https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 11.10.2019 - Última actualización - 12:50
12:44

Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (por Mgter. Celeste Nessier)

Exceso de peso, una preocupante deuda interna

En nuestro país 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tienen exceso de peso. <strong>Foto:</strong> Archivo El LitoralEn nuestro país 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tienen exceso de peso.
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (por Mgter. Celeste Nessier) Exceso de peso, una preocupante deuda interna En nuestro país 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tienen exceso de peso. A los adultos no les ha ido mejor ya que 6 de cada 10 se encuentra en esa misma situación. 

Por Mgter. Celeste Nessier (*) | El Litoral

 

En nuestro país 4 de cada 10 niños, niñas y adolescentes tienen exceso de peso. A los adultos no les ha ido mejor ya que 6 de cada 10 se encuentra en esa misma situación. Así lo aseguran los Resultados Preliminares de la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud.

 

Esta postergadísima encuesta desnuda una realidad incómoda pero que se olfateaba: estamos gordos, tenemos patrones alimentarios basados en productos no recomendados (como bebidas azucaradas, productos de pastelería, productos de copetín y golosinas), entornos escolares que acentúan los consumos no saludables, y por si fuera poco, los que pierden son los de siempre. Las desigualdades alimentarias muestran que la baja talla, el bajo peso, el consumo de alimentos no recomendados y la lectura de las etiquetas de los productos, alcanzaron peores resultados en la población de bajo nivel educativo e ingresos. La calidad y variedad de los alimentos para este grupo está comprometida, y más aún en nuestro país donde el 20% más rico se queda con el 50% de los ingresos, y donde más de la mitad de nuestros niños y niñas son pobres.

 

Se trata de un tema capital e interpela la tradición de la salud pública que en temas de exceso de peso históricamente se enfocó en la promoción del cambio de la conducta individual, motivado por campañas educacionales. Las investigaciones disponibles nos han demostrado que las intervenciones individuales han logrado marginales resultados en el promedio de descenso de peso. Tenemos que quitarle el guardapolvo médico al problema reducido a la estrategia curativa y comprender que la mirada desde los servicios de salud es insuficiente. Urge que el Estado, si bien lideró importantes acciones de rectoría sanitaria, no siga postergando la implementación medidas estructurales de prevención. 

 

Lo que se vende en una escuela, lo que se publicita en la televisión no puede quedar dominado por intereses corporativos. Se requieren leyes, regulaciones y medidas fiscales, tales como la subvención de frutas, verduras y pescados e impuestos a los alimentos no saludables (no solo a las bebidas azucaradas). 

 

El problema del exceso de peso hace tiempo se ha instalado entre los profesionales de la salud, pero para la sociedad por ahora es solo un número que parece aún no incomodar. No nos indignamos cuando la publicidad manipula las preferencias alimentarias de los niños y niñas o cuando una industria de alimentos sponsorea un recital o una olimpiada o diseña programas educativos para las escuelas. Se percibe un estado de sedación, que precisa ser desnaturalizado.

 

Allí está el desafío, lograr que esta problemática sea tomada por las demandas sociales. Hermanar las agendas de salud con la del medio ambiente que ha resultado tener mejores adeptos, generar alianzas de alto alcance entre la sociedad civil, la academia y los decisores (despojada de intereses sectoriales) y acciones de regulación que promuevan entornos saludables. La Organización Mundial de la Salud recomienda a los gobiernos acciones intersectoriales denominadas “Salud en Todas las Políticas”: la salud en los programas productivos, en la promoción de alimentos de proximidad, en los marcos regulatorios, en la política escolar, en la investigación transdiciplinaria, en la promoción de la salud a lo largo del ciclo de la vida y a cargo de equipos interdisciplinarios, en las campañas en medios masivos de comunicación, en las políticas de empleo y emprendedorismo y hasta en el diseño de las ciudades y las opciones de traslado que ellas motivan o desalientan.

 

Tenemos un faro claro y cercano. Chile ha sido pionero en el mundo en promulgar una Ley que hace frente a la obesidad y que es la más estricta del mundo. Pero le llevó 10 años, el liderazgo político de un senador (médico) que promovió un frente parlamentario y el fuerte acompañamiento de la academia y las agencias internacionales de salud. Esta ley prohíbe la venta de productos no recomendados en las escuelas y limita estrictamente la forma que pueden ser publicitados. Si el ejemplo no es suficiente, acotamos que recientemente otro vecino, Uruguay imitó el modelo chileno. Y hay otros más en la región y el resto se está anotando en la fila, ya que, en Latinoamérica, 1 de cada 4 adultos es obeso.

 

Desde la licenciatura en Nutrición de la UCSF postulamos que comer es un acto político. Por eso cada vez que individualizamos los problemas sociales, mutilamos su origen histórico social y el peligro radica en que las posibilidades de superación olvidan la salida colectiva, ya que se reduce a prácticas individuales. Precisamos reflexionar sobre el modelo de desarrollo que parecería simular una “factoría de gordos”. Ojalá alguna vez, estos abordajes tomen cuerpo en los debates que trasciendan el ámbito médico y que defiendan la salud por sobre los intereses del mercado. Precisamos de un liderazgo político de la problemática y de acciones basadas en la mejor evidencia, porque se deben librar batallas donde algunos lobos astutamente se disfrazan de corderos.

 

(*) Coordinadora de la Licenciatura en Nutrición con énfasis en salud colectiva - UCSF

 

Las desigualdades alimentarias muestran que la baja talla, el bajo peso, el consumo de alimentos no recomendados y la lectura de las etiquetas de los productos, alcanzaron peores resultados en la población de bajo nivel educativo e ingresos. 

 

Lo que se vende en una escuela, lo que se publicita en la televisión no puede quedar dominado por intereses corporativos. Se requieren leyes, regulaciones y medidas fiscales, tales como la subvención de frutas, verduras y pescados e impuestos a los alimentos no saludables (no solo a las bebidas azucaradas).
 

 




Lo más visto
Hay 12 personas investigadas por ruidos molestos en la vía pública - Los operativos continuarán hasta fin de año, en conjunto con personal de la Unidad Regional I de la Policía y con inspectores municipales. -
Sucesos
Accidente fatal en la Ruta 1 -  -
Sucesos
Colón creó una categoría de socio internacional - La procesión de hinchas sabaleros por las calles de Asunción, en las horas previas al gran partido final. Impacta en el mundo entero lo que hizo Colón en Paraguay. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Copa Sudamericana  Evo Morales  Fundación de Santa Fe  100 años de la UNL  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?