es tiempo de resistir”

 

La intendenta de Santo Tomé no hizo elucubraciones sobre lo que pueda suceder a futuro con la administración que conduce, puesto que la tranquilidad económica “no depende de nosotros, sino de una macroeconomía nacional que no manejamos”. “Por ahora —prosiguió— no se puede hacer futurología; pero sí estamos tomando medidas para pagar sueldos en tiempo y forma y seguir prestando servicios. Sin embargo, no estamos haciendo obras nuevas, a pesar de tener ordenanzas aprobadas por el Concejo para hacer cloacas y agua corriente, pero no es tiempo de realizar nuevas inversiones sino de resistir”, sentenció Qüesta. 

 

La titular del Palacio Municipal santotomesino se mostró entera frente al panorama económico, confiada en que “hay que salir de ésta”, pero se sinceró sobre lo que podría suceder en lo inmediato. “Si en los próximos meses las variables económicas no tienden a una recuperación de la recaudación en comparación a la política salarial, la afectación en los sueldos nos va a permitir hacer cada vez menos cosas”. Para cerrar, expresó: “El empleado municipal no es el problema, sino que acompañar la suba de los haberes con la inflación resulta dificultoso, sobre todo cuando los recursos ingresan con recesión; no renegamos de la cláusula gatillo, sino de la política económica nacional”. 

 

“El empleado municipal no es el problema, sino que acompañar la suba de los haberes con la inflación resulta dificultoso, sobre todo cuando los recursos ingresan con recesión; no renegamos de la cláusula gatillo, sino de la política económica nacional”, declaró Qüesta.

Autor:

Luis Amsler


Temas:


Lo más visto
Colón perdió, pero la sacó barata -  -
Actualidad Sabalera
#Temas de HOY: 25 años de la Reforma Constitucional  Elecciones 2019  Dólar Hoy  Superliga Argentina  Colón  Unión  Incendios en el Amazonas  

Recomendadas