https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 14.10.2019 - Última actualización - 9:20
7:58

El viernes 18, en Piedras Blancas

25 años en 2 Minutos

La mítica banda de punk rock vuelve a Santa Fe para festejar los 25 años de “Valentín Alsina”. El Litoral dialogó con el Mosca, fundador y referente del grupo, sobre el aniversario, y “Amigos de lo ajeno”, su reciente álbum de versiones.

 

Mosca, Pedro, Monti, Papa y Blinsky en Nueva York, donde la formación original llegó a tocar en el mítico y extinto CBGB. <strong>Foto:</strong> Gentileza Matías CugatMosca, Pedro, Monti, Papa y Blinsky en Nueva York, donde la formación original llegó a tocar en el mítico y extinto CBGB.
Foto: Gentileza Matías Cugat

Foto: Gentileza Matías Cugat



El viernes 18, en Piedras Blancas 25 años en 2 Minutos La mítica banda de punk rock vuelve a Santa Fe para festejar los 25 años de “Valentín Alsina”. El Litoral dialogó con el Mosca, fundador y referente del grupo, sobre el aniversario, y “Amigos de lo ajeno”, su reciente álbum de versiones.   La mítica banda de punk rock vuelve a Santa Fe para festejar los 25 años de “Valentín Alsina”. El Litoral dialogó con el Mosca, fundador y referente del grupo, sobre el aniversario, y “Amigos de lo ajeno”, su reciente álbum de versiones.  

 

El viernes 18, desde las 20, en el Complejo Piedras Blancas (Ruta 168 y Costanera Este), la legendaria banda punk 2 Minutos vuelve a Santa Fe para festejar los 25 años de “Valentín Alsina”, su disco debut. Los miembros fundadores Walter “Mosca” Velázquez (voz), Alejandro “Papa” Ainadjian (bajo) junto a los ya veteranos Marcelo “Pedro” Pedrozo (guitarra), Pablo “Blinsky” Coll (guitarra y coros) y Monty Montes (batería) se reencontrarán con su público después de varios años, sumando para la ocasión al también fundador Mariano “Indio” Mirones (guitarra).

 

Los acompañarán como bandas invitadas Los Videos (Buenos Aires), Ruidos (Santa Fe), Pasta Base Underpunk (Santa Fe) y 4 Sudakas (Rafaela). Las anticipadas están a la venta a $ 400 en: 1980 Boulevard, HT Santa Fe, Terco Tour (Paraná) y de manera online en www.entradasclandestinas.com. 

 

Antes de la celebración, El Litoral dialogó con el inefable Mosca sobre este aniversario y sobre “Amigos de lo ajeno”, su flamante disco de versiones.

 

 

Años de gloria

 

—Se cumplieron 25 años de la salida de “Valentín Alsina”. ¿Qué recuerdos tenés del boom que tuvieron con ese disco?

 

—2 Minutos se había formado en el 87. Habíamos grabado por primera vez en un compilado en el 92, que se llamaba “América abierta”, y grabamos nuestro primer disco en el 94. Éramos más jóvenes, era nuestro primer disco y ya sabíamos cómo se iba a llamar: obvio, los cuatro éramos de Valentín Alsina. Teníamos nuestro repertorio; lo hicimos en cien horas en un estudio de Valentín Alsina, grabado por Amílcar Gilabert, que es un prócer del sonido dentro del rock argentino: grabó con Charly García, Los Abuelos de la Nada, (Andrés) Calamaro, lo que se te ocurra.

 

No teníamos ninguna expectativa: ya habíamos firmado con una compañía grande y dijimos: “En un año nos van a devolver el contrato”, pensando que el disco iba a vender mil copias, con toda la suerte. Y resultó que en tres meses explotó, se volvió de oro y platino y todo ese boom. No sé qué pasó: todo el mundo me pregunta eso y la contestación es “no sabe / no contesta”. Acá estamos, 32 años después.

 

—Eran una banda de barrio, como había otras y como hubo otras después, pero les tocó abrir, y muchos vinieron más tarde. ¿Qué se siente ser un referente para tanta gente que pudo desarrollarse en la música gracias a eso?

 

—Nos sentimos orgullosos, aunque en un principio no nos hicimos cargo. Pero hay mucha gente que dice: “Empecé a tocar la guitarra, o armé una banda gracias a ustedes, con su disco ‘Valentín Alsina’ ”. Me acuerdo de que los periodistas especializados de rock dijeron que habíamos inventado el rock barrial. Nosotros le pusimos “Valentín Alsina” porque los cuatro vivíamos ahí, nos gustaba muchísimo una banda inglesa (Sham 69) que salieron de Hersham y dijimos: “Ellos salieron de Hersham, nosotros de Valentín Alsina”.

 

Después de un tiempo, nos dimos cuenta de que hicimos algo bueno: por lo menos a esos chicos se les dio por armar bandas, calzarse guitarras, componer canciones y salir a tocar con sus amigos, y agarrar la ruta y el camino. Eso es buenísimo.

 

—Eran unos pibes. ¿Se imaginaron todo lo que iba a venir después? ¿Qué rescatás de todo ese tiempo?

 

—Destaco que desde el principio la banda no quería hacer covers; para eso teníamos que tener por lo menos entre 11 y 15 canciones. Ese fue el primer paso, lo logramos. Después queríamos llevar nuestra música hasta donde más lejos nos llevara; lo cumplimos: grabamos un disco, después tocamos con los Ramones, Sex Pistols, Mötorhead, Iggy Pop, un montón de bandas.

 

Poder viajar, haber podido tocar en el viejo y mítico CBGB en el 95 en Nueva York (ya no existe más); haber tocado en Rock al Parque (Colombia), haber girado por Europa y Estados Unidos está bueno. Dio sus frutos: queríamos llegar hasta el barrio más recóndito del planeta y creo que lo logramos. Pero vamos por más, hasta Japón y Australia no paramos (risas).

 

 

Canciones apropiadas

 

—El último disco de ustedes es “Amigos de lo ajeno”. ¿Cómo decidieron hacerlo y cómo eligieron esas canciones?

 

—Hace tiempo que queríamos grabar un disco entero con más canciones, un larga duración. Se fue posponiendo, porque tocamos mucho y siempre estamos girando. Se dilató, y dijimos: “Hay que sacar algo, y lo queremos sacar en vinilo, hagamos un EP de siete canciones”. Cada uno eligió, la primera que salió fue “Contrabando de amor” (Los Fabulosos Cadillacs), que cuando habíamos pensado en sacar un álbum con muchos covers ya estaba, muchos años atrás. Después Papa eligió “Le hace falta un beso”, un corrido mexicano (de El Chapo de Sinaloa) y “Polly” de Nirvana; Pedro eligió “Banderitas y globos” de Sumo; yo elegí “Bienvenidos al tren” de Sui Generis y “Un velero llamado libertad” (José Luis Perales); Pablo eligió “La mitad del amor” de Calamaro.

 

Es el “Chinese Democracy” de 2 Minutos: lo grabamos en 2016, después viajamos a Europa, pudimos masterizar el de José Luis Perales y el de Los Fabulosos Cadillacs en Londres, en Abbey Road. El disco salió hace 40, 45 días. Estamos muy contentos, encima es nuestro primer vinilo.

 

—¿Cómo se engancharon los invitados?

 

—Buena onda: nuestro sonidista, el Mono, es también asistente personal del Sr. Flavio Cianciarulo de Los Fabulosos Cadillacs. A través de él contactamos a Vicentico y a su hijo Florián (Fernández Capello). Cuando les dijimos el tema se recoparon: Florián puso guitarras, Vicentico vino a cantar. A Sergio Rotman lo conocemos de la noche, de tocar, somos fans de los Cadillacs. También se coparon, así vino mucha gente más que vino a participar del disco. Cerró por todos lados, buenísimo.

 

—La tapa del disco hace un homenaje a “Valentín Alsina” pero es la Casa Rosada.

 

—Los temas no son nuestros, es un homenaje con covers a lo 2 Minutos. Y bueno, con ese nombre, dijimos: “Va a ser la Casa Rosada, si esa gente está robando todo el tiempo”.

 

 

Hacia el futuro

 

—Decías que van por más. Si bien esta formación no es la original tiene unos 20 años.

 

—Sí, tiene unos buenos años. Ahora el Indio está en el tour de los 25 años, en planta permanente (risas). Todo este tour lo estamos haciendo con él, a tres guitarras.

 

—¿Cómo se renuevan las ganas de seguir laburando y en la ruta?

 

—Porque somos una familia. ¿Te acordás de la serie “Los locos Addams”, en blanco y negro? Bueno somos una familia en vez de anormal, subnormal (risas). Eso es lo bueno: nos llevamos bien, está buenísimo, y por eso la banda perdura. Somos un equipo humano maravilloso.

 

—¿Qué se viene después de presentar “Amigos de lo ajeno”?

 

—“Amigos de lo ajeno” se va a presentar una sola vez y no lo vas a escuchar nunca más, así de simple. Lo vamos a presentar en Palermo Groove de Buenos Aires, el 14 de noviembre; la entrada va a ser un alimento no perecedero: hay mucha gente que tiene problemas alimentarios por la crisis. Después nunca más van a escuchar las canciones: el que la ve, la ve, y el que no la ve, no la ve.

 

Y después no sé. Pasa que estamos viajando mucho: capaz que el año que viene haya una gira por Estados Unidos de nuevo, llevando lo que es el “Valentín Alsina Tour” más el de “Volvió la alegría, vieja!!!”, porque ese disco cumple 25 años en 2020. Quizás en algún momento, cuando pare la pelotita, entraremos a grabar canciones nuevas, que tenemos ganas de hacer en algún momento de nuestras vidas.

 

—¿Hay algunas ya escritas?

 

—Casi todos componen en la banda: cada uno tiene en su casa su cuadernito, otros tendrán guardadas en su computadora o el celular. Algún día saldrán: yo conozco las mías, las de los demás no sé cómo serán (algunas canciones de Papa escuché). Pero para eso falta: todavía no votamos, todavía no hice chin chin con mi vieja, no me puse en pedo el 24 ni el 31 (ni el 25 ni el 30), o sea que falta para 2020. Salvo que sea Terminator, que vengo del futuro a buscar a Sarah Connor (risas).

 

Autor:

Ignacio Andrés Amarillo


Temas:


Lo más visto
Crimen en Villa California: allanamientos y varias detenciones -  -
Sucesos
 La tarde que Unión le dio para que tenga a Boca - Una de las formaciones de Unión en 1978. De pie: Bottaniz, Merlo, Hugo López, Biasutto, Telch y Mazzoni. Agachados: Arroyo, Pitarch, Giacchello, Ribeca y Alí. -
Actualidad Tatengue
Colón creó una categoría de socio internacional - La procesión de hinchas sabaleros por las calles de Asunción, en las horas previas al gran partido final. Impacta en el mundo entero lo que hizo Colón en Paraguay. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Copa Sudamericana  Evo Morales  Fundación de Santa Fe  100 años de la UNL  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?