https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 23.12.2019 - Última actualización - 24.12.2019 - 7:05
9:16

A 40 años del mayor momento de gloria en su historia…

Cuando el reglamento hizo que Unión "perdiera" sin perder

Fue la final del Nacional de 1979 ante un River de campeones del mundo. El partido de ida terminó 1 a 1 en Santa Fe y la revancha 0 a 0 en el Monumental. River fue campeón por el gol de visitante, algo que la Conmebol evalúa abolir pero que hace cuatro décadas privó a Unión de ser campeón.

 <strong>Foto:</strong> El Litoral
Foto: El Litoral

Foto: El Litoral



A 40 años del mayor momento de gloria en su historia… Cuando el reglamento hizo que Unión "perdiera" sin perder Fue la final del Nacional de 1979 ante un River de campeones del mundo. El partido de ida terminó 1 a 1 en Santa Fe y la revancha 0 a 0 en el Monumental. River fue campeón por el gol de visitante, algo que la Conmebol evalúa abolir pero que hace cuatro décadas privó a Unión de ser campeón. Fue la final del Nacional de 1979 ante un River de campeones del mundo. El partido de ida terminó 1 a 1 en Santa Fe y la revancha 0 a 0 en el Monumental. River fue campeón por el gol de visitante, algo que la Conmebol evalúa abolir pero que hace cuatro décadas privó a Unión de ser campeón.

Era un domingo radiante de sol aquél 23 de diciembre de 1979. El fútbol argentino, campeón del mundo, atravesaba por su momento de gloria por lo ocurrido en el 78. Unos meses antes, los juveniles con Diego Maradona a la cabeza se habían consagrado, también, campeones en Japón. Y Unión estaba ahí, metido entre los mejores. En 1978 peleando el título del Metropolitano con Quilmes y Boca, y perdiendo en semifinales del Nacional con River. Y en ese histórico 1979, llegaba a la final del Nacional con ese River de Angel Amadeo Labruna que parecía imbatible. Unión estaba allá arriba y con un equipo nutrido de jugadores nacidos en el club, más cuatro o cinco elegidos de manera cerebral y quirúrgica para reforzarlo. Eran 14 o 15, más no. Los titulares se recitaban de memoria y luego había 3 o 4 que se repetían a la hora de entrar en los segundos tiempos o por algún lesionado… ¿Lesionados?... Ese equipo no sabía lo que era lesionarse. Jugaban miércoles y domingo sin quejarse. Por eso valoraron siempre y tanto al profesor Rodolfo Rodríguez, el preparador físico de Reynaldo Volken, el hacedor de ese equipo que tenía “un segundo técnico” adentro de la cancha, que era el “Oveja” Telch; o directamente, el “Viejo”, como lo llamaban sus compañeros.

 

Se pueden contar mil anécdotas, pero hay una que enaltece a aquél grupo. Cuando se jugó la primera semifinal, ante Atlético Tucumán y en Tucumán, el plantel regresó en micro. Cuatro días después había que jugar la revancha. Llovía torrencialmente y el micro se fue a la banquina y quedó inclinado, casi a punto de volcar, empantanado en el barro. No faltaba mucho para llegar a Santa Fe y la decisión fue la de regresar “a dedo”. Nadie se quejó, casi lo tomaron como una aventura risueña. Así fue. Habían ganado 2 a 0 y el domingo, con el 15 de Abril reventando de gente como siempre en aquella campaña, volvió a ganar 2 a 0 y dejó en el camino a uno de los grandes del interiores (antes hizo lo mismo con el increíble Talleres plagado de figuras y campeones del mundo). La otra anécdota es que luego de ese segundo partido con Atlético Tucumán, la revista El Gráfico juntó en el medio de la autopista a Roberto Telch y a Leopoldo Luque, el delantero de River que venía de vencer 3 a 1 a Rosario Central en la otra semifinal, en una producción que fue tapa y puso a Unión bien allá arriba en la consideración nacional.

 

Rubén Decoud era un joven que había jugado en Unión y que por ese entonces era infaltable en las tribunas del 15 de Abril. Luego, la vida lo llevó a una prolongada etapa dirigencial donde le tocó llegar a lo más alto. Es el referente de Glorioso ’89. Y fue el que tuvo la idea de juntar a aquellos muchachos de hace 40 años. Algunos están lejos y les resultó imposible, caso el Chango Cárdenas, Víctor Hugo Arroyo o Pomelo Ribeca; el Choclo Regenhardt está intervenido de la cadera; y a la cita acudieron Nery Pumpido, Fernando Alí, Eduardo Stehlick, Eduardo Sánchez, Carlos Santos Mazzoni, Hugo López y Víctor Alfredo Bottaniz, que después de una dilatada y exitosa trayectoria en Unión, había sido vendido después del primer partido de ese Nacional, a Racing, por lo que hay que contarlo también como subcampeón. La cita fue en La Citi, con otros dos anfitriones bien futboleros y tatengues: Gustavo Nepote y Adrián Papaleo.


 

El Turco, a puro gol 

 

“Por un reglamento injusto no pudimos ser campeones, fue una lástima porque ese grupo de jugadores se lo merecía, veníamos jugando juntos desde hacía un par de años y estábamos en el momento justo”, cuenta el Turco Alí, que había llegado en 1976 del sur (jugaba en Huracán de Comodoro Rivadavia) y una vez que se acomodó, resultó implacable y se convirtió en el goleador histórico, hasta ahora no superado por nadie en Unión.

 

“¿Qué gol recuerdo?, los que les hice a los equipos grandes, a Boca o a River”, dice el Turco, quien no duda en marcar a Saporiti como el defensor que le traía complicaciones. “Era muy rápido y jugaba bien, se proyectaba al ataque. A Saporiti siempre me costó pasarlo. Yo era rápido y había defensores a los que superaba con la velocidad; la tiraba larga y listo. Con él no. Me costó siempre”, finaliza el Turco, sin dudas “el jugador a marcar” por parte de los delanteros rivales, más allá de que estaba el tucumano Paz en ese equipo y volantes con gol, como el caso de Ribeca o Pitarch.

 

“Valíamos 2 pesos con 50” 

 

“Jugué el primer partido con Ferro y me transfirieron a Racing. A la final la ví desde el banco de suplentes, porque nosotros ya habíamos terminado y estábamos de vacaciones. Fue maravilloso aquello y se nos escapó por poco”, cuenta “Lito” Bottaniz, quien recuerda también que a excepción de él y Batata Merlo (transferidos a Racing) y Víctor Hugo Giachello, el equipo era el mismo de las grandes campañas del 78.

 

“Nos mirábamos la cara y sabíamos lo que teníamos que hacer. En ese momento, valíamos 2 pesos con 50 y la gente no sabe que pasamos por momentos económicos durísimos, estuvimos casi 4 meses sin cobrar pero le metíamos una pasión bárbara. Fue algo inolvidable para mí”, señala Lito, quien había llegado en el 75 de River, con apenas 20 años, se enamoró de Santa Fe y de Unión y jugando para Unión llegó a la selección de Menotti y se quedó afuera junto con Maradona y Bravo a pocos días del Mundial de 1978.

 

Hay un dicho que señala que “nadie es profeta en su tierra” y a Lito, hoy trabajando para Boca, captando talentos en la zona Litoral, le cuesta el reconocimiento por parte de Unión. “No quiero pegarle a ningún dirigente, pero hay cosas que hacemos mal en el fútbol argentino. Es que a veces la gente no escucha a aquellos que quieren hacer cambios, no les dan la posibilidad. Por suerte hay otros lugares desde los que nos buscan y eso es reconfortante. Nosotros regábamos la cancha de Unión con transpiración, amor y pasión. No de ‘biri biri’ o de verso, lo hacíamos en serio. Yo le agradeceré siempre a Unión porque me dio la posibilidad de trascender, no me olvido de eso, llevo casi 50 años en la ciudad. Volver a Unión es una cuenta pendiente, a lo mejor no hay tiempo, pero uno siempre quiso y no pudo”.

 

La portada de El Litoral del día siguiente a la finalFoto: El Litoral

 

“La puedo contar”

 

 

Eduardo Sánchez era uno de los más jóvenes de aquél grupo y junto al Loco Stelhick se los puede catalogar como “los jugadores número 12”, porque eran el primer recambio que tenía Volken. La vida lo golpeó duro a Eduardo (perdió parte de su familia y hace poco tuvo un serio accidente), pero estuvo firme en la cita y la pasó bien. “Acá estoy, todavía de pie para poder contarla”, arrancar el ex volante tatengue, que luego también integró aquel equipo del 89.

 

“Estoy muy bien, gracias a mi hijo y muchos amigos que me ayudaron a levantarme y acá estoy, fuerte para pelearla”, arranca Eduardo, quien recuerda que “a mi me hizo debutar Pipo Ferreiro en el 77”.

 

En ese equipo de 1979, Volken había puesto a Mario Alberto en el medio para que le diera una mano a Telch, quien se encargaba de ser el eje con Pitarch y Ribeca a la hora del juego. Eduardo Sánchez era un jovencito que ya “pintaba” lindo. Y tiene su propio recuerdo de ese partido ante River. “Concentré, pero no estuve en el banco. Volken había traido a un muchacho de Racing, de apellido Torres, y prefirió a él porque tenía mayor experiencia. Fue inolvidable, lo sufrí muchísimo”.

 

“Algo está pasando en Unión que no progresamos. No me gusta meterme en la política del club, pero siempre digo que Unión tiene que hacerle honor a su nombre, formar una gran familia como en otros tiempos. Es como el país, si estamos peleados, nunca podremos salir adelante”, señala.

 

“Soy católico, creo mucho en Dios y la Virgen, tengo que salir a trabajar todos los días, no estoy en lo económico como muchos de estos muchachos que están acá, pero bien ahora de salud. Hay que ser duro y afrontar las cosas que te pone enfrente la vida”, concluyó Eduardo Sánchez, que fue el último en retirarse junto con Rubén Decoud.


 

“Mi gol fue en contra”

 

Adentro transmitía seguridad y firmeza; afuera de la cancha, un tipo admirado y respetado por todos. Carlos Mazzoni provocó uno de los estallidos más fenomenales en la cancha de Unión, cuando en el partido de ida clavó el 1 a 0 parcial, de tiro libre (después empató el Beto Alonso). “Me la tocó el Cordero Telch y le pegué. La pelota se desvió en la pierna de Alonso, el Pato Fillol fue para un lugar y la pelota salió para el otro”, cuenta “Pata” Mazzoni e interrumpe Decoud: “El no lo va a decir, pero se desvió muy poquito y entró bien abajo, junto al palo y a rastrón. El Pato no llegaba”.

 

¿Cómo fue la noche previa?, lo dice uno de los estandartes del equipo: “Estábamos confiados, a los rivales se les hacía difícil ganarnos. Teníamos mucho amor propio. Fijáte que Nery recién empezaba y sin embargo ya salía, gritaba, ordenaba desde el arco. El gol que hice en el partido de ida fue el más importante de mi carrera. Por algunos minutos nos sentíamos campeones en ese momento. Y si el Loquito Stelhick la hubiese metido en la revancha, hoy era otra historia. Hizo una linda jugada, cerró los ojos y le pegó… Lo que pasa es que le pegó bien… Si le pegaba como le pegaba siempre él, o sea mal, era gol”, dice “Pata” y estalla en una carcajada sabiendo que Eduardo Stelhick lo estaba escuchando.

 

“Fuimos campeones morales”

 

Hugo López hacía un surco por derecha. Cuenta en la intimidad que en un par de ocasiones estuvo hablando con Menotti. Cuando el Flaco lo pone a Olguín de “4” (era central), Hugo López estaba en un momento extraordinario y por eso se lo llevó Vélez. En estos tiempos, seguro que hubiese jugado en la selección.

 

“Eramos pocos jugadores, nos entendíamos de memoria y por eso logramos cosas importantes. Nosotros no perdimos en la cancha, River nos ganó con el reglamento de gol de visitante que fue muy injusto. Por mi lado se tiró mucho Leopoldo Luque, junto con el Nene Commisso. Nosotros los anulamos y en la primera final estábamos a punto de ganar y el Beto nos empata el partido sobre el final. La historia nos pondrá como campeones morales de aquel Nacional”, termina ese hombre que se quedó con las ganas de ponerse la celeste y blanca que merecía.

 

También llegaron Pumpido, quien siempre recuerda que “más allá de esa jugada del Loco Stelhick en el final, hubo otra del Flaco Pitarch en el primer tiempo que fue más clara todavía”, en aquella final de hace 40 años. Y siempre dice que cambiaría varios de sus títulos logrados por ese que no pudo ser con Unión, “porque es el club del que soy hincha y al que llegué desde chiquito y en el que crecí y me formé como persona y jugador”, y el Loco Stelhick, a quien Liga de Quito le dio un respiro para pasar las fiestas en Santa Fe y contó una linda anécdota con el siempre bien recordado “Robot” Mario Alberto: “Yo ya jugaba en Chacarita y había venido a Santa Fe. El se había ido de Unión y un día me pasó a buscar por mi casa en la moto para irnos a Buenos Aires a verlo a Unión con Ferro. Mi vieja me quería matar. Me dio el casco y nos fuimos a Buenos Aires. Una locura”.

 

Y así se fue la noche, entre recuerdos, anécdotas y emociones. Ellos hicieron grande a Unión en una época en que el fútbol argentino rebalsaba en logros y gloria. Inolvidables por siempre, aquellos muchachos del 79.

 

“Ese del 79 es el mejor equipo de la historia del club. La mayoría eran jugadores surgidos de las inferiores del club. Ojalá Unión se acuerde de ellos y les brinde el debido lugar. Yo formé parte del 89, pero estos muchachos formaron un equipo extraordinario e inolvidable”. Rubén Decoud, ex dirigente y referente de Glorioso 89

 

SINTESIS

 

River……..0

Unión…….0

 

Jugado: el 23 de diciembre de 1979.

Nota: River fue campeón por el gol de visitante. En la ida, habían empatado 1 a 1 en Santa Fe.

Cancha: River.

Arbitro: Jorge Romero.

River: Fillol; Saporiti, Lonardi, Passarella y Héctor López; Juan José López, Merlo y Alonso; Pedro González, Luque y Commisso. D.T.: Angel Labruna.

Unión: Pumpido; Hugo López, Mazzoni, Cárdenas y Regenhardt; Alberto, Telch, Pitarch y Ribeca; Paz y Alí. D.T.: Reynaldo Volken.

Cambios: en River, Ramón Díaz por Pedro González. En Unión, Stelhick por Paz y Arroyo por Alberto.

Autor:

Enrique Cruz


Temas:


Sin rumbo, Colón fue goleado en Rosario -  -
Actualidad Sabalera
Increíble: el gobierno provincial no envía multas por exceso de velocidad - ¿Funcionan los radares? Sí, funcionan. Lo que no funciona es el envío de las multas a los infractores. -
Política
Renunció el secretario de Hacienda de la provincia -  -
Se viene el comienzo de clases y el colectivo ¿cuándo pasa? - Plaza del Soldado. Es la principal parada de colectivos de la ciudad, donde se agolpan gran cantidad de pasajeros, enojados hoy con la demora en la frecuencia. -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?