https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 04.01.2020 - Última actualización - 19:44
19:41

Piden donantes de sangre para los heridos

Un bombardeo a una escuela militar deja al menos 42 muertos en Libia

Por lo menos 42 personas murieron hoy en un bombardeo a una escuela militar en Trípoli, aparentemente obra de las fuerzas que comanda el mariscal Jalifa Hafter.

 Crédito: Captura de pantalla
Crédito: Captura de pantalla

Crédito: Captura de pantalla



Piden donantes de sangre para los heridos Un bombardeo a una escuela militar deja al menos 42 muertos en Libia Por lo menos 42 personas murieron hoy en un bombardeo a una escuela militar en Trípoli, aparentemente obra de las fuerzas que comanda el mariscal Jalifa Hafter. Por lo menos 42 personas murieron hoy en un bombardeo a una escuela militar en Trípoli, aparentemente obra de las fuerzas que comanda el mariscal Jalifa Hafter.

El bombardeo fue al anochecer en la zona de Juhba y se cree que el número de víctimas podría ser mayor, porque los servicios de asistencia y las ambulancias seguían trabajando entre una montaña de escombros. "Hay muertos por todas partes, y muchos heridos. Pedimos a la población que ayude, se necesitan donaciones de sangre", explicó una fuente médica que cita la agencia EFE.

 

Minutos después del ataque, aviones de combate cedidos por Emiratos Árabes Unidos a las fuerzas de Hafter (LNA) también bombardearon la base aérea de Maitiga, único aeropuerto en funcionamiento de la capital libia, bajo asedio militar desde el pasado 4 de abril. Los enfrentamientos armados entre el LNA y las milicias cercanas al gobierno sostenido por la ONU en Trípoli (GNA) se agudizaron en los últimos días a partir de combates en torno al antiguo aeropuerto internacional de la capital, en desuso desde 2014 pero de alto valor estratégico para la conquista de la ciudad.

 

Según el GNA, el domingo último sus milicias causaron diez bajas a las fuerzas enemigas y destruyeron una decena de carros blindados "cuatro de ellos procedentes de Emiratos Árabes Unidos". Además del apoyo aéreo de Emiratos Árabes Unidos, Hafter cuenta con el respaldo político, militar y económico de Arabia Saudí, Rusia y Francia mientras que al gobierno reconocido por la ONU -que mantiene su alianza de la poderosa ciudad-estado de Misrata-, lo respaldan Catar y Turquía, país este último que esta semana aprobó el envío de más tropas a Trípoli.

 

 

Desde que Hafter levantó el asedio, más de un millar y medio de personas murieron en los combates en la capital, más de 5.000 fueron heridas y unas 100 mil debieron desplazarse. Antes del ataque, Haftar había lanzado una dura acusación contra el presidente turco, Recep Tayip Erdogan, a quien llamó "estúpido sultán turco" y responsabilizó por haber desencadenado "la guerra en toda la región al declarar que Libia es su propio legado".

 

 

Según el sitio online de noticias Libia Akhbar, Haftar llamó a la ciudadanía a armarse en respuesta a una posible intervención militar de Turquía para fortalecer el gobierno de Trípoli. El parlamento turco aprobó el jueves el envío de tropas a Libia a pedido del apoyo militar del gobierno de Sarraj. "Aceptamos el desafío y declaramos la Yihad (guerra santa, NDR) y un llamado a las armas", dijo Haftar durante un discurso por televisión. Y agregó: "Hombres y mujeres, soldados y civiles, a armarse para defender nuestra tierra y nuestro honor".

 

Haftar argumentó que la batalla por la conquista de Trípoli "se expande para convertirse en una guerra feroz contra un brutal colonialista, que ve a Libia como un legado histórico y sueña con revivir un imperio construido por sus antepasados sobre la pobreza y la ignorancia".





Cuál es el protocolo para viajar en transporte de larga distancia -  -
Información General
Falleció con coronavirus una santafesina de 19 años -  -
Regionales
El dólar blue tocó otro récord y el contado con liquidación siguió en alza -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas