https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 04.11.2019
7:34

Por Ivana Fux

Sinuosa transición




Por Ivana Fux Sinuosa transición

Ni en el último tramo de la gestión, logró encauzarse la transición en la provincia. O al menos no en el plano discursivo. A prácticamente un mes del recambio de gobierno, la tensión entre gestión entrante y saliente se acrecentó con planteos, retruques y advertencias de las dos partes. Hubo un andarivel por el que se mantuvo cierto canal de diálogo; ejemplo de ello fue la reunión que mantuvieron la ministra de Educación Claudia Balagué y Ricardo Olivera; el presidente del PJ ofició como delegado de Omar Perotti. El resto se redujo a un intercambio de reproches mutuos, envío de notas formales para reclamar que se detengan algunas decisiones, y fuerte pirotecnia verbal. 


El intento opositor -con guiño de algunos oficialistas díscolos- por acelerar la aprobación de la necesidad de la reforma de la Constitución provincial ejerció presión sobre el Frente Progresista. La embestida quedó en stand by, por ahora, pero fue suficiente para que cada uno mostrase sus cartas. El socialismo le pidió al gobernador electo que se expidiese públicamente sobre el tema, pero Perotti no lo hizo. No se involucró directamente en la jugada, aunque se complació en observar cómo emergían de la discusión nuevos interlocutores para futuras negociaciones. Pablo Javkin fue uno de ellos. El intendente electo de la ciudad de Rosario hasta se plantó ante los demás referentes del Frente desplegando una estrategia electoral que podría tenerlo en 2021 encabezando la lista de convencionales constituyentes por ese espacio. 


El socialismo tuvo una segunda reacción frente al intento reformista: confirmó el envío del presupuesto 2020 a la Legislatura en lo que queda del actual mandato. Como Perotti acusó por ello a Miguel Lifschitz de “no tener palabra”, el mandatario arrancó la semana aclarando que había quedado atrapado en las “diferencias” de criterios del propio peronismo evidenciadas a través de sus representantes en las cámaras parlamentarias. Y apuró a su sucesor para que designase al gabinete; sólo así -argumentaba-, podría agilizarse la transición. La mera sugerencia logró el efecto contrario en Perotti; el rafaelino interpretó en los dichos del actual gobernador la intención de querer derivar a los futuros ministros la resolución de problemas que todavía son competencia y responsabilidad de la actual gestión. Por eso, quizá demore más de lo esperado el anuncio de las designaciones. Al margen de los hombres y mujeres que lo acompañarán, el futuro gobernador propondría una reforma a la Ley de Ministerios para reducir sustancialmente el número de carteras; de las 16 que existen en la actualidad -sumando ministerios y secretarías de estados- quedarían entre ocho o nueve. 

 


En la semana, un nuevo elemento de controversia se incorporó a la escena vinculado con las finanzas de la provincia. El Ministerio de Gobierno puso en duda la cláusula gatillo para los salarios de agentes públicos en noviembre, y ello enardeció el ánimo sindical. Los gremios exigieron el cumplimiento de los acuerdos paritarios, y los referentes de Perotti le reclamaron a Lifschitz que garantice fondos para pagar salarios hasta marzo, inclusive. Gonzalo Saglione puso paños fríos desde Economía; dijo que si bien la decisión sobre noviembre no está tomada, está garantizada la política salarial prácticamente hasta el fin la presente gestión. ¿Debate sobre el real estado de las cuentas o tercera reacción socialista frente a la embestida reformista?

 

Autor:




El comercio solicita que se extienda el horario de atención -  -
Área Metropolitana
Más de 226 mil santafesinos viven en situación de pobreza -  -
Economía
Sarnaglia marcó sus diferencias con Sain -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas