https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 16.08.2019 - Última actualización - 22:34
22:33

Tribunales de actualidad (por María Azucena Catania)

Comenzar desde el comienzo



Tribunales de actualidad (por María Azucena Catania) Comenzar desde el comienzo

María Azucena Catania

 

Comenzar desde el comienzo, iniciar desde el inicio, principiar desde el principio... nunca entendí el rechazo por las redundancias. En su lugar preferimos decir: comenzar desde el principio iniciar desde el comienzo, principiar desde el inicio y muchas otras variaciones, como si en resumidas cuentas, no fueran producto del enlace de un verbo con un sustantivo. Supongo que es por una cuestión de inutilidad, demasiada abundancia, o quizás por cierta molesta unisonancia. Además (en los casos propuestos) todas están emparentadas con: origen, apertura, introducción, preámbulo, preludio, umbral, nacimiento y muchos otros sinónimos, sustantivos que por otro lado, por sí solos serían escasos si no respondieran a las preguntas básicas para poder completar la idea: ¿qué, quién, cuándo, dónde, por qué y para qué?

 

Ejemplos: ¿Qué comienza?... El año escolar. ¿Quién?... El educando. ¿Cuándo?... El 15 de febrero. ¿Dónde?... En todos los establecimientos educacionales. ¿Por qué?... Porque así está establecido. Y si deseáramos ahondar un poco más, se sumarían otras como ¿Para qué? (objetivos educacionales) o ¿Quiénes son los responsables?... Maestros etc.

 

Luego de esta especie de disquisición preliminar, surge el tema que nos ocupa y nos preocupa, que tiene que ver con lo más importante del ser humano: su llegada al mundo. Y volvemos a las preguntas: ¿Qué comienza?... La vida. ¿Quién?... Un ser humano. ¿Cuándo?... Cuando nace y antes también. ¿Dónde?... En casa, hospital, clínica, campo, ciudad, en cualquier lugar del mundo. ¿Por qué?... y esta última pregunta permite tantas respuestas como tantas son las personas (hombre o mujer), que un día deciden ser progenitores. Solo me atrevo a mencionar unas pocas testimoniales: “porque nos encantan los chicos”, “porque deseamos preservar el apellido”, “porque queremos formar una familia”, “porque podemos transcender en el tiempo”, todas loables pero que nos hace pensar si deseos tan nobles y sinceros bastan para emprender tan magnífica tarea, y si estamos realmente preparados para ella.

 

Progenitores y padres

 

Según su etimología, el vocablo progenitor proviene del latín: pro (adelante), gen (engendrar, dar a luz), tor (agente). Significa: el que hace avanzar el movimiento generativo de la especie engendrando hijos. Sin embargo, respecto de ser padre y madre, si bien al igual que el acto de procrear está enmarcado en lo instintivo y lo racional, existen algunas diferencias importantes. El acto de procrear de alguna manera culmina con el nacimiento. El de ser padres recién comienza y continuará toda la vida. En cuanto a los roles: los progenitores son quienes dan la vida al hijo o hija. Los padres son los que deben amarlo, guiarlo, protegerlo, procurarle todo lo necesario para que esa vida se desarrolle en salud y armonía hasta lograr su plenitud. ¡Tamaña tarea, enorme, titánica y admirable!

 

Familia

 

Los cambios producidos en la estructura familiar durante los últimos cuarenta años, han sido los más profundos y convulsivos de los últimos veinte siglos, apareciendo hoy una gran numero de modelos familiares; sin embargo la familia nuclear, fundada en la unión entre hombre y mujer, aún sigue siendo la estructura difundida mayormente en la actualidad.

 

Es en la familia (cualquiera sea su estructura) donde aprendemos (en el mejor de los casos) a ser Persona. Este ser Persona, con mayúscula, se aprende a través del Amor. Es en la Familia donde se generan círculos de transmisión de generación en generación, que pueden ser círculos viciosos (generando angustia, tristeza, depresión, miedos, agresividad, etc.) o círculos de amor. Cuando una persona aprende el lenguaje del amor será capaz de transmitirlo.

 

La Familia es nudo, lazo, unión, vínculo, conexión, círculo, redondo como el vientre materno, como el abrazo que contiene, ámbito cálido y seguro que impulsa a crecer.

 

Y la pregunta última sería: ¿estamos realmente preparados para la tarea de ser padres o madres, haciendo de la Familia planeada el espacio que acogerá a los hijos y con amor cuidará de su desarrollo integral, iniciándola desde el inicio, principiándola desde el principio, comenzándola desde el comienzo cuando es claro y evidente, que como todo ser de la naturaleza, para crecer bueno y lozano necesita que la primera siembra sea de buena semilla?




Lo más visto
La cláusula gatillo determinó los nuevos mínimos previsionales - La paritaria estatal definió en marzo las condiciones salariales del 2019. Ahora el Ejecutivo actualizó haberes según esos acuerdos. -
Política
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas