https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 17.01.2020 - Última actualización - 9:58
9:40

Temporada marplatense

La Marilyn, el Roxy, Flavio y Diego


Diego Reinhold en “Comedy Show” se muestra desnudo con su pasado, mostrando como funciona su cerebro. Foto: Gentileza producción
+1





Temporada marplatense La Marilyn, el Roxy, Flavio y Diego

 

Raúl Emilio Acosta

 

Llegaron los fantasmas al verano. El espectáculo “Influencers” con el grupo The Beats, presentado en el Roxy de Mar del Plata y el unipersonal de Diego Reinhold enfrentan a este cronista con viejos fantasmas que no se van. Vamos a enfrentar fantasmas.

 

Marilyn, la primera (Norma Jeane Baker, nacida como Norma Jeane Mortenson; Los Ángeles, California, 1 de junio de 1926-Ib., 5 de agosto de 1962, más conocida como Marilyn...) fue uno de los ídolos de aquellos 60. Si me dijesen en el Roxy aparecerá para cantar “Mi corazón pertenece a papito” (“My Heart Belongs To Daddy”) o “Diamonds Are a Girl’s Best Friend” en español, “Los diamantes son los mejores amigos de una chica” yo iría. Buscaría el dinero y partiría. Entiendo a los fans. Fue la rubia del cine de yankylandia. Soy morocho y de arrabales. Amo a las rubias.

 

Ernesto Cardenal, el cura poeta y revolucionario, le escribió aquel poema / declaración de amor (“Dios, contesta tú el teléfono”). Debo indicar ante escribano público: si es otra rubia no lo sé. Tal vez iría (débil es la carne... já) así cantase con las mismas inflexiones de “tontuela simulada”. Así dijese la frase mas linda: “Un whisky antes y un cigarrillo después...”.

 

Los Beatles comienzan a iluminar la música del mundo occidental sobre el cierre mortal de la rubia, con los líos de los Kennedy, Bahía de los Cochinos, Don Corleone y Hoffa (¿qué es verdad y qué es mentira en la vida de los pueblos cuando lo que aparece es la memoria?).

 

Los músicos yanquis lo advierten y es Bob James y George Benson con un vinilo fundamental (“El otro lado de Abbey Road”) los que aceptan el desafío, se rinden ante las melodías y las versionan a su modo. Es, creo, el primero y mas serio disco homenaje o tributo, como quieran llamarlo donde Hancock, Laws, Ron Carter y los mencionados definen una mirada: eso es (Beatles, “Abbey Road”) una bisagra en la música. “Heres come the sun” de esta agrupación homenaje, con Benson liderando, es una de las versiones cabeceras en mi vida. Iría a escucharlos ma, pero, disculpe, debo hacerme una pregunta: ¿si se trata de chicos, muchachos que se visten igual, pretenden cantar igual y hacen homenaje, pleitesía, tributo, aleluya? No lo sé. Te diría que no.

 

Una rubia no es Marilyn y un anteojito redondo no es John Lennon, pero no lo sé. “El otro lado de Abbey Road” salió apenas se sintieron deslumbrados aquellos musicazos. En el 2020 chicos que cuentan aquellas biografías de un mundo que no fue el suyo sino en la alegoría, en la memoria, en la ofrenda son otra cosa. Completa mis fantasmas la lectura de uno de los opus de Byung Chul Han, el de “Psicopolítica” (“Shanzhai, el arte de la falsificación y la deconstrucción en China”) donde sostiene que la copia es tan legítima como el original, porque es una manifestación artística y ataca a la egolatría y la propiedad privada decir que una obra de arte es solo posible por un primer y único autor. Parado aquí me digo: The Beats en el Roxy, homenajeando hasta con instrumentos originales a los Beatles, son tanto o mas legítimos que aquellos y, por lo mismo, ilusionado espero encontrar una rubia que me diga, como aquella: “El mejor vestido de una chica es Chanel n° 5”.

 

Sin otra cosa que una caminata, mientras resonaba en mi cabeza “Heres come the sun” (pido disculpas, versión George Benson, escúchenla y sentirán tanta hermosa congoja como quien esto escribe), sin sol posible en la noche marplatense, crucé a Teatriz para ver a Diego Reinhold y su unipersonal. Raro y bello sitio Teatriz (anda en sus paredes el recuerdo, el fantasma de una biblioteca socialista y una “casa del Pueblo” de aquellos primeros años del Siglo XX).

 

Los fantasmas de aquellos que aportan ideas se diluyen y son parte del futuro. Esto que somos como país viene de lo que fuimos y lo que nos dejaron. Esto que somos como manifestaciones artísticas también. Nosotros vamos a sumar. Siempre hay una suma. Los pueblos son eso. Somos la sumatoria. Reinhold incluido.

 

Diego Reinhold es un creativo que debe sobrevivir. Observando este espectáculo que lo deja desnudo con su pasado, mostrando como funciona su cerebro racional con las conexiones, las aliteraciones, los juegos de palabras y el mimo que tiene dentro, y más desnudo de aquella alianza que terminó en llanto con Flavio Mendoza, se advierte dónde estaba el cerebro y donde el olfato comercial. Paradito con su delgadez y sus juegos de palabras y el uso de la pantalla Diego Reinhold alienta la ternura. También el elogio. Lo suyo es una eficaz performance y “Comedy Show” muestra lo que es. Creatividad. Recursos. Hay un trabajo muy siglo XXI con la tecnología (el recurso de la pantalla) Hay, además, un esfuerzo de producción sólido y sostenido. En el escenario de Teatriz difícilmente aparecerá Flavio. La creatividad de Reinhold sí. Para un unipersonal alcanza y sobra. Para sus fantasmas no lo sé.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Caso Oldani: imputaron a los dos detenidos por homicidio y robo - Frente de la galería por donde ingresaron y luego huyeron los asesinos de Oldani. -
Sucesos
Usurpaciones en el norte: la Justicia ordenó el desalojo -  -
Brian Fernández, su lucha, sus culpas y el deseo de revertir todo  - Brian Fernández y un gesto positivo para esta lucha que lleva adelante para volver rápidamente a las canchas. Colón lo está necesitando. -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?