https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 21.01.2020 - Última actualización - 9:13
6:17

Malajunta Malandro

Rimas con el decir nuestro

El veterano artista de Las Tunas será protagonista del segundo Santa Fe Trap Fest, este viernes desde las 20 en Piedras Blancas. Junto a él estarán De La Vera, Alto Vuelo, Monjo Dk y SaraHoe, con un after show a cargo de Flexnite. En la previa, El Litoral dialogó con “Mala” para adentrarse en su universo personal.

 

“Mi meta hoy día es llegar no a ser reconocido yo, sino a hacer reconocida nuestra forma de ser, nuestras costumbres”, afirma el veterano de los beats. Crédito: Gentileza producción“Mi meta hoy día es llegar no a ser reconocido yo, sino a hacer reconocida nuestra forma de ser, nuestras costumbres”, afirma el veterano de los beats.
Crédito: Gentileza producción

“Mi meta hoy día es llegar no a ser reconocido yo, sino a hacer reconocida nuestra forma de ser, nuestras costumbres”, afirma el veterano de los beats. Crédito: Gentileza producción



Malajunta Malandro Rimas con el decir nuestro El veterano artista de Las Tunas será protagonista del segundo Santa Fe Trap Fest, este viernes desde las 20 en Piedras Blancas. Junto a él estarán De La Vera, Alto Vuelo, Monjo Dk y SaraHoe, con un after show a cargo de Flexnite. En la previa, El Litoral dialogó con “Mala” para adentrarse en su universo personal.   El veterano artista de Las Tunas será protagonista del segundo Santa Fe Trap Fest, este viernes desde las 20 en Piedras Blancas. Junto a él estarán De La Vera, Alto Vuelo, Monjo Dk y SaraHoe, con un after show a cargo de Flexnite. En la previa, El Litoral dialogó con “Mala” para adentrarse en su universo personal.  

 

Malajunta Malandro será la figura principal de la segunda edición del Santa Fe Trap Fest, que tendrá lugar este viernes desde las 20 en Piedras Blancas (Ruta 168 y Costanera Este). Matías Ezequiel Mansilla es un artista influyente y pionero en la nueva escuela del rap, el hip hop y el trap. Su último corte de difusión se titula “Que vo y que yo” con la participación especial de Valentina Cooke. Su contenido musical y letrístico apunta hacia la gente y su vida cotidiana, destacado por utilizar la jerga barrial argentina.

 

 

Lo estarán acompañando cuatro exponentes del trap local como lo son De La Vera, Alto Vuelo, Monjo Dk y SaraHoe; el after show estará a cargo de Flexnite. Las entradas anticipadas se consiguen en los siguientes puntos de venta: 1980 Boulevard (bulevar Gálvez 2281) Honky Tonk Santa Fe (La Ribera Shopping, local 37); Terco Tour (25 de Mayo 453, Paraná), o con tarjeta de crédito ingresando a www.entradasclandestinas.com.

 

Para calentar los motores de la noche, El Litoral dialogó con el músico del barrio Las Tunas (Pacheco, partido de Tigre), para conocer más su historia y su presente.

 

 

Adelantado

 

—Estuviste en el freestyle y te saliste antes de que sea moda, empezaste a grabar tus canciones diez años antes que muchas figuras del trap actual. ¿Qué perspectiva te da ese haber estado un paso adelante de la tendencia?

 

—Lo del freestyle fue algo innovador para mí, igual siempre empecé escribiendo canciones: mi idea siempre fue ser músico más que freestyler. Se me dio la oportunidad a mediados de 2005 por La Azotea Records, un sello independiente de acá de San Martín (Buenos Aires); me dieron la propuesta de grabar por primera vez. Siempre fue sin querer, fui arrancando mi camino. Siempre fue con la intención de hacer música, no de estar adelantado a los artistas de ahora.

 

—No era la intención pero te fue pasando, hablamos de 15 años atrás.

 

—Siempre fui un aventurero de los nuevos sonidos del hip hop. Quizás eso me llevó a estar un paso adelante, porque cuando todo el mundo estaba acá con el boom bap yo ya estaba haciendo lo que le decían en aquel momento el crunk, el new school del hip hop.

 

—El comienzo de lo que que ahora se engloba en el trap.

 

—El trap es una rama de todo lo que fue evolucionando del rap; después se tiró un sonido club, que era la onda de 50 Cent y esa gente. Después pasó al dirty south, toda la gente de Atlanta, Houston, que ya le metieron más bajo, el hi-hat repetitivo. Después pasó al crunk, que es como la vieja escuela del (Roland TR-) 808, el grave del trap.

 

 

Como en casa

 

—¿Sentís que después de haber hecho muchas canciones y patear muchos escenarios de alguna manera llegás este momento te agarra mejor parado?

 

—Creo que me agarra en una edad adulta, y veo las cosas de otra manera. No sé cómo hubiese sido si me hubiese agarrado con 20 años.

 

—Te agarra maduro musicalmente, porque conocés el recorrido del hip hop; si bien también tenés otras influencias de otras músicas.

 

—Claro. Soy de escuchar mucho rock nacional ahora, y cumbia: toda la música que se escucha en el barrio. Eso me influenció mucho a la hora de escribir: el rock y la cumbia. Me gusta mucho el habla de nosotros, partir desde el vos.

 

—No esa cosa del tú.

 

—No, nosotros hablamos con el vos.

 

—Hay una cosa de artistas que tenían una estética más barrial, y dos años después videos más vistosos y hablan sobre mambos personales. A vos te gusta mantenés tu forma de hablar, y encarar otras problemáticas.

 

—Estoy como más en mi realidad; no sé cuál será la realidad de los otros artistas, o el afán que tienen de a dónde llegar. Lo veo desde el corazón. Quizás podría hacer canciones así y me podría ir bien, pero bueno, no sé.

 

—No le encontrás el sentido a “hacelo así, porque el mercado latino...”.

 

—Veo las estadísticas de mi música y suena en la Argentina, por ahí un poquito en Chile o en algún país de Centroamérica. Pero no trascendió porque es muy de acá.

 

—Está bueno mantener la identidad.

 

—Mi meta hoy día es llegar no a ser reconocido yo, sino a hacer reconocida nuestra forma de ser, nuestras costumbres. Como a nosotros nos llega y nos parece copada la lengua de Puerto Rico, de Centroamérica o de los europeos, que en algún momento se valore eso. Como lo hizo el folclore, como lo hizo el tango.

 

 

Diversidad

 

—Tenés público en diferentes sectores y clases sociales. ¿Cómo es la relación con tus seguidores?

 

—Lo mantengo bastante por las redes sociales: tratando de interactuar un poco desde la virtualidad.

 

—¿Y en el en vivo cómo se da la química?

 

—Creo que a la gente le gusta lo que transmito en la letra, porque no soy un artista muy extravagante (risas). Soy muy sencillo a la hora de salir al escenario, no soy muy de la extravagancia.

 

—Por ahí te toca un boliche en Palermo y por ahí un festival en el Conurbano.

 

—Sí. Igual el público de mi música es gente de todos los palos: no es que hay un público trapero o rapero. He hablado con algunos de los seguidores y les he preguntado “¿qué te gusta?” y no es “No a mí me gusta Malajunta, no conozco más”: es “Yo escucho rock, escucho otra música”.

 

—Lo último que publicaste es “Que vo y que yo” con la participación de Valentina Cooke. Contanos un poco sobre cómo salió la canción y esa colaboración.

 

—La canción es un beat de Sneed & Larsen, uno de mis productores. Tenía el beat acá en casa y no podía culminar la letra. Hice unas estrofas, se lo mostré a Valentina porque aparte de artista es una amiga, pegamos una muy buena amistad. Le comenté de la canción, se la pasé y le encantó: ella metió su parte y la mató. Vino al estudio, estuvimos toda una noche y le metió su parte, quedó buenísima.

 

 

Al encuentro

 

—¿Qué metas te ponés para el mediano plazo como artista?

 

—Recién arranca el año y es como que uno arranca de cero, en la incertidumbre de qué va a pasar. Pero viene bien la cosa. La meta de este año es darle confianza a la gente para que venga a los shows. Porque por ahí me pasa que mucha gente que me escucha, como no son del palo, no saben con qué se van a encontrar.

 

—Que se animen a acercarse.

 

—Hay mucha gente que me dice “fui por primera vez, me gustó; está bueno el ambiente, la gente”. Es una movida que está muy de moda, pero veo las edades de la gente que más me sigue y tienen de 25 para arriba, hasta 40. Y por ahí piensan que van a encontrarse con pibitos, o que van a ir a una fiesta como las que ven en las redes sociales.

 

—Ahora venís a Santa Fe, hay gente que te escucha y probablemente nunca fue tampoco a un evento así, porque tampoco hay tantos.

 

—Tal cual, que se animen. Aparte voy a compartir con artistas que ya conozco: los chicos de Alto Vuelo; al De La Vera, con el que ya nos conocemos desde hace varios años, él me llevó por primera vez a Santa Fe.

 

Va a estar buenísimo. Hace poco estuvo ahí Gaspar Benegas, el guitarrista del Indio (Solari). Me mandó un video de que mientras ellos tocaban estaba en el evento la propaganda del evento nuestro, y el lugar estaba muy bueno.

 

—¿Tenés algún sueño por cumplir, un poco más allá?

 

—Tengo uno clavado en la mente: me encantaría tener una quinta. Una casa con patio, mucho árbol, muy alejado; que estemos yo y las personas que quiero. Es como un sueño que tengo hace un par de años. Vivo en un barrio que enfrente tengo todo campo, y cuando era chico mi abuelo era casero de una quinta y me llevaba: eso me quedó en la cabeza. Hasta los siete años me levantaba temprano, mi abuelo juntaba lo que cae de los pinos, era muy lindo.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Andrés Amarillo


Temas:


Nación habilita bares y restaurantes en toda la provincia de Santa Fe - Imagen ilustrativa. -
Área Metropolitana
Confirmaron 4 nuevos casos positivos de coronavirus en Villa Ocampo y el primero en Reconquista -  -
Regionales
La provincia autorizó reuniones "familiares y afectivas" para el sábado y domingo -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  Vicentin  Estados Unidos  

Recomendadas