https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 10.01.2020 - Última actualización - 18:15
18:14

Punto de mira

El equilibrista

 <strong>Foto:</strong> Archivo El Litoral
Foto: Archivo El Litoral

Foto: Archivo El Litoral



Punto de mira El equilibrista

Por Gustavo J. Vittori

 

En estos días, el presidente Alberto Fernández se mueve sobre la cuerda floja como un funámbulo. Una larga barra de equilibrio lo ayuda a caminar, un pie después del otro, mirando al frente -al futuro- mientras el abismo de la Argentina se abre debajo de él.


El ejercicio tiene múltiples desafíos. Debe mantener la concentración, respirar con ritmo pausado, procesar perturbaciones como las que producen las constantes miradas inquisidoras de propios y extraños-, pero su principal herramienta es el balance que le otorga el empleo de la barra compensadora que, en su caso, es el oficio del político con larga trayectoria.


La última prueba es la reacción, un tanto lenta pero muy pensada, frente al nuevo atropello institucional de Nicolás Maduro en Venezuela, acción que termina de destrozar la Constitución Bolivariana que Hugo Chávez blandió como definitivo estandarte institucional del país caribeño.


A través del ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país, el gauchesco Felipe Solá, quien luego de tomar distancia de la declaración del Grupo Lima al que la Argentina integra sin miras de irse- y de la dura posición estadounidense respecto de la anómala situación venezolana, pegó un fustazo crítico en los ijares del potro que Maduro se empecina en domar a cualquier costo.


Alberto Fernández, antes de ser candidato, y después de serlo, aunque con matices que mitigaban su juicio crítico del régimen madurista en clara concesión a su compañera de fórmula, ha sentado ahora lo que algunos analistas se apresuran en calificar de “tercera posición”. Esta referencia es grata al peronismo histórico “ni yanquis ni marxistas, peronistas”-, pero hiere los oídos del ala izquierda kirchnerista, próxima al pensamiento y praxis de Maduro, patrocinado por quienes, en Cuba, poseen y actualizan el disco duro de la revolución retroprogresista en América latina. 


Cuba es, además, la isla donde permanece en tratamiento médico Florencia Kirchner, la hija a quien Cristina visita con frecuencia. Esta situación fortalece el vínculo de la vicepresidente con el país de los Castro, ya que suma hilos emocionales y afectivos a la trama ideológica que la envuelve cada vez con mayor evidencia.


Se sabe que el mes pasado, en La Habana, Cristina recibió la visita de María Gabriela Chávez, la hija más notoria del desaparecido comandante Hugo Chávez, momento en el que intercambiaron regalos y lisonjas. También se sabe que la ex presidente habla a menudo con líderes del gobierno cubano, empezando por Miguel Díaz-Canel, titular del Consejo de Estado. Otros observadores agregan a la lista a funcionarios de la embajada rusa.


Este es entonces el problema que en su propia coalición además de los reclamos de la oposición- afronta Alberto Fernández al definir la posición del gobierno argentino ante la rampante vulneración del Estado de derecho en Venezuela.


Este es también el motivo de la reaparición del “tercerismo”, recurso que en sus respectivos gobiernos cultivaron Juan Domingo Perón y Raúl Alfonsín. Fernández se respalda en la basa equidistante plantada en la política continental por Andrés Manuel López Obrador, el popular AMLO, presidente de México.


Este es el punto de amarre que le permite decirle a Maduro, a despecho del ala extrema del kirchnerismo, que son “inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto de la Asamblea Nacional para elegir a las nuevas autoridades de su junta directiva”. Y de calificarlo como “un nuevo obstáculo para el pleno funcionamiento del Estado de Derecho”. 


A su modo, hablando con todos, y dándole la razón a todos y a ninguno-, el equilibrista camina hacia su objetivo a través de la cuerda floja.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Ofertas por Sandoval y "Legui" - Nicolás Leguizamón -
Actualidad Sabalera
Tenía mordeduras de ratas la beba desnutrida - Xiomara era la menor de tres hermanos (2, 5 y 9) que vivían con sus padres en una casilla en el barrio Costa Azul. -
#Temas de HOY: El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Dólar Hoy  Clima en Santa Fe  Rosario  Alberto Nisman  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?