https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 14.09.2019 - Última actualización - 10:57
10:55

Más Cementerio que nunca

Hace 55 años, Colón le ganaba a la Selección Argentina

Una significativa victoria logró Colón, que militaba en el certamen de segunda división del fútbol argentino, el 7 de septiembre de 1964 (se cumplieron 55 años hace poco) al batir por 2 a 0 al Seleccionado nacional que acababa de consagrarse campeón del Torneo de las Cuatro Naciones.

La formación de la Selección argentina que sucumbió en el Cementerio de los Elefantes. En 1964, Colón consiguió dos triunfos consagratorios: venció al Santos de Pelé y a la Selección que venía de ganar la Copa de las Naciones. <strong>Foto:</strong> Archivo El LitoralLa formación de la Selección argentina que sucumbió en el Cementerio de los Elefantes. En 1964, Colón consiguió dos triunfos consagratorios: venció al Santos de Pelé y a la Selección que venía de ganar la Copa de las Naciones.
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



Más Cementerio que nunca Hace 55 años, Colón le ganaba a la Selección Argentina Una significativa victoria logró Colón, que militaba en el certamen de segunda división del fútbol argentino, el 7 de septiembre de 1964 (se cumplieron 55 años hace poco) al batir por 2 a 0 al Seleccionado nacional que acababa de consagrarse campeón del Torneo de las Cuatro Naciones. Una significativa victoria logró Colón, que militaba en el certamen de segunda división del fútbol argentino, el 7 de septiembre de 1964 (se cumplieron 55 años hace poco) al batir por 2 a 0 al Seleccionado nacional que acababa de consagrarse campeón del Torneo de las Cuatro Naciones.

Tomás Rodríguez

 


Colón vivía una difícil situación económica, financiera y deportiva en esa época y por eso el presidente, Italo Pedro Giménez, le ofreció la dirección técnica a un ídolo de la institución, el “Chengo” José Canteli, quien en su carrera futbolística fue máximo artillero en Primera División con Newell’s Old Boys, en 1941 (formando pareja en la delantera con René Pontoni) y dos veces en primera “B” con Colón, cuando era principal animador y mantuvo casi cinco años su cancha invicta.


Giménez le había prometido a los asociados de la popular entidad rojinegra el crecimiento, el desarrollo y su sueño era que el club que conducía fuera el primer club santafesino en ascender al círculo superior afista para jugar los domingos con los Grandes del balompié argentino.


La entidad sabalera incorporó a los paraguayos Juan Luis Pérez, arquero, los defensores Juan Bareiro y Ediberto Pérez; el volante izquierdo Luis Cabaña; para la contención a Cilenio López, al hermano de éste, Fernando, goleador; al armador entrerriano Alberto “Pulga” Ríos, de Atlético Paraná, quien estuvo un año a préstamo en Unión; Juan Ceballos de Atenas; Norberto “Chijí” Serenotti de Sanjustino y el resto chicos surgidos de la cantera sabalera y de otros clubes de la zona.


El partido


El Seleccionado venía de realizar con éxito algunos partidos en el interior, inclusive en Paraná, en la cancha de Belgrano, sin embargo, desde el comienzo mismo se le complicó porque Colón comenzó a manejar el balón en la zona de gestación y por la izquierda donde el diminuto Broggi complicaba al “Cholo” Simeone.


No extrañó entonces sobre los 9m la apertura del marcador cuando un centro de la izquierda de Broggi no pudo ser alcanzado por Galeano o Ploto Gómez, favoreciendo ello la entrada de Ríos que de cabeza superó a Righi ante la algarabía de los hinchas sabaleros.


No reaccionaba el equipo argentino, observándose las protestas de Rattìn hacia sus compañeros solicitándole mayor esfuerzo, el “Pato” Colman y Ríos manejaron el balón y el juego llevando zozobra al arco custodiado con eficiencia por el rosarino Righi. Colón pudo aumentar cuando un envío de Demetrio Gómez se estrelló en el poste derecho, siendo el anuncio del segundo tanto concretado por Broggi, luego de rechazar el arquero visitante un disparo de “Ploto”.


En el anfitrión se destacó el “Beto” Poncio en la custodia del talentoso “Ronco” Onega y en la firmeza de Rosso ante cada centro hacia la cabeza del “Tanque” Rojas.


En el complemento, a pesar de los cambios el conjunto nacional no estuvo a la altura de las circunstancia y no pudo solucionar sus problemas en el mediojuego, reiterando los pelotazos para los delanteros y el ingreso de Willington fue demasiado tarde, no pudiendo aportar su calidad y jerarquía en beneficio del equipo nacional para sembrar alguna esperanza para su equipo.


Los hinchas sabaleros celebraron la valiosa conquista, en una tarde gris, demostrando su lealtad a los colores rojinegros y con efusividad. Un éxito justo y merecido de la formación local frente al poderoso Seleccionado argentino que había sorprendido al mundo al adjudicarse el Torneo de las Cuatro Naciones, en Brasil.


Aquella proeza en Brasil


El Seleccionado argentino estaba en una etapa de transición, luego del llamado “Desastre de Suecia”, en 1958, cuando volvió a participar de un Campeonato Mundial de Fútbol, habiendo desistido en los torneos de 1950 y 1954 por cuestiones institucionales, siendo despedido en la primera ronda con una derrota catastrófica frente a Checoslovaquia, 6 a 1 y el fracaso en Chile cuatro años después esta vez conducido por Juan Carlos Lorenzo: conquistó en junio de 1964 en forma sorpresiva y brillante el Torneo de las Cuatro Naciones.


Argentina fue invitado a último momento a disputar el cuadrangular al producirse la deserción de Italia. El anfitrión quería celebrar el bicampeonato logrado en Chile dos años antes con la notable actuación de Garrincha, su primer éxito resultó el de Suecia con el debut de Pelé.


Con este prestigioso acontecimiento internacional, Brasil quería borrar la decepción que significó la pérdida del título 14 años antes frente a Uruguay, en la histórica conquista de la formación celeste, en el mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro, donde en la jornada final habían asistido más de 200 mil aficionados, cifra jamás igualada en el mundo.


La hazaña del conjunto dirigido por el adiestrador marplatense José María Minella fue debido a una estrategia que se cumplió al pie de la letra que sorprendió al mundo futbolístico que aguardaba una definición entre Brasil e Inglaterra.


El conjunto blanquiceleste venció en su debut a Portugal, el mejor equipo europeo, con su máxima estrella de todos los tiempos, Eusebio (da Silva Ferreira) “La Pantera Negra”, por dos a cero, con anotaciones del “Tanque” Rojas y “Toscano” Rendo.


La mejor actuación del conjunto blanquiceleste fue frente a Brasil, a quien goleó 3 a 0, donde el “Chino” Mesiano le hizo una marca individual por toda la cancha al “Rey Pelé”, anulándolo, entonces la máxima figura del Santos, le aplicó en forma desleal un cabezazo provocando la rotura del tabique nasal al pibe de Argentinos Juniors que había sido adquirido por Rosario Central. Ingresó el “Oveja” Telch y Rattín lo mandó a jugar arriba, “yo me encargo del mejor jugador del mundo”.


Pelé le reprochó enseguida: “Mira Rata, nosotros nos conocemos hace tiempo, debe haber respeto, no debes pegarme sin pelota, esto es un juego”, el capitán argentino le respondió “vos le aplicaste un cabezazo en forma cobarde al chico y ahora te la tenés que ver conmigo”, Pelé tuvo una mala noche, fue desconocida su labor. Los tantos argentinos estuvieron a cargo de Ermindo “Ronco” Onega y dos de Telch.


En el último encuentro, Argentina derrotó 1 a 0 a Inglaterra con la conquista del “Tanque” Rojas y se coronó campeón invicto, con seis puntos, con la valla invicta, siendo la reivindicación de Amadeo Carrizo, después de Suecia ‘58.


Síntesis

 

Colón 2
Argentina 0

 

Colón: Juan Luis Pérez; Pedro Rosso y Carlos Alberto Larpín; Juan Ceballos, Alberto Raúl Poncio y Horacio Banegas; Luis López, Carlos Alberto Colman, Demetrio Gómez, Alberto Ríos y José Broggi. DT: José Belermino Canteli.


Argentina: Ediberto Luis Righi; Pedro Galeano y Abel Omar Vieytez; Carmelo Simeone, Antonio Ubaldo Rattin y José Varacka; Mario Norberto Chaldú, Alberto Rendo, Alfredo Hugo Rojas, Ermindo Angel Onega y Adolfo Alberto Bielli. DT: José María Minella.


Goles: en el primer tiempo, a los 9° Ríos y 39° Broggi, ambos para Colón.


Cambios: al comenzar el segundo tiempo, Roberto Telch por Rattin (A) y José Agustín Mesiano por Varacka (A); a los 14° Daniel Alberto Willington por A. Rojas (A); y J. R. Luis Cabañas por Ríos (C), a los 25° Fernando López por D. Gómez (C) y a los 39°° Juan Bareiro por Larpín (C).


Estadio: Brigadier López.
Árbitro: Roberto Goicoechea.
Recaudación: 997.600 pesos.
 


Temas:


Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas