https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 01.12.2019 - Última actualización - 9:25
8:25

Ocho años al frente de la intendencia de Santa Fe

José Corral se despide de la ciudad con la energía puesta en una nueva unidad

Tras las derrotas electorales de este año, quiere darle una nueva oportunidad a un Frente político que incluya otra vez al socialismo, la Coalición Cívica y el Pro, pero “con el radicalismo como columna vertebral”. Dice que ya está repartiendo curriculum y que dedicará gran parte del tiempo libre al territorio provincial. “Vamos a tener una actitud de propuesta constructiva y de ayuda al gobernador Perotti”, promete.

Se va con un “legado” principal: los 17 jardines municipales que generaron espacios de educación y contención para los niños de 1, 2 y 3 años. <strong>Foto:</strong> Guillermo Di SalvatoreSe va con un “legado” principal: los 17 jardines municipales que generaron espacios de educación y contención para los niños de 1, 2 y 3 años.
Foto: Guillermo Di Salvatore

Foto: Guillermo Di Salvatore



Ocho años al frente de la intendencia de Santa Fe José Corral se despide de la ciudad con la energía puesta en una nueva unidad Tras las derrotas electorales de este año, quiere darle una nueva oportunidad a un Frente político que incluya otra vez al socialismo, la Coalición Cívica y el Pro, pero “con el radicalismo como columna vertebral”. Dice que ya está repartiendo curriculum y que dedicará gran parte del tiempo libre al territorio provincial. “Vamos a tener una actitud de propuesta constructiva y de ayuda al gobernador Perotti”, promete. Tras las derrotas electorales de este año, quiere darle una nueva oportunidad a un Frente político que incluya otra vez al socialismo, la Coalición Cívica y el Pro, pero “con el radicalismo como columna vertebral”. Dice que ya está repartiendo curriculum y que dedicará gran parte del tiempo libre al territorio provincial. “Vamos a tener una actitud de propuesta constructiva y de ayuda al gobernador Perotti”, promete.

En diciembre próximo, José Corral dejará la gestión pública, tras una experiencia ininterrumpida de 20 años: primero en la Universidad Nacional del Litoral; luego en el ámbito municipal como secretario de Gobierno, presidente del Concejo e intendente de la ciudad por dos períodos. 

 

En términos políticos, nada le salió bien este año: quedó tercero en la elección a gobernador, le arrebataron la intendencia a su sector y, al perder Mauricio Macri, se quedó sin ninguna chance de aspirar a un cargo ejecutivo en el gobierno nacional. “Nunca dejé de gestionar, de administrar recursos, de llevar adelante proyectos... sí, va a ser un desafío personal tener una actividad más política”, reflexiona unos días antes de traspasar la responsabilidad de conducir la ciudad a Emilio Jatón.

 

Sus gestiones, proyectadas sobre las bases que consolidó con Mario Barletta en su intendencia, serán recordadas por las dos prioridades que marcaron su norte: el plan de educación destinado a la primera infancia, con un sistema de 17 jardines municipales, y el gran avance que hubo en este período en gestión del riesgo hídrico y en construcción de muchos de los desagües proyectados por el Instituto Nacional del Agua en su Plan Director. Si bien la mayoría de los fondos fueron nacionales y provinciales, fue desde el Municipio que se abrazó el tema como política de Estado, se realizaron los proyectos ejecutivos y se decidió que sea ésa el área donde se priorice la inversión de los recursos. 

 

“Además de atender el día a día y la coyuntura, que para un gobierno local siempre es un desafío bravo e implica pagar los sueldos, recoger la basura, tapar los baches, podar los árboles... logramos tener una agenda estratégica para la ciudad, que no tiene que ver con la demanda cotidiana: los jardines, las intervenciones urbanas integrales en ciertos barrios, las obras de desagües, las escuelas de trabajo para los jóvenes, y los proyectos de desarrollo de la ciudad con perspectiva de resiliencia. A pesar de las dificultades, de que nos hubiera gustado ir más rápido y que hay cosas que no se han terminado y están en obra, hemos hecho grandes avances en esa agenda estratégica de la ciudad”, detalla su “legado”.

 

Entrevista. “En este nuevo mapa político, donde va a gobernar el peronismo, el radicalismo está llamado a liderar esa propuesta de alternancia, pero el primer paso es que los radicales nos pongamos todos de acuerdo”, dijo.Foto: Guillermo Di Salvatore

 

—¿Qué aprendió en estos 8 años de gestión?

 

—Ahora tengo mucha más experiencia y el privilegio de haber sido elegido por mis vecinos por dos períodos. Vivía como un desafío ser intendente, ahora tengo ese recorrido ya transitado, con luces y sombras, que siento como una etapa maravillosa de mi vida, pero, finalmente, es una etapa terminada. Y me entusiasman desafíos nuevos, esa experiencia que hemos hecho en la ciudad quiero poder llevarla a la provincia donde veo muchas de las carencias que la ciudad tenía, por ejemplo, respecto de los temas hídricos, de la necesidad de obras, además de la inseguridad. Pero me entusiasma compartir con otros santafesinos esa experiencia de equipo que hicimos en la ciudad.

 

Futuro político

 

—¿Y qué pasos políticos vas a dar de ahora en más para que ese entusiasmo se plasme nuevamente en un proyecto concreto para dentro de cuatro años?

—Primero, el desafío es lograr la unidad del radicalismo y que los radicales que venimos de experiencias diferentes prioricemos los denominadores comunes que tenemos en valores, honestidad, prácticas políticas, de referencia a los gobiernos locales. Hay más de 150 localidades en la provincia, entre municipios y comunas, gobernadas por radicales. En este nuevo mapa político, donde va a gobernar el peronismo, el radicalismo está llamado a liderar esa propuesta de alternancia, pero el primer paso es que los radicales nos pongamos todos de acuerdo y que cada uno traiga, además de su experiencia, sus vínculos, porque hay que ser generosos en pensar un espacio común de diferentes fuerzas, incluso con el socialismo, la coalición cívica, el Pro, con el radicalismo como columna vertebral por la representación territorial y porque somos la fuerza que tiene más legisladores si sumamos diputados y senadores en la provincia, además de la representación nacional. 

 

—Y ¿por qué se llegó a esta desunión? ¿qué falló? ¿quién no estuvo a la altura?

—Seguramente hay responsabilidades compartidas. Siempre tiendo a pensar que la mayor responsabilidad la tienen los que conducen, y el espacio común del Frente Progresista que integrábamos lo conducía el socialismo, por lo tanto creo que fue una equivocación unificar las elecciones locales con las nacionales en 2017. No hago responsables a personas solamente, pero hubo una posición excesivamente confrontativa del socialismo como fuerza política con el gobierno nacional que el radicalismo integraba como fuerza política de la coalición Cambiemos.

 

—Y desde su rol en el radicalismo ¿hubo errores?

—Seguramente hubo errores nuestros también, a lo mejor no agotamos todas las instancias de diálogo para poder encontrar espacios comunes, pero las cosas se dieron de esa manera y creo que tenemos que evaluar hacia el futuro si no es necesario repensar los acuerdos, a pesar de que tengamos muchas diferencias, que las tenemos.

 

Para los programas de gobierno transformadores que hay que llevar adelante hace falta mucho sustento político y habría que reunir a todas estas fuerzas.

 

—¿Cuál cree que puede ser su aporte para lograr, primero, la unidad del radicalismo?

—Me siento uno más, no pretendo ningún protagonismo especial. Sí tengo una experiencia de gestión en la ciudad y un recorrido de la provincia en la campaña. Nos apoyaron cerca de 400 mil santafesinos, y eso es importante porque fue en un momento donde había una fuerte polarización entre Perotti y Bonfatti, donde el socialismo presentaba con mucha energía que no nos votaran, que no era un voto útil, y a su vez nosotros representábamos a la fuerza del gobierno nacional que en abril y agosto de este año tuvo dos meses muy difíciles desde el punto de vista económico. Además, la provincia es amplia y muy diversa y lograr conocimiento en todo el territorio es una tarea, en mi caso, pendiente porque la elección nos permitió instalarnos pero no logramos que todos los santafesinos nos conozcan.

 

—¿Y qué sintió el día de la derrota?

—Lo esperábamos, pero de todas maneras sacar alrededor de un 20 % de los votos, con ese escenario, consideramos que fue un buen resultado. Y lo dije esa noche: “En las elecciones a veces se gana y a veces se aprende” y nosotros aprendimos mucho y fue una valiosa experiencia. El contexto fue muy difícil. Creo que acertamos en los temas que eran de interés de la ciudadanía: seguridad, obras públicas, obras hídricas, un estado más eficientes, empresas públicas más austeras, que siguen estando en la agenda pública y que tenemos el deber de representarlo, porque la ciudadanía nos puso en la oposición, pero ese es un rol que queremos asumir con toda responsabilidad y hacerlo con espíritu colaborativo. Somos gente de gestión y de gobierno, por tanto vamos a tener una actitud de propuesta constructiva y de ayuda al gobernador Perotti.

 

—Dijo “somos gente de gestión” ¿en cuánto le afecta no tener un rol protagónico en la toma de decisiones a partir del 10 de diciembre?

—Lo vivo como una etapa. Siempre prefiero estar a cargo. En diciembre se van a cumplir 20 años desde que Hugo Storero me designó como secretario de extensión de la universidad, y ahí comenzó mi experiencia de gestión pública y nunca dejé de gestionar, de administrar recursos, de llevar adelante proyectos. Y sí, para mi va a ser un desafío personal tener una actividad más política, que me gusta también. Y trataré de asesorar a otros intendentes, de aprovechar esta experiencia de gestión que hice, que puede ser valiosa para otros.

 

—Usando un término de la jerga política, ¿va a estar en la rosca?

 —(risas) Voy a tener una tarea más política, porque es la que realiza la oposición; voy a tener tiempo que quiero aprovechar para ese diálogo con todos los actores de la provincia, con los que trabajan, los que llevan adelante nuestra industria que tiene un potencial extraordinario, con los investigadores que están pensando el futuro, con los jóvenes... me motiva mucho ayudar a generar propuestas con gente nueva en las localidades, incorporar una nueva generación a la política porque me parece que no se lleva bien con los jóvenes, y es una tarea para la que me siento preparado, siempre pensando en equipo, porque también me entusiasman nuestros concejales que van a tener un rol muy importante de defender nuestro legado, pero a su vez de proponer la agenda de la ciudad del futuro; los diputados nacionales de nuestro equipo, que además son jóvenes, que van a representar a la provincia y quiero acompañarlos.

 

—¿Y de qué va a vivir?

—De mi tarea profesional, soy abogado, tengo terminada una maestría en administración pública entonces voy a hacer una tarea de asesoramiento en gestión y de capacitaciones; estoy repartiendo curriculum a gente que conozco, como el Cippec o a algunos especialistas en los temas de las ciudades. Es muy interesante pensar en la formulación de propuestas y vamos a formalizarlo en un centro de estudios que vamos a presentar en diciembre y se va a llamar Sembrar, una metáfora de lo que debemos hacer en la provincia y una connotación de la valorización de la tarea de nuestro campo, de nuestra industria, de la bioeconomía. Pero también nos inspiramos en José Pedroni y en poetas que han trabajado la idea de trabajar la tierra, los tiempos de la siembra y la cosecha están reunidos en esos valores que son por los que la gente votó a Juntos por el Cambio en la provincia, a pesar de las dificultades económicas. Hay que reconocer los fracasos y aprender de ellos, y la política económica fracasó.

 

—Y desde su rol en el radicalismo, como parte de la coalición de gobierno ¿pudo dar algunas señales de alerta sobre las medidas equivocadas que se estaban tomando?

—Sí, incluso han quedado registrados públicamente. En los dos primeros años del gobierno, en mi tarea como presidente del partido, hubo dos cosas fuertes que planteamos con mucha responsabilidad porque no fue un planteo desestabilizador al gobierno. Uno, el tema tarifario, se lo planteamos con mucha energía a Aranguren, incluso hubo reuniones tensas de discusión donde le dijimos que la clase media no iba a resistir una presión tan fuerte y que eso iba a afectar el consumo y que había que tener una estrategia más gradual de actualización tarifaria. Y lo segunda que propusimos al presidente, en los primeros meses de 2016, fue un acuerdo político más estable con un sector del peronismo, concretamente con Miguel Pichetto, Diego Bossio y Sergio Massa. Eso le hubiera dado un sustento político a algunos momentos de crisis económica que en la política es muy importante. Esa es una lección aprendida: el sustento político nunca es suficiente y siempre hay que buscarlo, algo que se logró después pero con un costo muy alto para el gobierno nacional en términos fiscales, en la relación con la provincias, en términos de dependencia internacional del fondo porque no teníamos financiamiento, y eso a veces se explica por la falta de sustento político.



“Achicamos la brecha con el centro”

 

—El oeste de la ciudad sigue siendo uno de los que más carencias tiene ¿Qué hizo durante estos 8 años para mejorar la calidad de vida en ese sector?

—Las inversiones más importantes en obra pública las hicimos ahí: los 45 kilómetros de desagües están en el oeste y en el norte y hemos logrado un desarrollo del Plan Director de Desagües del Instituto Nacional del Agua de casi dos tercios. Las escuelas de trabajo y los jardines, están ahí: los 4500 niños y niñas de 2 y 3 años que atendimos en estos años son del oeste, del norte y de Alto Verde (este), igual que los 8 mil jóvenes de Escuelas de Trabajo. Pero además, hemos hecho mucha obra pública de agua potable, hasta casi completar porque queda un puñadito de familias sin agua, incluso cordón cuneta y pavimento, cloacas, en Chalet, San Lorenzo, Santa Rosa de Lima, las Barraquitas, en Coronel Dorrego y en Alto Verde. Creo que hay mucho por hacer y siguen siendo los barrios con más necesidades, pero hemos achicado muchísimo la brecha con el centro de la ciudad, enormemente. Cuando uno piensa cómo sufrieron estos barrios en 2003 y en 2007, ha habido una gestión del cambio en este territorio muy importante.

 

En Instagram: ¿qué le preguntarías a José Corral?


Usuarios: @malenamonci @JaviPavon : —Firmaron junto al gobernador reparación de calle Berutti ¿por qué se van sin cumplir?

“El proyecto fu elevado a la provincia, y demoró muchos meses la gestión, y lamentablemente eso impidió que podamos empezar con la obra. Quedará para la próxima gestión”.

 

Usuario: @juanjojayjay —¿Tan difícil semaforizar General López? Peligro constante para alumnos de escuela Colón.

“Es una buena idea, avanzamos en este período con la semaforización de Av. Freyre; le quedará a la próxima gestión”.

 

Usuario: @guadalupemarian —¿Cuándo entregan los departamentos del Parque Federal?

“Estamos por entregar un grupo grande de departamentos, casi completando las dos torres que están completadas. La segunda etapa, el gobierno nacional licitó la terminación porque se rescindió ese contrato y esperamos que en algunos meses más se pueda terminar y entregar”.

 

Usuarios: @facubellio @mariocha —¿Qué pasó con el tren urbano? ¿qué hicieron con los trenes de Pedro Vittori?

“El tren urbano no funciona porque hubo problemas en las máquinas que nosotros heredamos de la gestión anterior y porque el Estado nacional decidió usar mucho más esas vías para el tren de carga, por tanto nos notificaron que no podíamos usar más el tramo sobre Pedro Vittori hasta que no esté terminado el circunvalar ferroviario. De todos modos, estoy seguro de que ese recorrido va a ser utilizado en un futuro por trenes de cercanías cuando definitivamente se saque el tren de cargas”.

 

Usuario: @silviaveve —¿Por qué circulan motos sin casco y sin chapa patente?

En este período hubo un cambio en la ciudad respecto al cumplimiento de las normas, cuando uno mira cómo nos comportamos en la calle, estamos un poco mejor, pero hay mucho por seguir mejorando, especialmente las motos. Hemos sido muy rigurosos en quitarlas cuando no cumplían con las condiciones de propiedad, papeles, etc, y hay que seguir mejorando con el uso del casco”.

Autor:

Lia Masjoan


Temas:


Lo más visto
Bonaveri se hizo cargo del plantel Sabalero - Pablo Bonaveri junto a Pancho Ferraro, durante el entrenamiento de este domingo por la mañana en el predio sabalero. Fue a puertas cerradas pero allí estuvo El Litoral para tomar las correspondientes notas gráficas de la primera práctica post-Lavallén. -
Actualidad Sabalera
Dirigentes elogiaron el abrazo de Macri y Alberto Fernández en la misa de Luján -  -
Política
Hallan una avioneta narco abandonada en un campo  - Al momento del hallazgo la avioneta estaba con sus puertas laterales cerradas, sin ocupantes y sin cargamento. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?