https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 13.11.2019 - Última actualización - 6:57
6:53

Campaña solidaria

"Dile a alguien que estoy aquí": 1.500 niños esperan su regalo para Navidad

Se realiza desde hace 10 años con el objetivo de que chicos de San Cristóbal y de zonas rurales cercanas puedan recibir su regalo en nochebuena. 

Apadrina un niño en Navidad, una campaña solidaria que dibuja sonrisas en rostros de más de 1.500 chicos de escuelas primarias de San Cristóbal y zonas rurales. <strong>Foto:</strong> AgenciaApadrina un niño en Navidad, una campaña solidaria que dibuja sonrisas en rostros de más de 1.500 chicos de escuelas primarias de San Cristóbal y zonas rurales.
Foto: Agencia

Foto: Agencia



Campaña solidaria "Dile a alguien que estoy aquí": 1.500 niños esperan su regalo para Navidad Se realiza desde hace 10 años con el objetivo de que chicos de San Cristóbal y de zonas rurales cercanas puedan recibir su regalo en nochebuena.  Se realiza desde hace 10 años con el objetivo de que chicos de San Cristóbal y de zonas rurales cercanas puedan recibir su regalo en nochebuena. 

Ya eran vísperas de Navidad y los fuegos artificiales empezaban a iluminar el cielo, cuando el Dr. Silva decidió marcharse del hospital de niños de Managua. En su casa lo esperaban para festejar. Cuando hizo su última recorrida, antes de irse, sintió unos pasos que lo seguían. Volteó su mirada y descubrió que uno de los niños le andaba detrás. El doctor lo reconoció en la penumbra, era un niño enfermo que estaba solo, con sus ojos pedía disculpas o quizá permiso. Cuando Silva se acercó, el niño lo rozó con la mano: “Dile a...” —susurró el niño— “Dile a alguien, que yo estoy aquí”. Fabio Abbá no conocía el microrelato de Eduardo Galeano, publicado en “El libro de los abrazos”. Tampoco es doctor, ni trabaja en un hospital. Sin embargo, desde hace 10 años, sus motivaciones para nochebuena parecieran inspiradas por el escritor uruguayo. 

 

Fabio reside en Santa Fe capital pero no olvida su San Cristóbal natal. Ha pasado una década desde que le diera cuerpo a la iniciativa “Apadrina un niño en Navidad”, una campaña solidaria que dibuja sonrisas en rostros de más de 1.500 chicos de escuelas primarias de San Cristóbal y zonas rurales. No serán niños enfermos en un hospital como en la historia de Galeano, pero para muchos de estos chicos este es su único regalo. Desde que inició la campaña, hubo niños que van desde preescolar hasta 7mo grado que recibieron un regalo navideño. Muchos de estos chicos ya saben que alguien, desde alguna parte, los ha tenido en cuenta en nochebuena. Pero lo más importante, no es el regalo, es el gesto que hay detrás. “Para ellos, recibir un regalo con su nombre y su apellido, y entender que alguien se acordó de ellos, es un mimo al alma. Yo estoy convencido que los marca. Creo que es como andar el bicicleta, estos chicos no se lo olvidarán más”, comentó Abbá.

 

Cada vez se suman más chicos, las escuelas se comunican con Fabio para participar de la campaña, el año pasado fueron casi 1.500 los niños que recibieron su regalo y para esta navidad se esperan más. “Nunca pensé que se iba a hacer tan grande”, se sinceró. Es que todo comenzó de una manera mucho más modesta y simple, aunque con el mismo amor. La primera vez que se llevó adelante fue a partir de la entidad sancristobalense conocida como “La casa del niño”, que justamente había elegido a Abbá como su padrino. A partir de ese año, la campaña seguiría creciendo año a año, cada vez con más escuelas y con más chicos. Inclusive, hasta gente de San Luis y de Paraná se han comunicado con Abbá para replicar la campaña en sus ciudades.

 

Lo más importante es la cuestión empática. “Imaginate vos en ese momento, con esa edad, sin recibir ese regalo”, impulsó a la reflexión, como una puñalada desgarradora a la compañía y a la felicidad de una infancia navideña cotidiana.

 

Cómo apadrinar

 

“A cada persona que decide participar se le asigna el nombre, edad y escuela a la que pertenece su ahijado/a para que pueda comprarle un regalo acorde. Luego cada uno de esos regalos llegan en mano a cada niño/a días previos a la navidad”, explicó Abbá. 

 

La labor de la campaña es un trabajo que tiene mucho de artesanal y de minucioso. Abbá recibe, desde las escuelas, las listas de todos los chicos y a medida que la gente se comunica con él va asignando los ahijados/as. Después de eso viene otra tarea no menor, que es recolectar todos los regalos y controlar que no falte ninguno para mandarlos a cada escuela. Luego, las docentes realizan la entrega en cada establecimiento días previos a la navidad. Hay generaciones de chicos que desde jardín hasta 7mo. grado pudieron recibir año tras año su regalo y es por ello que ya es un clásico y lo esperan ansiosamente. “Si uno de los chicos se llegara a quedar sin regalo, me muero, que querés que te diga, me muero”, comentó Fabio, evidenciando un tono de emoción y demostrando que la costumbre de los niños ya implica una responsabilidad enorme para la campaña y para cada uno de los padrinos que eligen participar. Abbá comentó que los chicos valoran el gesto de una manera conmovedora “doblan prolijamente el envoltorio y lo guardan como un regalo más”.

 

Cuando se acerca la fecha, Fabio anda para todos lados con la lista, porque en cualquier momento se puede comunicar alguien que quiera apadrinar y él lo anota en el momento. “Además, hay que recibir los regalos, controlar que haya uno para cada chico, y después distribuirlos. Desde afuera, quizás, no se dimensiona el trabajo que implica. La solidaridad es una semilla que hay que sembrarla, y cuando son pibes chiquitos prende enseguida”, expresó. 

 

Las historias

 

Son muchas las pequeñas historias las que componen la otra, la más grande, la de solidaridad. Desde un sobre que viaja desde Alemania con dinero para comprar un juguete, hasta la historia de emoción del propio mentor de la cruzada solidaria. “De estos 10 años, yo nunca fui a una entrega. Primero porque me emociona mucho, hablar con vos ya me emociona”, afirmó Abbá, mientras su voz vibraba rota, al compás de su emotividad. “Además, siempre digo, lo importante son los regalos y los chicos, todos los demás somos vehículos o actores de reparto”, agregó. 

 

Las historias se pueden ilustrar entre gente que ha apadrinado al mismo niño durante toda su escuela primaria, padrinos que han querido continuar el vínculo con el chico durante todo el año, otros que se ponen en contacto con sus docentes para conocer sus gustos y tenerlos en cuenta a la hora del regalo. Pero, quizás, la más movilizadora merezca ser relatada por el propio Abbá: “El año pasado me escribió una chica y me pidió, puntualmente y de forma insistente, que quería apadrinar a un nene de 9 años. Imaginate que yo tengo la lista y voy llenando desde los más chicos hasta los más grandes; si estoy llenando primer grado, hasta que no termino no paso al grado más grande. Pero esta chica me insistía que sea de 9 años, de segundo grado. Entonces, pregunté porqué. Me dijo que era porque había perdido a un hijo de esa edad un año atrás”. 

 

Contacto

 

Quienes deseen apadrinar a un niño en Navidad lo pueden hacer contactándose por las siguiente vías: por Facebook, a través del grupo Apadrina un niño en Navidad; o a través de whatsapp, al número de Fabio Abbá, 342-4065230. 




Lo más visto
Viernes a puro sol en Santa Fe -  -
Crean un plan para la eliminación progresiva de plásticos "use y tire"  -  -
Área Metropolitana
Eso que llaman amor...: una encuesta midió el uso del tiempo de 184 mujeres -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?