https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 11.10.2019 - Última actualización - 21:19
20:52

Hay que hacerle caso a Greta Thumberg

Cada santafesino puede aportar soluciones contra el cambio climático

Después de la cumbre contra el cambio climático y la entrega de los premios Nobel 2019, Greta Thumberg se ha convertido en una referente ecológica mundial, aunque tiene muchos detractores. Es que la gente se pregunta “¿cómo puedo yo hacerle frente al calentamiento global que tanto denuncia esta fervorosa adolescente?” El Litoral propone algunas acciones ambientales que están al alcance de los santafesinos.

 <strong>Foto:</strong> Gentileza
Foto: Gentileza

Foto: Gentileza



Hay que hacerle caso a Greta Thumberg Cada santafesino puede aportar soluciones contra el cambio climático Después de la cumbre contra el cambio climático y la entrega de los premios Nobel 2019, Greta Thumberg se ha convertido en una referente ecológica mundial, aunque tiene muchos detractores. Es que la gente se pregunta “¿cómo puedo yo hacerle frente al calentamiento global que tanto denuncia esta fervorosa adolescente?” El Litoral propone algunas acciones ambientales que están al alcance de los santafesinos. Después de la cumbre contra el cambio climático y la entrega de los premios Nobel 2019, Greta Thumberg se ha convertido en una referente ecológica mundial, aunque tiene muchos detractores. Es que la gente se pregunta “¿cómo puedo yo hacerle frente al calentamiento global que tanto denuncia esta fervorosa adolescente?” El Litoral propone algunas acciones ambientales que están al alcance de los santafesinos.

Si bien Argentina no está entre los países que más contaminan, es importante que todos los seres humanos nos sumemos a un cambio de hábitos de vida, de cara al ya indiscutible cambio climático. Mientras las Naciones Unidas advierten que nos encontramos en un momento histórico “decisivo”, y algunos activistas como Greta Thumberg se anima a asegurar que “nos estamos enfrentando a la sexta extinción masiva y el ritmo de extinción es 10.000 veces más rápido de lo normal", el ciudadano común se pregunta si realmente puede hacer algo contra los gigantes de la contaminación mundial (pooles se siembra, emisiones de gases, efluentes ilegales) y la extinción de especies. La respuesta es “sí.”

 

Para empezar, reducir el uso de plásticos descartables: no parece, pero se puede hacer mucho. En Santa Fe hace un tiempo está regulado el uso de bolsas descartables. Sin embargo, seguimos consumiendo mucho plástico en envases, vajilla descartable, accesorios de moda, juguetes, etcétera. En este sentido, acciones como llevarse un juego de cubiertos reusables al trabajo o la facultad y decir “no gracias” al juego descartable que viene con la vianda es una buena medida. Un empleado que trabaja 22 jornadas al mes consumirá alrededor de 264 juegos de cubiertos descartables menos en un año y 7920 a lo largo de toda su vida laboral. Ni hablar que el precio de cada cubierto ronda los $ 5 actualmente, porque lo que nos ahorraríamos nada menos que $ 39.600 en cubiertos descartables. Por supuesto, este costo ya viene incluido en la vianda, pero todos deberíamos dejar de aceptarlos. Lo mismo con las botellitas y bandejitas descartables: aunque sean biodegrables, su fabricación genera contaminación del agua y el aire. Incluso los plásticos se vuelan con el viento o los lleva el agua de la lluvia hacia las fuentes de agua y también enredan a los animales silvestres, que quedan atrapados en ellos e incluso mueren. Contra esto, habituarse a llevar un termito o una botellita personal y un taper es la mejor opción.

 

Separar los residuos y disponerlos de forma correcta para su recolección es también fundamental en este punto: en Santa Fe hay una planta de reciclaje y varias industrias de la zona utilizan plástico reciclado para sus productos.

 

Otra buena idea es aprovechar los residuos orgánicos para generar compost. Sencillamente guardando las cáscaras de frutas y verduras, yerba usada, etc., en un tarro tapado (para que no entren los insectos ni salga el mal olor), regándolo un poco cada tanto y revolviéndolo, se puede producir tierra de calidad para macetas o, por qué no, para vender en paquetitos como abono (se comercializa desde $ 20 por kilo). Hacer una pequeña huerta en casa también es recomendable: se puede usar este compost para cultivar vegetales y plantas aromáticas y -por supuesto- aunque no sea suficiente para alimentar a toda la familia siempre, seguramente permitirá un pequeño ahorro de dinero, consumir productos orgánicos y comprar menos productos con envases como por ejemplo una lata de tomates. Incluso hay programas públicos gratuitos que suministran las semillas a las familias interesadas. 

 

Cuidar la energía también es indispensable: tanto el gas como la electricidad son productos caros pero además su producción genera alteraciones en el ambiente. Por eso hay que cambiar progresivamente las lámparas tradicionales por focos LED (ahorran hasta el 90% del consumo), ser respetuosos con las temperaturas recomendadas para los aires acondicionados y calefactores (24°) durante los días normales para poder subirlas un poco cuando estamos en olas de frío o calor sin colapsar las redes, apagar los aparatos que no usamos, no dejar el cargador del celular enchufado si no se está cargando el teléfono, evitar el uso indiscriminado de la plancha de la ropa y el cabello.

 

En Santa Fe, además, tenemos un problema con la humedad del ambiente. En relación a este punto es recomendable pensar detenidamente antes de adquirir mobiliario de materiales que arruinan con la humedad del ambiente y el vapor y provienen de la madera, por ejemplo, la melamina. Si bien es muy higiénico y vistoso, este material no es apto para nuestros baños y cocinas, tienen menos vida útil y cuesta igual o todavía más que un mueble de madera maciza.

 

Las toneladas de basura que generamos, además, contaminan las napas y en nuestra zona están muy cerca de la superficie del suelo. Las pilas, baterías y todos los residuos electrónicos en general deben separarse también de los otros residuos “secos” porque son altamente contaminantes.

 

En algunas otras ciudades están optando por las bicicletas y los vehículos eléctricos. Podemos argumentar que por el mal estado de las calles y la inseguridad imperante en nuestra zona ni uno ni otro son buenas alternativas al auto en Santa Fe. El colectivo tampoco es óptimo en nuestro sistema de transporte público. Entonces, si de todos modos vamos a utilizar el auto, debemos hacerlo a conciencia, pasando a hacer los mandados a la ida o a la vuelta de algún otro viajecito programado que hacemos por la ciudad. Las emisiones contaminantes no son el único problema de este tipo de vehículo, también el problema para reciclar las cubiertas, baterías, y otros componentes que se desgastan con el uso.

 

En nuestra zona, además, el agua es un bien muy accesible. Sea de red o de perforación, no falta agua en Santa Fe. Sin embargo y aunque poco podamos hacer por las zonas desérticas y las poblaciones que caminan kilómetros para conseguirla, si ahorramos agua en casa la planta potablizadora de la ciudad gasta menos energía eléctrica y menos dinero en insumos en general. El agua de las piletas, los lavarropas, las duchas, el lavado de autos y veredas, debe ser usada a conciencia. Con una hidrolavadora se ahorra hasta un 80% de agua, pero para el que no puede acceder a una, siempre el balde es mejor opción que una manguera.

 

Asimismo, invertir un poco de dinero en el mantenimiento de las piletas, aunque sean de lona, es mejor que cambiar el agua cada tres días y también es menos agotador: hay filtros desde $ 2500 y una pastilla de cloro cuesta alrededor de cien pesos (dura un mes y viene de distintos tamaños acordes a cada pileta), un sacabichos económico cuesta $ 200. Para el que no puede pagarlo, un chorrito de lavandina cada noche y una sábana elastizada para cubrir la pile cuando no se usa puede prolongar muchos días la vida útil del agua.

 

Y aquel que pueda, sobre todo, plantar un árbol no es mala idea: desde $ 50 por plantín hasta variedades de más de $ 2000, con un poco de paciencia se puede plantar un abanico de especies permitidas por la reglamentación municipal, en nuestra casa o en algún espacio público permitido. Un árbol, en un año, puede enfriar lo mismo que diez aires acondicionados funcionando sin parar, absorber 2900 litros de agua de lluvia y filtrar 28 kilos de polvo del aire, sin contar que convierte en oxígeno el dióxido de carbono y regula la amplitud térmica (en Santa Fe tiene una media anual de 8° a 31°).

 

Finalmente, cabe recordar la obligación de todos los ciudadanos de denunciar a las autoridades correspondientes cualquier acto público o privado contra el medioambiente: 0342 457-9210 (Ministerio de Medioambiente);  0800-777-5000 (Atención Ciudadana de la Municipalidad de Santa Fe); 911 (Servicio de Emergencias).


Además tenés que leer:



Lo más visto
Desagüe Espora: rescinden el contrato por incumplimientos - Afectados. Los vecinos sufren las consecuencias de una obra inconclusa. -
Área Metropolitana
"Caranchos": trece imputados  por integrar asociación ilícita - La atribución delictiva fue realizada por las fiscales Mariela Jiménez y María Laura Urquiza. -
Sucesos
Colón: la gloria y los millones - “La Nueva Olla” de Cerro Porteño, en Asunción del Paraguay, el recinto de los sueños para todo Colón. Faltan menos de cuatro semanas para el día más importante de la historia sabalera. -
Unión, a una semana de  jugar ante el "boom Diego"  - Diego Maradona, generador de la ilusión en la gente de Gimnasia, que espera el milagro del 10, algo que supo hacer —y muy bien— en sus tiempos de pantalones cortos y botines. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas