https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 04.02.2020 - Última actualización - 7:25
7:18

CINE

Dramas en la belleza

El 6 de febrero llega a la Argentina “Una vida oculta”. Se trata del último film de Terrence Malick, creador de “La delgada línea roja” y “El árbol de la vida”. Un artista indiferente las convenciones de la industria, que forjó obras irregulares y a veces discutidas, pero siempre con sello autoral.

 


"El nuevo mundo", narra el choque entre dos culturas en la América Colonial. Foto: New Line Cinema
+1





CINE Dramas en la belleza El 6 de febrero llega a la Argentina “Una vida oculta”. Se trata del último film de Terrence Malick, creador de “La delgada línea roja” y “El árbol de la vida”. Un artista indiferente las convenciones de la industria, que forjó obras irregulares y a veces discutidas, pero siempre con sello autoral.   El 6 de febrero llega a la Argentina “Una vida oculta”. Se trata del último film de Terrence Malick, creador de “La delgada línea roja” y “El árbol de la vida”. Un artista indiferente las convenciones de la industria, que forjó obras irregulares y a veces discutidas, pero siempre con sello autoral.  

 

Tal vez por su formación en Filosofía (estudió en Harvard y fue profesor en el MIT) Terrence Malick es un creador cinematográfico que siempre va contra la corriente: en tiempos en que el comercialismo impone una lógica basada en la premura, sus obras son paréntesis que invitan a la reflexión. Aunque en la última década su actividad fue relativamente prolífica, a razón de un film cada dos años, durante las cuatro décadas anteriores (entre 1973 y 2011) rodó apenas cinco películas, pero todas consideradas en forma obras maestras, preciosistas desde lo visual y ambiciosas en sus búsquedas argumentales. 

 

 

El próximo 6 de febrero llegará a los cines argentinos “Una vida oculta”, el último film de Malick. Ambientado en el ídilico paisaje de una granja alpina de Austria, en los albores de la Segunda Guerra Mundial, narra las tribulaciones de un campesino que se niega a respaldar al nazismo y cuestiona el ferviente nacionalismo y la ideología basada en el odio. Allí, el director se mantiene aferrado a sus principales sellos autorales: la descripción de la belleza natural en oposición a la ambición cruel y sádica de los seres humanos. 

 

 

Ya en “Malas tierras” (1973), su aclamado debut, proponía esta tesis. En la película (que inmortalizó la frase “No negaré que nos hemos divertido... y eso es más de lo que muchos pueden decir”, truculenta si se toma en cuenta que se trata de una historia sobre dos asesinos seriales) se propone mostrar la degradación moral en la Norteamérica profunda y el contraste con sus paisajes de apagada hermosura. Algo que ahonda en “Días del cielo” (1978), donde la miseria de las grandes ciudades se contrapone con los espacios abiertos de la pradera hacia la que emigran los protagonistas.

 

Guerras y enfrentamientos

 

La premisa de que los conflictos entre los hombres representan un agravio a la naturaleza y van en contra del orden establecido del universo, está elevada a un plano mayúsculo en las dos películas siguientes de Malick, producidas recién entre fines de los ‘90 y principios del siglo XXI luego de una pausa creativa que se extendió a lo largo de dos décadas. 

 

En “La delgada línea roja”, que reconstruye una serie de episodios producidos en el Pacífico Sur durante la Segunda Guerra Mundial, hay una secuencia especialmente ilustrativa cuando los soldados avanzan por un bosque y son conscientes del majestuoso marco que los rodea, que se parece a una gran entidad en movimiento que los observa con indulgencia. Cómo señaló un crítico, es como si el director intentase representar al mismo Dios.

 

Algo similar ocurre en “El nuevo mundo” (2005), que revisa el choque cultural que se produce en la Norteamérica colonial entre los europeos y los pueblos originarios. No es solo una experiencia sensorial impresionante, que indaga sobre la extrañeza que deben haber sentido entre sí los individuos de ambas procedencias, sino que se pregunta cual será el destino de ese universo virginal, América, que acaba de ser profanado. 

 

Nueva etapa

 

Sin dejar de lado su confianza en el poderío de las imágenes, a veces incluso por encima de la trama argumental, las películas rodadas por Malick en la etapa que va desde 2011 hasta la actualidad parecieron virar hacia interrogantes más vinculados sobre la esencia del amor y el sentido de la vida. Algo de eso está presente en “El árbol de la vida” (2011), donde un hombre evoca los momentos trascendentes de su niñez para comprender qué influencia tuvieron sobre él y como determinaron su existencia. Este film protagonizado por Brad Pitt y Jessica Chastain es, como la describió el crítico Luciano Monteagudo, “una suerte de poema sinfónico-religioso que toma como eje la vida de una arquetípica familia estadounidense de los años ‘50 y la pone en perspectiva con una dimensión cósmica”.

 

Orientada hacia el mismo sentido, sin la misma ambición, se encuentra “Deberás amar” (2012) en la cual un hombre que cree haber hallado al amor de su vida, se hace una serie de preguntas existenciales cuando aparece otra mujer en su vida. Y “De canción en canción” (2017) que desarrolla dos triángulos amorosos interrelacionados en el mundo de la música. 

 

Aunque tras su estreno partió a la crítica especializada entre los que la consideran una obra de gran relevancia y otros que señalan que es en realidad un trabajo esquemático disfrazado de complejidad, en “Una vida secreta”, Terrence Malick parece haber vuelto a algunos de los tópicos desarrollados en “La delgada línea roja” o incluso en “El nuevo mundo”.

 

Cristo

 

Entre los proyectos de Malick que figuran en los portales especializados, “The Last Planet” genera mucha expectativa. Es que se trata de una nueva interpretación sobre varios episodios en la vida de Cristo. Géza Röhrig, el actor húngaro que cobró notoriedad tras su labor en la oscarizada “El hijo de Saúl”, será el protagonista. Y dentro del elenco estarán, entre otros, Ben Kingsley y Mark Rylance (ganador de un Oscar en 2016 por “El puente de los espías”) quien interpretaría a Satán. 

Autor:

Juan Ignacio Novak


Temas:


Ejecutaron a tiros a un joven en barrio Acería -  -
Sucesos
La médica santafesina Mirta Roses fue designada embajadora de la OMS para la lucha contra el coronavirus -  -
Salud
Entregaron casi la totalidad de las 15 mil tarjetas Alimentar en la ciudad  -  -
Área Metropolitana
Paritarias: el gobierno demora las propuestas - Representantes de UPCN y ATE fueron recibidos por el ministro de Gestión Pública, Rubén Michlig. Confían en que haya una oferta concreta de aumento salarial la semana próxima. -
Video: boleadoras "modernas" para la policía de Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?