https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 30.12.2019 - Última actualización - 12:50
7:44

Ganadería del pastizal en Cayastá

Pasto, carga y proyección


En el Establecimiento “El Dorado” decidieron apostar por un emprendimiento de pastoreo racional con genética Aberdeen Angus sustentado en las pasturas, el manejo de parcelas y las altas cargas. Porque menos costo es más ganancia. 

 




Ganadería del pastizal en Cayastá Pasto, carga y proyección En el Establecimiento “El Dorado” decidieron apostar por un emprendimiento de pastoreo racional con genética Aberdeen Angus sustentado en las pasturas, el manejo de parcelas y las altas cargas. Porque menos costo es más ganancia.    En el Establecimiento “El Dorado” decidieron apostar por un emprendimiento de pastoreo racional con genética Aberdeen Angus sustentado en las pasturas, el manejo de parcelas y las altas cargas. Porque menos costo es más ganancia.   


Federico Aguer 
faguer@ellitoral.com

Lo primero que impresiona al transitar los callejones de “El Dorado” es la naturaleza en todo su esplendor. Un campo que supo ser arrocero, agrícola, y que hoy desembocó en la ganadería ciclo completo con animales integrados a un ecosistema único, donde la biodiversidad “explota” a cada instante, y regala imágenes deslumbrantes a cada paso. 


“El Dorado” es un campo con un potencial productivo “extraordinario” basado en los ambientes que posee, afirma Daniel González, quien asesora profesionalmente desde hace unos 5 años junto al equipo de trabajo de Carlos Hernández, titular de la firma. 


“Carlos desde el inicio marca las pautas generales del trabajo, basado en una recuperación de los lotes con relieve alto para implantar especies forrajeras de producción otoño invierno primavera (tal es el caso del rygrass, el lotus y el melilotus), sumado al aprovechamiento sustentable de los ambientes bajos que predominan en la estancia, tales como cañadas con canutillares de lrsia y luziola o de echinocloas perennes”, agrega el profesional.

 

Planificación ganadera. Hernández apostó por el ciclo completo en base a los buenos pastos naturales e implantados. 

 

La lección del agua 

 

 

En el año 2016 el campo se vio anegado en su mayor parte por la crecida del Paraná. Hubo entonces que reubicar los vientres en campos arrendados, y cuando el agua se retiró no quedaba nada en la superficie. “Decidimos hacer la siembra aérea de 650 has de raygrass en distintos ambientes, a medida que se iban secando”, recuerda González. La respuesta fue excepcional y a partir de allí iniciaron la recuperación forrajera tan importante para el rodeo en su conjunto. 


Desde hace dos campañas vienen desarrollando una ganadería netamente pastoril basada en el trabajo en equipo para lograr mantener en buen estado corporal a los vientres al momento del servicio (la recría de las vaquillas de reposición), y sobre todo anexar una recría para lograr a futuro el novillo pesado a campo. 


“A la recría la hacemos dividiendo los lotes de terneros destetados por peso, en tres etapas. La primera para los terneros y terneras provenientes de vaquillas de primera parición que van a destete precoz. Luego, los terneros y terneras cabeza de parición (con 170 180 kg), que van directamente al rotativo en praderas. Por último, los terneros y terneras entre 150 a 170 kg que van a pastoreo rotativo en praderas con suplementación proteica estratégica”, explica González.

 

Muñeca y pasto 

 

En el campo hacen un manejo de las pasturas perennes a través del pastoreo rotativo. “Y esto significa capacitar gente, pero la zona no tiene mano de obra capacitada para tal fin, ya que el peón está acostumbrado al trabajo con la vaca de cría en forma extensiva”, y ese es todo es todo un desafío.


De allí que los momentos de clausura de lotes sean una clave para el progreso de la pastura en el ciclo venidero, por lo que manejan altas cargas al final del verano para favorecer el nacimiento de especies de otoño invierno y primavera, evitando el uso de herbicidas. 


En este sentido, los campos altos con este tipo de pasturas son exclusivamente aprovechados con los terneros destetados en el otoño (unos 210 días al año). Luego se dejan semillar en noviembre y más tarde se aprovechan con especies autóctonas de gran valor nutritivo (como ser Pasto macho, Pasto miel, Pega Pega, Alpistillo, y Cyperáceas en estado vegetativo). “Es notable el avance en calidad y cantidad de especies de valor forrajero que viene evolucionando con este manejo”, afirma el especialista.

 

Biodiversidad. En "El Dorado", la ganadería se integra a un paisaje donde los yacarés, carpinchos, nutrias y aves de todo tipo, demuestran un claro camino para la actividad en la zona. 

 

Juntos ganamos más 

 

 

Las cargas que se manejan son altas en corto tiempo, de 5 a 8 terneros/ha, hay un personal específico para el manejo diario del rotativo. La recría alterna también con lotes puros de Echinocloas perennes de altísima productividad (9000 kg/MS/ha) con alta carga, y el aprovechamiento es exclusivo hasta que se manifiestan las heladas. “Son verdaderos lotes de engorde que soportan alta carga y poseen un extraordinario rebrote cuando tienen un pelo de agua”, aseguran. 


Luego pasan a lotes clausurados en el final del verano con pasto natural (ex lotes arroceros en vía de recuperación); de relieve muy bajo con gran diversidad de especies forrajeras autóctonas como ser Leersia, Alpistillo, Verdolagas, Porotillos, cyperaceas, carex, etc. 
“Este ambiente es motivo de observación por el grupo de trabajo, ya que vemos y destacamos el tiempo que tarda un suelo y ambiente que fue arrocero en volver a ser un buen lote ganadero”, dice González. Y agrega que una vez transcurrido el paso de los terneros por estos tres ambientes, regresan al punto de inicio, es decir al rotativo de praderas implantadas, reiniciando de esta forma todo el circuito. 

 

Metiendo kilos 

 

El aumento diario de peso vivo oscila en promedio entre 400 a 500 grs/cab/día, es decir un ritmo bajo para los parámetros normales de la recría pero son obtenidos con bajísimos costos.


“Por otro lado, hacemos un aporte interesante para el manejo de la vaca de cría aprovechando la infraestructura de la ex arrocera para anegar el campo y generar las condiciones favorables para las especies llamadas pastos de agua”, explica el asesor técnico. La idea es avanzar en la división de lotes a través de ambientes para favorecer el pastoreo según la estación del año y las clausuras estratégicas. 


El Dorado maneja hacienda Aberdeen Angus con un frame mediano, una hacienda que desde lo genético posee un alto valor carnicero y presenta una alta adaptación a las condiciones de la costa santafesina. De hecho, son pocos los campos ganaderos de la ruta provincial Nº1 que crían esta raza con éxito en la adaptación.
“Hacemos una ganadería basada en el pastizal natural, en la observación de los cambios de ese pastizal. En las reuniones de personal trabajamos con aportes constructivos y con una planificación forrajera que nos permite realizar un ciclo completo a bajo costo”.

Los resultados económicos muestran viabilidad del sistema. “Hacemos una alimentación pastoril muy sustentable, venimos de varios años “Niño” con lluvias por encima de lo normal que nos permitió armar este sistema de ciclo completo muy económico en comparación con los de otras zonas ganaderas”, insiste González.

 

En primera persona 

 

Según Carlos Hernández, titular del establecimiento, la apuesta es a una ganadería de ciclo completo (cría, recría e invernada), con la mirada en el novillo pesado de exportación surgido en el pastizal. “Es un sistema intensivo rotativo. No son estructuras estrictamente fijas como el Voisin; es un lote con vaquillonas de recría de reposición (futuras madres), donde engordan 100 kilos a pasto. A partir de esta comida, se deja hasta diciembre semillar el lote. El 31/12 se empieza a comer de vuelta. Van a semillar todas las especies de invierno, como el rygrass, lotus, trébol blanco, y otras pasturas naturales. El 1/4 se pasa una desmalezadora lo más baja posible y se espera de acuerdo al clima, la humedad o la temperatura, el rygrass viene con un gasto mínimo y mantenemos una pastura permanente”, resume Carlos.

 

El pasto, la base de todo 

 

“Aprovechamos este esquema para sistematizar unas 200 hectáreas junto con otros montes, unas 600 has que en diciembre se clausuran para los destetes de marzo. Para que los terrenos pasen su recría de invierno en estos potreros”, dice. Los terneros se clasifican al destete y se van a otros potreros, y a los más chicos se los trae para una recría mas controlada de más calidad. Y se puede ayudar con algo de suplemento ya sea expeller o maíz pero siempre a base de pasto. 


“Acá históricamente se hizo un poco de todo: arroz, sorgo para una recría a corral, y ahora se hace este sistema mucho más económico, con muy buenos resultados y una gran ganancia diaria, en la ecuación costo beneficio no hay con que darle”, dice en concordancia con su asesor. 


“Nosotros no pulverizamos con glifosato para no matar las especies de verano. Es un planteo muy desarrollado en Brasil y Uruguay, ellos lo utilizan a fondo. Hace años han eliminado el glifosato y usan la desmalezadora. Esto lo aprendí en los Congresos de la Alianza del Pastizal. Técnicas que se adaptan a las características de cada campo, y para lo cual se requiere de mucha observación”.

 

Costos y renta 

 

Hernández lo ve como una producción más económica. Aprender a manejar el pasto es una base central para una ganadería más rentable y con menos dependencia de los insumos. Además, “para aquel que quiera una carne más natural, en los campos bajos de Santa Fe podemos engordar los novillos en las cañadas, es una oportunidad que no podemos desaprovechar”. 


Según Carlos, un animal engordado a pasto tiene otro sabor. “Estamos trabajando sobre eso, por las razones y por que tenemos una convicción ambiental, apuntar a lo que sea una producción amigable con la naturaleza, generar menor impacto posible, la ganadería es unas de las actividades que mejor conserva le medio ambiente”. 


Y agrega que este pastoreo racional “le gana a la agricultura y conserva la biodiversidad de manera única. Tenemos pájaros, yacarés, pumas, y quienes lo valoran lo tienen que tener en cuenta como una alternativa de alimentos producidos con esta tecnología de procesos, mucho más natural”. 


Actualmente, le están vendiendo a una cadena francesa de supermercados en el país con marca propia “Huella natural”. Para Hernández, esto en el mundo se paga. “En EE.UU. se ven en la góndola de carne a pasto y de feedlot y con un precio del 30 % más alto. La ecología se paga un poco más”. Además, atrás de “El Dorado” está el campo de “La Helena”, unas 3.000 has declaradas como reserva provincial de usos múltiples, que cuenta con unos algarrobales de 500 años. “Es un campo que está intacto, nunca se metió un arado, y tratamos de conservarlos de la mejor manera”, manifiesta Hernández en relación al que fuera una de las estancias del Brigadier Estanislao López, donde pastaban los caballos del ejército de Santa Fe.


 
Cambio rural ganadero

 

En la zona de Cayastá se constituyó un grupo de Cambio Rural conformado por nueve productores ganaderos de cría del departamento Garay, y ya llevan unos 18 meses trabajando juntos. Trabajan unas 1900 has en suelo firme y unas 600 has de isla dedicada a la ganadería y engorde en isla. La base forrajera en el campo alto lo constituye el pastizal natural que mediante un buen uso y manejo promete mayores niveles de producción de carne con respecto a otras zonas y unas pocas hectáreas de praderas artificiales implantadas. Tienen un buen nivel genético en la hacienda y los porcentajes de destetes oscilan en el orden del 60%. La mayoría de los productores están aumentando paulatinamente la superficie bajo pradera apuntando a las reservas forrajeras invernales y a crear modelos de recría en base a praderas megatérmicas, complementado con clausuras de campos naturales, el aprovechamiento estratégico de la isla y suplementación estratégica.


Desde el punto de vista económico productivo para el grupo es prioritario aumentar la producción de carne por hectárea para ello se puso en práctica varios modelos productivos de recría de producción propia en base a los recursos forrajeros disponibles.
Esta estrategia le permite dar un valor agregado a la producción de la cría agregando unos 100 kg al ternero destetado en el otoño, pasando el invierno y obteniendo un alto precio de mercado con un producto ideal para las pretensiones del feedlot. En la zafra 2018/2019 se recriaron unos 800 terneros que actualmente están aprovechando las bondades de la isla como entorno productivo. Los modelos de recría se inician en marzo abril con el destete y terminan en noviembre. Si bien la escala es menor que en “El Dorado”, la filosofía es similar, y permite avizorar un camino alternativo y superador. 

Contanos lo que pasa en tu campo

Mostranos con fotos o videos cómo es tu planteo productivo; comentanos lo que pasa en tu zona o denunciá si estás sufriendo algún problema. Hacelo por Whatsapp al(+54)(342)4082678.

Más noticias en Campolitoral




Dos horas de diálogo, dos Poderes y otros números - Obras paradas, prioridades y giros demorados. La cabeza de la justicia santafesina con el gobernador y parte de su gabinete. -
Política
Falleció el nene que intentó ahorcarse en Reconquista -  -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?