https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 21.10.2019 - Última actualización - 11:30
11:26

Cifras en rojo

Las cuentas en la Municipalidad de Rosario no cierran (desde hace rato)

Cuando finalice 2019, se acumularán dos décadas consecutivas con resultados negativos. El cambio de gobierno a nivel provincial enciende alarmas porque en los últimos años la Casa Gris ayudó a paliar los déficit con grandes aportes en obra pública. Qué piensa el equipo del intendente electo Pablo Javkin.

 <strong>Foto:</strong> Gentileza
Foto: Gentileza

Foto: Gentileza



Cifras en rojo Las cuentas en la Municipalidad de Rosario no cierran (desde hace rato) Cuando finalice 2019, se acumularán dos décadas consecutivas con resultados negativos. El cambio de gobierno a nivel provincial enciende alarmas porque en los últimos años la Casa Gris ayudó a paliar los déficit con grandes aportes en obra pública. Qué piensa el equipo del intendente electo Pablo Javkin. Cuando finalice 2019, se acumularán dos décadas consecutivas con resultados negativos. El cambio de gobierno a nivel provincial enciende alarmas porque en los últimos años la Casa Gris ayudó a paliar los déficit con grandes aportes en obra pública. Qué piensa el equipo del intendente electo Pablo Javkin.

Juan Chiummiento
 

Entre los múltiples desafíos que deberá resolver Pablo Javkin cuando asuma al frente de la Municipalidad de Rosario, uno de ellos será revertir un período de 20 años con resultados negativos en sus cuentas. Más allá de las dificultades coyunturales -que enfrentan hoy casi todos los gobiernos locales-, se trata de un problema estructural que tiene varias aristas por analizar.

 

Si bien es un tema que podría ser de actualidad en cualquier momento, ahora cobra especial relevancia porque luego de tres períodos como fuerza opositora, el peronismo vuelve a la Casa Gris y todas las miradas apuntan a saber qué tan generoso será Omar Perotti con la ciudad más grande de la provincia.


El análisis de los números muestra que el resultado financiero negativo del municipio estuvo por arriba de los 10 puntos en la mayor parte de la primera década del siglo. Eso menguó a partir de 2012, cuando primero Antonio Bonfatti y después Miguel Lifschitz salieron a auxiliar las cuentas, fundamentalmente a través de inversiones de capital.


Si bien aún no se expresó públicamente sobre el tema, hay consenso generalizado respecto a que Perotti mantendrá los aportes en materia de salud, un área de competencia provincial que Rosario asumió como propio. Hoy la Provincia financia la mitad de los fondos, pero lo hace fruto de un acuerdo político que no quedó reflejado en ninguna ley.


El gasto en salud (que insume entre el 25% y 30% del presupuesto municipal) es la principal mas no la única explicación al déficit estructural de las cuentas municipales. Desde la Fundación Apertura, su presidente Esteban Hernández ubicó también al transporte, la recolección de residuos y la seguridad como otros puntales para entender esa dinámica.


Respecto al transporte, vale decir que en la década de 1990 prácticamente no había partidas para ese capítulo y hoy el Municipio es titular de la empresa que maneja un tercio de la flota, opera un sistema de bicicletas públicas y aporta cada vez más subsidios. Lo mismo que la seguridad, otra competencia provincial que Rosario intentó hacer frente con la creación de una guardia urbana que se destaca por sus sueldos antes que por su presencia en las calles.


“En Rosario las remuneraciones se llevan el 50% del presupuesto, un esfuerzo enorme de recursos que no repercute en la calidad de las prestaciones porque el sistema paga lo mismo al que trabaja con compromiso o al que falta. Esa importante recomposición salarial sólo se podrá sostener en el tiempo si se logra un salto de productividad”, dijo Hernández a propósito de otro de los temas que describe el problema estructural.


Lo que puede venir


Las gestiones del socialismo no plantearon nunca el tema como prioritario a lo largo de sus gestiones. Sólo se encargaron de realizar algunos esfuerzos cuando la soga parecía apretar demasiado. El último fue efectuado en agosto: la intendenta Mónica Fein anunció un ajuste de 500 millones de pesos.


“Es una buena iniciativa, la idea es apuntar a sostenerlo como política constante”, dijeron a El Litoral desde el entorno del intendente electo, que definió el problema como un “desafío” de los más importantes.


Una de las instituciones que más estudió las cuentas públicas de Rosario es el Centro de Investigaciones Sociales y Económicas de la Fundación Libertad. Javier Bongiovanni en quien lo lleva adelante y en diálogo con este medio sostuvo que “hay que apuntar a las partidas con mayores fondos”.


“De la manera en que está funcionando, la Municipalidad no es viable. Hay que ver las partidas con más monto y parar con esa inercia de un constante crecimiento del gasto, en un contexto donde es imposible retocar los impuestos”, dijo.


Cerca de Javkin no hay por ahora proyectos para modificar tasas, pero sí un esquema de micro intervenciones que, según entienden, no afectarán la prestación de los servicios pero sí generarán un ahorro si se concatenan. El manejo de las concesiones, la falta de control en las múltiples empresas del Estado o la contratación de vehículos son algunos de los puntos a revisar.


El otro de los aspectos sobre el que prometen poner el foco es en la postergada modernización del Estado, que a mediano plazo implica una eficientización del gasto a través de una reducción del personal.


Tarea difícil


Por el lado del oficialismo, el actual responsable de Hacienda, Santiago Asegurado no desconoce el problema, pero plantea que es complejo bajar la calidad de los servicios “porque los ciudadanos cada vez te piden más y no toleran volver hacia atrás”, señaló oportunamente (NdR: El Litoral intentó en los últimos días tener una postura oficial sobre el tema, pero no obtuvo respuesta).


Por su parte, la concejala del socialismo Verónica Irizar (predecesora de Asegurado) planteó que lo que hay detrás del déficit en el Palacio de los Leones es un problema estructural vinculado al financiamiento de los Estados locales. “A principios de 2000 había una estructura donde la TGI (Tasa General de Inmuebles) te alcanzaba a financiar el alumbrado, barrido y limpieza, incluso te lo superaba y era el doble del Drei (Derecho Registro e Inspección). Con el proceso inflacionario que se potenció a partir de 2006 eso se dificultó mucho y hoy se invirtió la relación”, contó la edil.


Ambos dirigentes apuntaron contra los integrantes del Concejo, a quienes le reclamaron por detener la posibilidad de tomar un endeudamiento internacional que hubiera permitido sanear las cuentas con proveedores y estirar el pasivo a tasas más bajas y plazos más largos. Precisamente desde el Palacio Vasallo vinieron este año las principales críticas a la política financiera del municipio. En particular el bloque del PRO: la edila Germana Figueroa Casas reclamó que “el gasto corriente es alarmante hace mucho tiempo en Rosario”.


El déficit de 2019 alcanza el 15 % de los ingresos

 

Que la transición en Rosario sea con menos ruidos que entre los actuales y futuros ocupantes de la Casa Gris hace que no se discutan en la agenda pública algunos temas vinculados a los números de la ciudad. Sin embargo, el rojo que dejará el 2019 va a tener niveles similares que los que denuncia el justicialismo a nivel provincial.


En este sentido, el déficit proyectado para este año superará el 15% de los recursos, que siguiendo las previsiones presupuestarias equivaldría a unos 3.600 millones de pesos. Así lo aseguran los que siguen los números en el equipo del intendente electo Pablo Javkin.


Ese porcentaje cuadra con los primeros números oficiales que ya publicó el municipio en su sitio web: durante el primer trimestre, el total de recursos del municipio fue de $ 5.364.339.080, en tanto que los gastos alcanzaron los $ 6.134.187.419. Una diferencia negativa que equivale a un 14,35% de los ingresos.

 

El déficit proyectado para este año superará el 15% de los recursos, que siguiendo las previsiones presupuestarias equivaldría a unos 3.600 millones de pesos. Así lo aseguran los que siguen los números en el equipo del intendente electo Pablo Javkin.


Temas:


Lo más visto
Lifschitz expresó estar dispuesto a colaborar con el gobierno de Perotti -  -
Política
Los 140 años del "ranchito de la 38", una de las primeras aulas de la ciudad -  -
Educación
Un agresor de mujeres que atacó de nuevo - Víctimas. En 2013 María Esther narró a El Litoral cómo salvó su vida. En cambio Gabriela no pudo escapar del asesino. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Copa Sudamericana  Evo Morales  100 años de la UNL  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?