https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 06.02.2020 - Última actualización - 15:21
15:20

El DT del rival

Hernán Crespo: "Mojarle la oreja a Colón es peligroso"

“Como técnico, yo hubiese jugado con los dos, conmigo y con Batistuta”, dijo Hernán Crespo, el entrenador del Halcón a propósito de aquella famosa polémica de principios de siglo. <strong>Foto:</strong> El Litoral“Como técnico, yo hubiese jugado con los dos, conmigo y con Batistuta”, dijo Hernán Crespo, el entrenador del Halcón a propósito de aquella famosa polémica de principios de siglo.
Foto: El Litoral

Foto: El Litoral



El DT del rival Hernán Crespo: "Mojarle la oreja a Colón es peligroso"

Aquella famosa polémica del fútbol argentino, entre el 98 y el 2002, fundamentalmente, respecto de si Crespo y Batistuta podían jugar juntos, nutrió hojas de diario y minutos de radio y TV durante mucho tiempo. Uno de ellos, Hernán Crespo, hoy es el técnico de Defensa y Justicia, rival de Colón. Y no le escapa a este tema y a lo que significa el partido del sábado.

 

—¿Había ganas de volver al ruedo?

 

—El fútbol para mí es pasión y por eso estoy muy feliz. No veía la hora de volver a estar en una cancha.

 

—Alguna vez fue Roberto Ayala y ahora Mascherano, que mencionan que el fútbol argentino es muy duro y que los ha sorprendido a su regreso, viniendo de un primerísimo nivel mundial en el que les tocó jugar. ¿Te pasó lo mismo?

 

—Siempre digo que el fútbol argentino es un gran gimnasio. Acá uno aprende a sobrevivir en medio de dinámica tremenda. Se aprende todo en el fútbol argentino y eso ayuda cuando te vas y sorprende cuando volvés, porque te desacostumbrás.

 

—Y te encontrás con un mosaico de tácticas y estrategias...

 

—El fútbol argentino tiene jugadores que están saliendo, son jóvenes y quieren despegar; los que nunca despegaron y también los que están de vuelta. Ese es el combo con el que te encontrás. Eso le crea un desafío al entrenador. Por eso, encontrás de todo y ahí aparece la mano del técnico.

 

—Claro, porque los que son buenos se van. ¿Cuál es la idea de Crespo?

 

—Aceptar que el error técnico es parte del juego, pero lo que no admito es confundirse en el concepto. Todos erramos, le puede pasar a un arquero como a Unsaín en el partido con Atlético Tucumán o a un delantero que erra un gol. Hay que saber superar los obstáculos e ir siempre detrás de una idea. Si Unsaín le pegaba para arriba en la jugada siguiente, me iba a enojar con él porque eso hubiese reflejado que no quería jugar más, que no quería intentarlo más. Si el juez de línea no se hubiese confundido cuando nos anuló un gol válido, al partido lo ganábamos 2 a 1. Por eso, yo no le echo culpas a Ezequiel. Hablé con él y se lo hice entender.

 

 

 

—Hace casi un año que Colón no gana de visitante. ¿Qué significa eso?

 

—Yo no confío en esas situaciones. Cuando llegás a un límite en el que necesitás el manotazo de ahogado, es peligroso. No es casualidad que Colón haya llegado a la final de la Sudamericana y hay jugadores de altísimo nivel que en cualquier momento se levantarán bien a la mañana y podrán pintarle la cara a cualquiera. Mojarle la oreja a esta gente es peligroso. Colón tiene un buen plantel.

 

—¿Te llama la atención eso, que un equipo finalista internaciona esté como está Colón?, ¿puede ser que se haya puesto en la cabeza exclusivamente la idea de afrontar la Copa?, ¿te pasó a vos en el tiempo que estuviste en Europa?

 

—No solamente le pasa al jugador, pasa con los dirigentes y con los mismos hinchas. Es algo natural, a veces no hay experiencia de convivir con las dos competiciones. A veces nos pasa que no estamos acostumbrados a eso y no es porque no se pueda jugar las dos competencias a la vez. Quizás a nosotros nos pase cuando empecemos en marzo a jugar la Libertadores.

 

—¡Qué historia aquélla de Crespo y Batistuta...!

 

—¡Tenía que jugar yo! (Risas)

 

—Si tuvieses esa disyuntiva hoy, que sos técnico, ¿qué harías?

 

—¡Pondría a los dos!... Sin ánimo de criticar o de polemizar, no tiene que ver con un módulo táctico específico, sino con la identidad de juego que debe tener un equipo. No importa lo táctico, el técnico tiene que adaptar las características de los jugadores y buscar la mejor forma para que su equipo tenga una línea de juego y gane. Si tenés dos delanteros que marcan diferencias en sus clubes y a nivel internacional, privarse de uno me parecía, en ese momento, un desperdicio.

 

—¿Quién te marcó como entrenador?

 

—De todos aprendés, lo bueno y lo malo. Al final de cuentas trato de hacer lo mismo que hice como jugador. Era muy chico cuando estaba enamorado de la forma de jugar de Enzo Francescoli. Yo viví de adentro esa copa de 1986 de River porque era muy amigo del hijo del Beto Alonso. Admiraba a Enzo y no podía ser como él, admiraba a Van Basten y tampoco podía ser como él. Tomé cosas de Ancellotti, de Mourinho, de Bielsa que sabe mejorar muchísimo al jugador.

 

—La última. Lo llevaste a Leguizamón, el centrodelantero de Colón. ¿Cómo lo ves?

 

—Anduvo con muchas idas y vueltas y más en el auto que jugando o entrenando por el tema de la mudanza. Es muy técnico, quizás le esté faltando adaptarse al equipo porque nosotros jugamos con mucha intensidad, tiene juego asociado y lo vamos a ir insertando de a poco.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Lo que no mata, fortalece -  -
Actualidad Tatengue

Lo que no mata, fortalece

Madelón: "Lo de la gente fue impresionante" - Archivo -
Actualidad Tatengue
Camino a Córdoba: así será la segunda fase de la Copa Sudamericana - Van por ella. Una vez resuelta la primera fase, y a partir de mayo, 32 equipos pugnarán por quedarse con la Copa Sudamericana. -
Deportes
Paritarias: la provincia no realizó propuesta salarial a los docentes -  -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Dólar Hoy  Crimen en Villa Gesell  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?