https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 03.11.2019 - Última actualización - 21:06
20:59

Peisadillas (por Carlos Mario Peisojovich)

Se desarmó la gorda

Lilita Carrió se caracterizó por ser la voz de las denuncias, de los armados, de las frases rimbombantes. <strong>Foto:</strong> Ilustración: Lucas CejasLilita Carrió se caracterizó por ser la voz de las denuncias, de los armados, de las frases rimbombantes.
Foto: Ilustración: Lucas Cejas

Foto: Ilustración: Lucas Cejas



Peisadillas (por Carlos Mario Peisojovich) Se desarmó la gorda La Argentina nunca aburre, espasmódica, se metarmorfosea y se perfila en otra Argentina; no se sabe si se renueva o se recicla, pero lo cierto es que uno no termina por acostumbrarse a sus cambios de humor.

Carlos Mario Peisojovich (el Peiso)

El Litoral

 

Y pasó nomás, como los sueños, esos eternos divagantes que duran solo unos segundos, pero que nos dejan con esa sensación, ese sabor a historia épica, megalítica, como esas películas Hollywoodenses de los años 50’, con esos “platós” de ciudades infinitas, cartón pintado de desiertos interminables, de mansiones fastuosas, majestuosas, sobrecargadas de sedas y oropeles, inimaginables...

 

Y decía que pasó nomás, como pasan los sueños errantes, un pedacito de fantasía que nos visita sin golpear, que nos rescata de la agonizante levitación del sueño.

 

Y pasó nomás, como pasan soporíferos los sueños de noches idílicas de etílica diversión, de resaca martillera y de cuerpos ausentes con dolientes malestares.

 

Es que mis sueños son así, como los tuyos, los de tu vecino, o de cualquier soñador/a. Mis “Peisadillas” no tienen ni pies ni cabeza, pero los escribo con los pies sobre la tierra y la cabeza sobre los hombros, imitan ser una crónica contada a destiempo, o sea, una mala crónica de hechos desechos por mi extemporánea manera de contar las cosas. Por eso, como los sueños que van naciendo, muriendo y renaciendo (como el gato Félix, había dicho un político santafesino allá por finales de los 80) mis crónicas semanales, mis Peisadillas, tienen una enfermedad crónica, pues no saben dónde comienzan; ignoran de dónde vienen, y desconocen cómo terminarán, así, como la historia mal aprendida y peor contada.

 

¿Y qué pasó?... Pasó de todo, porque en nuestra Argentina siempre pasa algo, y no es necesario apuntar con el dedo para reafirmar lo que decimos, con la cara seria, de circunstancia de velorio, de duelo constante y de dolo cesante. Tampoco el de esputar mentiras como si fueran verdades de fe, con frases cortas de efectividad inmediata; frases hechas y desechas, que son desmembradas y analizadas en laboratorios de marketing y comportamiento social, estudio de redes y conductas humanas, segmentando y desarticulando los objetos del lenguaje y el idioma, llevando al mensaje a su mínima expresión, para decir con la voz bien fuerte y de tono alto, ojos lacrimosos, con el convencimiento propio de los tozudos con intención fanática que necesitan decirse a sí mismos, en base a obsesiva repetición, que se puede, que se da vuelta, que el cambio no pasó, pero que iba a pasar, y que si volvían, iban a volver a ser lo que fueron para hacer lo que habían prometido hacer hace cuatro años, pero que no hicieron.

 

La Argentina nunca aburre, espasmódica, se metarmorfosea y se perfila en otra Argentina; no se sabe si se renueva o se recicla, pero lo cierto es que uno no termina por acostumbrarse a sus cambios de humor político, de bipolaridad expuesta y desnuda.

 

Las redes sociales ayudan a este vaivén emocional casi autodestructivo. Pareciera que cada usuario tiene una pala en la mano y que con cada opinión, meme o “Fake news” que comparte, va dando una buena palada que termina ensanchando la amplia grieta que supimos conseguir.

 

Y los muchachos todos unidos triunfaron, no por tan amplia brecha y, denuncias aparte, la escalada de Gato Man dio muestras de que haciendo política peronista, desde el llano, con la gente que se enorgullecía que no había choripanes (una lástima, tan afecto a nuestras costumbres gastronómicas, pasó a ser estigmatizado por peroncho y popular), se podían arañar un par de votos más, pero no fueron suficientes, así que sus deseos de cambio plasmados de frases cortas, se quedaron en las gateras.

 

Secuela de las elecciones fue la elección de abandonar la política y sus estamentos de la voz más representativa de la bipolaridad y la enajenación de la política atada a un estado de ánimo. Lilita Carrió se caracterizó por ser la voz de las denuncias, de los armados, de las frases rimbombantes, de la “histrionización” hasta la exasperación del mensaje procaz dirigido a sus adversarios políticos, puestos por ella en el rol de enemigos de la república, se dedicó a denostar a cada muñeco que se le puso en contra, o que ella puso como blanco de su iracunda y ponzoñosa prosa. Amante de las cámaras, más precisamente de las cámaras de un seleccionado grupo de medios, paseó su insuflada humanidad para denunciar y desestabilizar a cuanto político o periodista pasaba a ser víctima de sus malos humores. Su mística y su postura discursiva agraviante fueron de las principales características de su profusa personalidad. Puse en uno de mis escritos: Su lengua de fusta ya no asusta, se cayeron los muros de la “toma de la Pastilla”, cayó su credibilidad como una guillotina. Lilita ensució, Lilita denunció, Lilita renunció.

 

Y por estos días, tanto en la política nacional como en la provincial, todos unidos transicionaremos.

 

Hoy es el día de los muertos, según la Iglesia Católica el día de los Fieles difuntos, y también en la Argentina se conmemora el día de los muertos por la Patria.

 

Morimos por Argentina, resucitamos por Argentina. ¡Oh juremos con gloria morir!

 

La Argentina nunca aburre, espasmódica, se metarmorfosea y se perfila en otra Argentina; no se sabe si se renueva o se recicla, pero lo cierto es que uno no termina por acostumbrarse a sus cambios de humor político, de bipolaridad expuesta y desnuda.

 

Las redes sociales ayudan a este vaivén emocional casi autodestructivo. Pareciera que cada usuario tiene una pala en la mano y que con cada opinión, meme o “Fake news” que comparte, va dando una buena palada que termina ensanchando la amplia grieta que supimos conseguir.




Lo más visto
El gabinete que viene: cinco compromisos antes de asumir -  -
Área Metropolitana
Jatón: "La Municipalidad está en crisis, y con casi nada de dinero" - Permiso... Emilio Jatón hace su ingreso al Palacio Municipal para ocupar la intendencia. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  Alberto Fernández  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?