VIVO

Alberto Fernández jura ante la Asamblea Legislativa

Expandir

Comprimir
https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 21.11.2019 - Última actualización - 18:17
18:16

En Mar del Plata

Piden 35 años de cárcel por trata y abuso para un pastor al que comparan con Charles Manson

Isaías Nelson Hurtado. <strong>Foto:</strong> Captura digitalIsaías Nelson Hurtado.
Foto: Captura digital

Foto: Captura digital



En Mar del Plata Piden 35 años de cárcel por trata y abuso para un pastor al que comparan con Charles Manson

Un fiscal que interviene en el juicio a un pastor chileno, acusado de captar a decenas de personas en condiciones de vulnerabilidad en Mar del Plata para explotarlas laboralmente y abusar de al menos cuatro de ellas, comparó hoy su accionar con el del criminal estadounidense Charles Manson y pidió que sea sentenciado a 35 años de prisión, informaron fuentes judiciales.


Juan Manuel Pettigiani, representante del Ministerio Público ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la localidad balnearia, solicitó en los alegatos de cierre del juicio que se le sigue a Isaías Nelson Hurtado (51), que sea condenado como autor de los delitos de "trata de personas agravado", "abuso sexual con acceso carnal" y "amenazas".


Para el fiscal, en la investigación del caso y en las audiencias del proceso que comenzó el último 4 de octubre, quedó probado que al menos desde el 30 de julio de 2008 hasta el 4 de julio de 2016, Hurtado captó a 23 personas "utilizando el engaño, la coerción y el abuso de la situación de vulnerabilidad en que se encontraban las víctimas", dos de ellas menores, "concretando la explotación mediante su reducción a la servidumbre".


Para ello, según la acusación, el imputado contó con la ayuda de su mujer, Patricia Soledad Padilla Coronado (52), también chilena, como "partícipe necesaria" del delito de trata.


Según detalló, el pastor actuó "a través de la utilización de una apariencia de Ministerio Religioso o Iglesia", en un templo conocido como "Ministerio Apostólico y Profético Monte Zion", que funcionaba en el barrio San Carlos, a unas 30 cuadras del centro de la ciudad.


Desde ese espacio, el imputado fue acusado de desplegar su accionar en base a "la simulación que realizó de una condición de ungido por el Señor y ministro de un culto no reconocido y con la promesa de augurios de un mejor futuro por participar en la vida religiosa".


El fiscal consideró probados también cuatro abusos sexuales, uno de ellos de una menor, presuntamente consumados "utilizando la autoridad de su condición de Ministro de un culto no reconocido".


Además, señaló que el acusado amenazó a cuatro víctimas para "amedrentarlos para que no prestasen declaración" en el marco de este juicio.


Pettigiani comparó en su alegato el "poder de seducción" del pastor con los mecanismos utilizados por el criminal estadounidense Charles Manson, líder de la secta "La Familia" en la década 1960, a partir de un relato realizado recientemente en sus memorias por Dianne Lake, una de sus víctimas.


"Dianne solo contaba con 14 años cuando se unió a la secta de Manson. Allí menciona que, al conocer a Manson, se sintió inmediatamente atraída por el poder de seducción de éste", dijo el fiscal, y aseguró que la mujer escribió en su libro: "Te encontrabas totalmente extasiado por él. Porque él llenaba tus necesidades. Y todo eso era parte de su estafa. Eso formaba parte de su habilidad para atrapar a la gente".


En ese sentido, el fiscal aseguró que "Hurtado, en Mar del Plata, compartía el método y las prácticas de Manson", aunque en el caso del estadounidense su "perversión de coronó en homicidios"


Pettigiani destacó el trabajo de los fiscales federales Daniel Adler y Nicolás Czizik y del juez Santiago Inchausti, que detuvieron con su investigación "el raid de hechos aberrantes de Hurtado y su esposa, antes de que llegaran a ese extremo".


"El testimonio de las víctimas que escuchamos en este debate nos muestra que el patrón de captación de las sectas sigue vigente", aseguró, y subrayó que el pastor y su mujer captaban a sus futuras víctimas durante las "reuniones del ministerio" y a través de un programa de radio, y en algunos casos aconsejaban radicarse en Mar del Plata a personas de otras localidades.


Además, detalló que algunos de los "fieles" eran convencidos de aportar dinero y trabajar en tareas de limpieza y en una panadería que estaba bajo su control, se les quitaban ingresos obtenidos en otros trabajos e incluso se los obligaba a tomar préstamos personales.


El juicio, en el que intervienen los magistrados Roberto Falcone, Mario Portela y Alfredo Ruiz Paz, continuará el próximo jueves 28, con el alegato de las defensas.


Con información de Telam




Lo más visto
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  Alberto Fernández  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?