https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 12.01.2020 - Última actualización - 8:27
8:20

Primer mes de la nueva gestión provincial

"Las prioridades están puestas en la emergencia"

Rubén Michlig adelantó que antes de que termine enero irán nuevos mensajes a Legislatura, con el objetivo de tener herramientas especiales para atender a una situación que insiste en considerar como grave. “Hubo acciones claras para ponerle un cepo a la gestión de Perotti” aseguró. Las expectativas en el gobierno nacional.

 Crédito: Pablo Aguirre.
Crédito: Pablo Aguirre.

Crédito: Pablo Aguirre.



Primer mes de la nueva gestión provincial "Las prioridades están puestas en la emergencia" Rubén Michlig adelantó que antes de que termine enero irán nuevos mensajes a Legislatura, con el objetivo de tener herramientas especiales para atender a una situación que insiste en considerar como grave. “Hubo acciones claras para ponerle un cepo a la gestión de Perotti” aseguró. Las expectativas en el gobierno nacional. Rubén Michlig adelantó que antes de que termine enero irán nuevos mensajes a Legislatura, con el objetivo de tener herramientas especiales para atender a una situación que insiste en considerar como grave. “Hubo acciones claras para ponerle un cepo a la gestión de Perotti” aseguró. Las expectativas en el gobierno nacional.

El hoy ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig, fue uno de los actores centrales de la fallida transición entre la administración de Miguel Lifschitz y la actual de Omar Perotti. “Parece que hubieran programado una agonía financiera que llegó justo a diciembre”, acota. Remarca que los 30 mil millones de deuda flotante impiden tener fluidez de fondos y reclama herramientas especiales que estaban contenidas en el fallido mensaje de emergencia rechazado el 30 de diciembre por la Cámara de Diputados. Antes de fin de mes, el Ejecutivo insistirá con textos nuevos y confía en que haya madurez política para sancionarlos.

 


“Hoy la prioridad está puesta en la emergencia. No es un discurso. Nos subimos al tigre y la mirada está en poder consolidar el funcionamiento de la administración. Lo dijimos en la página web que armamos en la transición y que no pudimos instalar en la consideración pública. Dijimos que se requería una política fiscal que permita garantizar el funcionamiento del Estado en la transición y en los primeros meses de gestión. Hoy estamos parados en ese problema.
 


Está en riesgo la continuidad del hospital, de la obra pública; se paralizaron las actividades culturales por falta de presupuesto. Hubo una agonía, es como que hubieran programado una agonía financiera que llegó justo a diciembre. Se nos dice, ‘el socialismo pagaba’. Sí, pagaba sueldos y no otras cosas. Siempre puedo pagar los sueldos, lo que no puedo es toda la vida pagar sueldos nada más. Por pagar sueldos, la deuda flotante tomó un volumen alto que hace que contratistas paren las obras, proveedores dejen de proveer y corten los servicios. Tenemos una deuda de diez millones de dólares con los servicios informáticos. Perdidas las elecciones, el gobierno saliente no fue ordenando las cosas, priorizó sueldos y cláusula gatillo a costa de poner en riesgo la prestación de los servicios básicos del Estado. 

 


- Usted fue partícipe de reuniones de la transición ¿Por qué fracasó?


- Le costó a Miguel Lifschitz asumir la derrota electoral. Dijo que iba a gobernar hasta el 10 de diciembre, sin restricciones. Fue toda una definición. Usar el poder hasta último momento indicaba que estaba iniciando un proceso político de cara a las elecciones del 2021 y del 2023. Solamente así se puede entender como las acciones políticas que derivaban en acciones de gastos, llevaron a esto. En junio dijimos que los gastos seguían a la inflación y estaban diez puntos por arriba de la recaudación, que si no se corregía terminaríamos con déficit de 15 a 20 mil millones de pesos. Pasó eso y en el medio hubo acciones claras para ponerle un cepo a la gestión de Perotti. Lo de Presupuesto no tuvo justificativos reales. Se lo presentó a fines de octubre, cuando en épocas normales el Frente lo presentaba en noviembre. Se avanzó con pliegos, con una ley para el plan Abre, se buscó avanzar con una ley de obras menores que incorpore a Santa Fe y Rosario; se mandó el proyecto de continuidad de estabilidad fiscal, se dio continuidad a la cláusula gatillo sin mirar el impacto en el Tesoro. No se puede entender todo eso sin la idea de embretar al próximo gobierno. 

 


- ¿Para desalambrar todo esto es necesaria la megaemergencia?

 


- No, la ley de emergencia es necesaria para atender los efectos de esa política. El déficit cercano a los 20 mil millones genera dificultades en el funcionamiento del gobierno para pagar sueldos, proveedores, servicios, contratistas. El gasto hoy sigue por arriba de la recaudación y hasta que la brecha no se cierre, obliga a recurrir a medios extraordinarios de financiamiento. 

 


- La oposición dice que esos medios están en el Presupuesto
 


- No, el Presupuesto solo habilitó a consolidar la deuda, pero tiene otras trabas. El presupuesto de gastos corrientes se incrementó con respecto a la ejecución del 2019 en el orden del 23%, pero paradójicamente el presupuesto para bienes de capital respecto a la ejecución 2019 se duplicaba, y nos vimos obligados a pedir la transferencia de créditos de gastos de capital a gastos corrientes. Obtuvimos una modificación parcial que va a resultar insuficiente en el ejercicio, vamos a necesitar transferir más créditos de capital a gastos corrientes para atender cuestiones elementales.


- La reforma impositiva no le dio herramientas para mejorar la recaudación?
 


- No, la reforma es recuperar los niveles de inflación. El Inmobiliario en promedio está en el orden de la inflación esperada más allá del tope del 65%. En Ingresos Brutos hay una pequeña modificación de gravar cerealeras del 1,5 al 2%. Se mantiene la estabilidad fiscal y se terminó la reforma. No hay reforma impositiva, hay actualización de impuestos. La ley impositiva no genera ningún recurso adicional al gobierno provincial.



- Es decir, se viene un año pobre en materia de obras públicas


- El plan de obras públicas de 2019 se ejecutó -en un altísimo porcentaje- con fondos de rentas generales que es parte del déficit que se devengó. Si no puedo sostener ese déficit, la obra pública va a volver a valores históricos ligada a recursos afectados y adicionalmente a algún sobrante de rentas generales.
 


Los niveles de obra pública de la gestión anterior -que fueron importantes- en su mayoría obedecían a préstamos internacionales y particularmente a los bonos emitidos en dólares. Cuando se terminó eso, apareció en 2019 un refuerzo del presupuesto de rentas generales que ahora es parte del déficit y hace insostenible su continuidad, razón por la cual la obra pública tal cual ocurre desde julio va a ir buscando el nivel que permita el pago de certificados. El valor de deuda que informó (Silvina) Frana y que ratificó el Frente Progresista indica que no puede seguir creciendo. Habrá que ver de qué modo se consolida, se cancela y a la vez hay que encontrar un ritmo de obra que sea sustentable. No podemos seguir agrandando la deuda con contratistas. Durante la transición fue muy antipático cuando pedimos al gobierno que se abstenga de licitar y adjudicar. Hoy quedó plenamente justificado en los atrasos de pago que encontramos. Los certificados que hasta junio se pagaban en 60 días, hoy se lo hace en 120 o más. Hay saldos de junio y julio que forman parte de la deuda flotante. Hay que encontrar el nivel de obra pública posible, sustentable para el gobierno y que a las empresas le permita una continuidad.

 

Para el Ministro de Gestión Pública, uno de los graves problemas es la deuda flotante, que estima superior a los 30 mil millones de pesos.Foto: Pablo Aguirre.

 

 


La ayuda de Nación
 

 

 

 


- La provincia empezó a gestionar un adelanto de fondos nacionales. ¿Con 8 mil millones solucionarían el problema?


- Esa cifra nos permitiría acomodar sueldos y necesidades mínimas pero no acomoda la deuda flotante que terminará el 2019 arriba de los 30 mil millones de pesos y ese es el problema.


Ante esta situación planteábamos primeramente la recomposición del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (Fuco) que es una herramienta que da flexibilidad permanente sobretodo no teniendo fondo anticiclico. La Ley de Administración establece que el objetivo es aplicar el fondo anticiclico cuando la recaudación cae respecto de la inflación. En su momento (gobierno de Jorge Obeid) se lo constituyó por el valor de una política salarial. Hoy debería estar en los 10 mil millones de pesos y hubiera permitido atemperar los efectos. 


El Fuco está agotado, va todo a deuda flotante y el cuello se produce en la deuda. Una deuda flotante de 30 mil millones necesita de herramientas extraordinarias, una es recomponer el Fuco. No estamos pidiendo herramientas para hacer obras, ni darnos lujo. Los otros mecanismos solicitados son la posibilidad de emitir letras a más de un año para tener flexibilidad.


La descompresión sobre el Tesoro habilitaría a que sea más fácil la ayuda a municipios y comunas. Sin esas herramientas, entre sueldos, certificados y gastos de funcionamiento no hay margen para atender a municipios que están igual o peor que la provincia.


- Finalmente en 2019 la Legislatura no habilitó el uso del Fondo de Obras Menores para gastos generales. ¿Cómo están hoy los municipios?


- Apenas respirando. No solo no hubo Obras Menores para gastos generales sino que también hubo retraso en la certificación de esas obras. Estoy autorizando y liberando certificados para que puedan cobrar en el corto plazo. El gran problema está en los grandes municipios, Santa Fe y Rosario. Rosario fue financiada por el gobierno provincial a través del sistema de salud y de una fuerte política de anticipos que son insostenibles. La refinanciación se van a superponer con los nuevos anticipos y Rosario tendrá en el segundo semestre serias dificultades para pagar los anticipos que le dieron. Santa Fe pagó sueldos y pone en riesgo servicios básicos como la recolección de residuos.


Soy reiterativo, pero vuelvo a la transición. Fundamentamos nuestros planteos en la caída del nivel de actividad económica y de recaudación. Son 18 meses de ambas caídas, y esto arrastra a todos. Caída de coparticipación nacional a las provincias y de éstas a municipios. Caída de la recaudación provincial porque se paga menos Inmobiliario y Patente y de Ingresos Brutos por caída de la actividad. Los municipios sufren la caída de recursos propios de derechos y tasas. Algunos se sostuvieron con apoyo del gobierno provincial, especialmente los afines al poder de turno. Rosario se sostuvo a través de un privilegio que tuvo respecto de otros municipios, pero tiene una situación tanto o más delicada que la provincia.
 


- ¿Y Santa Fe?


- Está en la misma situación. Los municipios no tienen más herramientas que el pedido de un anticipo de coparticipación. No tienen capacidad propia de endeudarse y no tienen otra cosa que acomodarse a su realidad.


- ¿Qué esperan del gobierno nacional?


- Lo primero que no nos declaremos en default. La mirada está puesta en equilibrar la economía. La política del Banco Central va a equilibrar las cuentas nacionales y a partir de la salida, de un mejoramiento de la economía nacional que permita derramar.


- Las reuniones de Perotti en Buenos Aires ¿a qué apuntaron?


- Hubo conversaciones en la campaña, las hubo en la transición y siguen ahora. En la agenda está el financiamiento de la Caja de Jubilaciones, de obras, programas alimentarios, las políticas de créditos, política de subsidio de transporte, de energía. Es la agenda de hoy. El optimismo está ligado a la suerte de la economía nacional.


- Siempre se está atado..


- En la última gran crisis la salida fue más rápida por los precios de los comodites y por los superávits mellizos. Hoy se busca equilibrar. Aparece la palabra equilibrio fiscal, ordenar las cuentas. La usa el presidente y parece de los 90 pero no hay ideología en esto. No vale decir, como hace la oposición actual, que el déficit se debe a obras que hicieron. No discutimos esto, discutimos cómo hacemos para pagar. No pongo en discusión ni el volumen, ni la calidad de la obra. Podría discutir políticamente si el Museo del Deporte era la obra necesaria, pero no quiero entrar en eso, pero eso no significa que la obra se haga sin plata. Si no tengo la plata ¿qué hago? Necesito la herramienta. Ahora reconocieron la deuda. es un buen gesto, y nos invitan a dialogar. Tuvimos muy buen diálogo con los senadores, incluso de la oposición, pero nos fue negado rotundamente el diálogo en la Cámara de Diputados. Ahora proponen hablar tema por tema, artículo por artículo y antes nos fue negado. Al reconocer la deuda, es un buen punto para resolver el problema nuestro y de los municipios, de los proveedores y de los contratistas. No solo está en juego el gobierno de Perotti, está en juego el gobierno de Perotti, de los municipios, con efecto en contratistas, en proveedores, en hospitales. Esto es lo que hay que entender. Hemos sido cautos en no endilgar responsabilidades.


- La palabra emergencia parece difícil para el gobierno saliente


- Pero lo estamos poniendo en el marco, el paraguas de la emergencia nacional. Está en los considerandos del mensaje que a veces no se leen. No se puede decir si a la emergencia nacional y acá no. Vamos a insistir con el mensaje, con cambios. Analizamos so habrá uno o dos mensajes. Buscamos un proyecto superador.

 

Gasto


“Siempre señalé que la economía obligaba a cuidar el gasto. No hubo decisión de seguir ese comportamiento. Me sorprendió la dureza del Frente en Diputados. Hubo una decisión de Miguel Lifschitz de hacer difícil la transición y sigue queriendo hacer difíciles las cosas. Es importe que acepten que la deuda está. Es un buen paso. No hay forma de no darle tratamiento a la emergencia”. 

 


Paritarias


- El próximo gran desafío es la paritaria?


- El gran desafío es pagar sueldos de la mejor manera posible. El segundo desafío es darle un cronograma de pago o una salida a la deuda flotante para lo cual se necesitan herramientas especiales. Habrá en el medio una discusión salarial, estamos pendientes de las definiciones del gobierno nacional.


- ¿La cláusula gatillo está vigente?


- La cláusula gatillo tiene distintas interpretaciones...


- ¿Para ustedes está vigente?


- Está garantizada desde el punto de vista legal hasta diciembre. Las interpretaciones que hacen algunos la llevan hasta febrero, que es el traslado de la inflación de noviembre y diciembre.


- ¿Para ustedes terminó en diciembre?


- Nosotros decimos que en enero tenemos que dar una discusión distinta, sobre todo en el marco nacional. En marzo se fijará la política definitiva para el año. Será un escenario distinto. La paritaria docente nacional va a marcar una referencia importante. Habrá que esperar la política nacional sobre fondo de incentivo docente; si ayuda a todas las provincias o solamente a las que tienen dificultades...

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:


Temas:


Renunció la totalidad del directorio de Vicentin -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Ahora que no aplaudimos  Cepo al dólar  

Recomendadas