https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 30.12.2019 - Última actualización - 9:38
9:35

Tom Hanks y sus películas

Un Cary Grant del siglo XXI

En enero llegará a las salas de cine de la Argentina “Un buen día en el vecindario”, el último film del actor de “Forrest Gump”. Excusa para realizar un repaso por los diez mejores personajes que compuso en 30 años de carrera.


El capitán Phillips debe enfrentar el secuestro de su barco en el film de 2013. Foto: Columbia Pictures
+3







Tom Hanks y sus películas Un Cary Grant del siglo XXI En enero llegará a las salas de cine de la Argentina “Un buen día en el vecindario”, el último film del actor de “Forrest Gump”. Excusa para realizar un repaso por los diez mejores personajes que compuso en 30 años de carrera. En enero llegará a las salas de cine de la Argentina “Un buen día en el vecindario”, el último film del actor de “Forrest Gump”. Excusa para realizar un repaso por los diez mejores personajes que compuso en 30 años de carrera.

 

A Cary Grant siempre hacía de buen tipo. Era como una suerte de especialidad. Aún en las películas de suspenso que hizo bajo las órdenes de Alfred Hitchcock, donde sus personajes estaban atravesados por la ambiguedad, nada pudo erosionar esa imagen de afabilidad tan característica. Si hubiera que pensar en un actor de estos tiempos capaz de proyectar un carisma similar, Tom Hanks es uno de los nombres más atinados. Es que el antiguo comediante devenido en estrella hollywoodense, logró imponer a todas sus interpretaciones una aura de sencillez y benevolencia que lo hace mucho más cercano para el espectador. 

 

En enero de 2020, llegará a los cines nacionales la última película de Hanks: “Un buen día en el vecindario”. Se trata de un biopic de Fred Rogers, el creador y presentador de un conocido programa de televisión para niños en la Norteamérica de los años ‘60. La crítica señala que su actuación es “embriagadora” (Owen Gleiberman en Variety) y la cantidad de premios a los que está nominado parece refrendar esto: Globos de Oro, Critics Choice Awards, Asociación de Críticos de Chicago, Satellite Awards y Sindicato de Actores (SAG). Utilizaremos esta novedad cinematográfica como punto de partida para repasar diez personajes de Tom Hanks que lo convirtieron en el respetado intérprete que es hoy.

 

Josh Baskin en “Quisiera ser grande” (1988): En los ‘80 Tom Hanks era uno más entre los actores más o menos agraciados que hacían comedias de todo tipo. Hasta que le llegó este papel que lo llevó a su primera nominación al Oscar. La historia de un adolescente de 13 años que se convierte en un hombre de 30 a partir de un deseo pedido en una feria, le proporciona a Hanks un material que explota en todo su potencial: se convierte en un niño “atrapado” en un cuerpo adulto.

 

Andrew Becket en “Filadelfia” (1993): En este film dirigido por Jonathan Demme, Hanks interpreta a un abogado que es despedido de la empresa en la que trabaja cuando descubren que padece Sida. La trama se sitúa en la lucha judicial que emprende, en la discriminación que sufre Andrew y en sus conflictos ante la inminencia de la muerte. La escena en la cual se emociona mientras trata de explicar el sentido de una ópera a Denzel Washington, es una de las cumbres de su carrera.

 

Forrest Gump en la película homónima de 1994: El director Robert Zemeckis emocionó a todo el mundo con este sensible repaso de la historia norteamericana de la segunda mitad del siglo XX desde la perspectiva de un hombre de bajo coeficiente intelectual, pero con una habilidad especial para estar en el lugar justo en el momento adecuado. Uno de los personajes más logrados de los ‘90, que le valió el Oscar a Hanks, quien lo construyó con sutileza y mucha observación.

 

Capitán John Miller en “Rescatando al soldado Ryan” (1998): En este film de Steven Spielberg sobre la Segunda Guerra Mundial, a los actores casi nos les queda espacio de acción. Es que el acento está puesto en la espectacularidad de los enfrentamientos. Sin embargo, Hanks es capaz de utilizar ese estrecho margen para otorgar a su personaje una calmada resignación que lo carga de liderazgo frente a los soldados de su grupo, que tienen que afrontar una misión casi suicida.

 

Chuck Noland en “Náufrago” (2000): Bajo la conducción de Robert Zemeckis, Hanks realiza uno de sus papeles más complejos y exigentes, que le granjearon reconocimiento mundial. Es que en esta versión moderna de Robinson Crusoe, su personaje debe permanecer durante varios años aislado en una isla tropical, donde debe aprender a sobrevivir con la única compañía de una pelota de voley a la que le pinta una cara y le pone un nombre: “Wilson”.

 

Michael Sullivan en “Camino a la perdición” (2002): Tal vez el papel donde Hanks más se aleja de los estereotipos que supo construir sea el que desarrollan en esta mezcla de drama y policial negro que lleva la firma de Sam Mendes. Es que encarna a un asesino a sueldo que, pese a la lealtad que tiene por su jefe (Paul Newman), se ve obligado a huir para salvar a su hijo, testigo involuntario de un crimen. La angustia que destila Sullivan lo hace tan cercano como genuino.

 

Profesor G.H. Dorr en “El quinteto de la muerte” (2004): En esta remake del film inglés de Alexander MacKendrick al actor de Forrest Gump le tocó un desafío interesante: debía realizar su propia versión del personaje que había compuesto Alec Guiness en la versión original. Lo logró con creces: su composición de un arrogante intelectual sureño, algo anticuado, que ama a Edgar Allan Poe y planea el robo perfecto, es divertido e irónico a la vez.

 

Victor Navorski en “La terminal” (2004): Muchos acusaron de aburrida y edulcorada a esta comedia dramática de Steven Spielberg sobre un ciudadano de un país pequeño de Europa que se ve obligado a permanecer por varios meses en el aeropuerto de Nueva York. Sin embargo, es el trabajo de su actor protagónico lo que hace la diferencia. Hanks desarrolla la arista empática de su criatura y lo más divertido y entrañable está en las relaciones que establece con su nuevo entorno.

 

Richard Phillips en “Capitán Phillips” (2013): El film dirigido por Paul Greengrass inspirado en hechos reales ocurridos en 2009, cuando un buque carguero fue abordado y retenido por piratas somalíes, le otorgó a Hanks la oportunidad de salir de sus habituales registros para convertirse en un hombre común y corriente que, ante circunstancias excepcionales, tiene que recurrir a todos sus conocimientos y a un temperamento que nunca había puesto a prueba hasta entonces.

 

James Donovan en “Puente de espías” (2015): Otra vez bajo las órdenes de Spielberg, Hanks hizo su primera película de espías, al interpretar a un abogado estadounidense que, en plena Guerra Fría, es enviado por la CIA para negociar la liberación de un piloto encarcelado en la Unión Soviética. La verosimilitud de la trama se sustenta en Hanks: solo él podía hacer tan bien de un hombre íntegro que, en un mundo lleno de intrigas y dobleces, puede mantener su palabra.

Autor:

Juan Ignacio Novak


Temas:


La provincia procura tomar créditos por $ 27 mil millones  -  -
Economía
Todo a pulmón: restauran parte del Code y esperan poder reabrir en un mes - El Code es un icono de la ciudad de Santa Fe. Tras un año de abandono de la obra, sus asociados se pusieron los trabajos al hombro y esperan poder abrir en un mes -
#Temas de HOY: El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Dólar Hoy  Clima en Santa Fe  Crimen en Villa Gesell  Superliga Argentina  Colectivos Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?