https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 19.11.2019 - Última actualización - 10:31
10:30

“Los duendes de Moisés Ville” en el Teatro Kadima

Cuidar por siempre el nido

Una de las hermosas escenas del espectáculo dirigido por Silvit Yori. <strong>Foto:</strong> Gentileza Jaim Estudio FotográficoUna de las hermosas escenas del espectáculo dirigido por Silvit Yori.
Foto: Gentileza Jaim Estudio Fotográfico

Foto: Gentileza Jaim Estudio Fotográfico



“Los duendes de Moisés Ville” en el Teatro Kadima Cuidar por siempre el nido

 

Roberto Schneider

 

Las palabras escritas hace treinta años en “Los duendes de Moisés Ville” por su autor, Antonio Germano, adquieren hoy una vigencia indiscutible, para cerrar un espectáculo profundamente riguroso y muy emotivo, en una vigorosa versión dirigida por la talentosa Silvit Yori, quien materializa en escena, de manera admirable, el texto germaniano. La profunda y lírica obra es la síntesis de una gran ilusión acariciada por tantos y tantos judíos como los que vinieron a poblar las tierras de Moisés Ville en busca de paz, de trabajo, de comida, de poder ver cómo, después, fructificaban sus esperanzas. Muchos de ellos llegaban con pequeñas valijas, algunos bártulos y sueños, muchos sueños para la tierra prometida, esa que abría sus puertas para cobijarlos y para que ellos, con sus manos, la transformaran en un paraíso de bienestar. Y de mucho trabajo. La obra, como un cuadro mágico, los va dibujando con sus profundas vivencias.

 

Los múltiples personajes van evolucionando sobre la escena. Todos construyen la gran historia para que todo el espectáculo crezca. Vale el recuerdo del prólogo del libro de Germano, que escribimos hace un tiempo, porque expresaba que la historia contaba que los judíos llegaron al país gracias a la obra del barón Mauricio de Hirsch, que consiguió sacarlos de Rusia -donde sus vidas no estaban garantizadas- e instalarlos en colonias agrícolas, la primera de las cuales fue Moisés Ville. Trabajaron también como artesanos y comerciantes. Muy preocupados por la educación, utilizaron las facilidades de nuestro sistema educativo, para destacarse como profesionales, científicos y artistas. Al original destino agrícola siguió la migración hacia las ciudades, periplo común de nuestros campesinos. Allí se dedicaron al comercio y las industrias.

 

“Pueden pasear tranquilos los judíos por el mundo. Nosotros cuidaremos por siempre el nido que hemos construido en la Argentina”, se dice poéticamente en la obra. Conservar ese nido, verdadero refugio de los perseguidos, es el eje alrededor del cual se estructura la narración, por la que desfila también la historia de una familia que, desunida en Rusia por la locura asesina de los pogroms, volverá a unirse sobre el final cerrando el círculo vital en perfecto símbolo de unidad. Dos personajes reconstruyen la vida de esos seres que escaparon del oprobio. El Hotel de los Inmigrantes de Capital Federal es el ámbito donde se desarrolla una de las escenas más significativas del texto: allí confluyen no sólo los judíos, sino también los turcos, los italianos y los gallegos, en síntesis todos los que arribaron para conformar el crisol de razas que caracterizó a nuestro país en los albores del siglo XX.

 

Llega a destino un puñado de hombres, mujeres y niños que dejan atrás el dolor del viaje y el agotamiento de los cuerpos. Se aprestan a vivir la aventura, a labrar el porvenir. Los espera una naturaleza plena para vivir en largos caminos, “marchando sobre un colchón de estrellas”, como manifiesta una de las protagonistas femeninas. Se produce así el encuentro con los seres queridos que ya habitaban, con toda la fuerza, la tierra prometida. Atrás quedarán las persecuciones y el dolor de la muerte. El idioma original se irá perdiendo y sólo quedará en los recuerdos de las bobes y los zeides. Vendrá la adaptación junto a los “goy”, algunos cambios de costumbres, los nuevos casamientos. Así, con el exquisito sabor de la nostalgia bien entendida, con humor y preciosas canciones, el texto de Germano (al que esta puesta le rinde tributo) se sustenta en el afecto y la autenticidad, para construir una obra que emociona y que apunta al corazón para recordar una gesta por varios motivos gloriosa.

 

Desde la dirección del espectáculo, Silvit Yori construye una totalidad de gran calidad poética. Se advierte el cabal conocimiento del texto, que respeta a rajatabla, y el espectador lo agradece. Porque así “Los duendes de Moisés Ville” es un trabajo elaborado y de gran calidad. La excelencia tiene su base en la capacidad de la directora para crear atmósferas de gran sensibilidad y toda la construcción de un mundo afectivo que es nota distintiva. Yori obtiene tan buenos resultados porque establece una relación perfecta con la intención de Germano. Las diversas lecturas del texto son expuestas con lucidez, y la potencia de su planteo mantiene su fuerza hasta el final.

 

Con indisimulable entrega y una pasión indiscutible, el punto más alto del espectáculo es el desempeño de actores y actrices, entregados como están para lograr un espectáculo sumamente poético y agradable. Se lucen Carolina Bernstein, Mario Rotemberg, Nora Cecotti, Luis Liebenbuk, Alba Sorcinelli, Leandro Arcusin, Hilda Zamory, Fabián De la Viña, Telma Vallado, Alan Cerrudo, Gerardo Simondi, Fiorella Lescano, Luis Arrua, Ernesto Aguirre, Mary Karchevsky, Mirta Celis y Liliana Piri. Son de buen gusto el vestuario de Cristina Sánchez, la música original de David Rotemberg, la iluminación de Guillermo Celis y los restantes rubros técnicos, todos integrando una totalidad que rescata la teatralidad en estado puro, con intérpretes capaces de llevarnos a otro tiempo, con la carga de emociones de sus personajes, haciendo parecer fácil lo difícil y obteniendo un apasionante momento de vida.


Temas:


Lo más visto
Las propuestas y desafíos de los concejales -  -
Área Metropolitana
Crean un plan para la eliminación progresiva de plásticos "use y tire"  -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?