https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 05.02.2020 - Última actualización - 07.02.2020 - 11:18
10:32

Llegan cartas

Una sociedad de fábula



Llegan cartas Una sociedad de fábula

Por Miguel Ángel Reguera

 

En un mundo de fábula, en nuestra sociedad, existiría un ratón anciano y sabio que se preguntaría ¿Quién le pone el cascabel al gato? Porque la problemática social es cada vez mayor. Por un lado, se alimenta del desinterés, la falta de tiempo y la nueva estructuración de las relaciones paterno-filiales. Por otro lado, el miedo al no de los que tutelan a los menores, la falta de límites, la no aplicación de sanciones razonables y aplicables, también alimentan el problema.

 

Mas allá, la escuela está ocupada en los nuevos adelantos tecnológicos y posterga privilegiar la dimensión socio - afectiva y axiológica de los estudiantes. En esa escuela se contiene, se cuida y alimenta, se educa e instruye, cuando no hay huelgas, o cuando los alumnos deciden decir presente, pues tienen un reglamento de inasistencias muy laxo y flexible. Los estudiantes ya no solo festejan con la “vuelta olímpica” la terminación del ciclo lectivo, sino que celebran el último día de vacaciones de verano, el primer día de las de invierno, el viaje de egresados, el previaje en el anteúltimo año, la fiesta del reencuentro luego del viaje, las fiestas de egresados de todos los colegios de la zona, durante semanas enteras y de domingo a domingo. Las leyes (desde noviembre de 2010) los han hecho mayores de edad a los 18 años, con lo cual muchos de ellos tienen acceso a la compra de bebidas alcohólicas, que acompañan la mayoría de sus acontecimientos sociales. También esos mayores comparten el espacio escolar con menores de edad, con la diferencia de estatus jurídico, social y emocional, que se manifiesta en relaciones distintas con autoridades y otros agentes escolares. Desde lo legal han sido declarados responsables patrimonialmente, cuando la mayoría no tiene ingresos para responder por las consecuencias legales de sus actos. Los padres se vieron liberados, cuando lo lógico sería que hasta los 21 o 25 años acompañaran solidaria y subsidiariamente la responsabilidad contractual y extracontractual de sus hijos. Los medios de comunicación, que en sus pautas publicitarias alientan el consumo de alcohol o programas de gobierno (por ejemplo el incluir a la cerveza en “precios cuidados”), tampoco dan mensajes que ayuden a reducir la problemática. Sería sobreabundante mencionar la menor influencia de las distintas Iglesias, la inestabilidad emocional propia de los adolescentes, la facilidad del acceso a la iniciación del consumo de substancias (legales e ilegales) que afectan su organismo y psiquis, la ausencia de las autoridades en las calles para tareas de prevención y control, la eliminación desde hace décadas, de edictos que castigaban conductas consideradas perjudiciales para la convivencia, etc, etc, etc.

 

Como se ve las aristas de esta problemática son incontables. Pero aquel ratón anciano y sabio, hoy saliendo de la fábula de Samaniego y viendo la realidad de lo que nos ocurre, nos interpelaría: ¿Y si empezamos, todos alguna vez a pensar empáticamente, que los hijos del otro son nuestros hijos y llenamos de cascabeles a este gato que se devora lo más hermoso que tenemos, nuestros hijos y el futuro de nuestra sociedad?

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Caso Oldani: Sain habló de la víctima - “Ahí no operaba solamente una atencia de viajes, ahí ocurrían otras cosas”, sostuvo Marcelo Sain. Se mostró dispuesto a “conversar” con la oposición sobre una reforma policial.  -
Política
Infractores de tránsito tendrán severas multas -  -
Área Metropolitana
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?