https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 26.02.2020 - Última actualización - 17:12
17:08

Por Alieto Aldo Guadagni

Nuestra baja graduación universitaria

 Crédito: Archivo El Litoral
Crédito: Archivo El Litoral

Crédito: Archivo El Litoral



Por Alieto Aldo Guadagni Nuestra baja graduación universitaria

Por Alieto Aldo Guadagni (*)

 

Este siglo es el de la globalización impulsada por rápidos avances científicos y tecnológicos; por eso la fortaleza de una sociedad depende sobre todo de su capital humano. La población es la depositaria de ese capital, que es decisivo para el progreso.


El nivel de conocimientos acumulados por los habitantes de un país es la garantía de su avance. Estuvo en lo cierto The Economist cuando afirmó que: “La fortaleza de una sociedad depende principalmente de lo que está en la cabeza de las personas. Por esta razón Japón y Alemania pudieron recuperarse rápidamente a la finalización de la Segunda Guerra Mundial, a pesar que sus ciudades estaban reducidas a cenizas”.


En este siglo las personas educadas y sus ideas aportan no solo a su desarrollo profesional sino también a la riqueza de las naciones. La Universidad es hoy la institución más importante en el proceso de acumulación del conocimiento; no sólo alberga las ciencias básicas sino que también da lugar a revistas, libros y bases de datos para comunicar el conocimiento en todo el mundo.


Las universidades son las principales proveedoras de capacitación en las nuevas especialidades que van surgiendo y se esta registrando un crecimiento en la circulación internacional de académicos y estudiantes. La “fuga de cerebros” es hoy común en el mundo globalizado.


Nuestro ingreso a la Universidad es distinto al de la mayoría de los países latinoamericanos. No existe un examen a nivel nacional al finalizar la escuela secundaria, la inexistencia de esta instancia debilita la dedicación al estudio. Esta es una de las causas del gran abandono de nuestro estudiantado universitario. Este sistema de ingreso contribuye a nuestra escasa graduación universitaria.


Con frecuencia se presenta con ligereza el argumento que estos exámenes, como los vigentes en México, Chile, Colombia, Brasil, Nicaragua, Costa Rica, Cuba y Ecuador, son restrictivos, ya que dificultan el ingreso a la Universidad, y por lo tanto es necesario optar por regímenes de ingreso más inclusivos, aunque no estimulen el estudio de los alumnos secundarios.


Es un argumento fuerte para quienes aspiran a una sociedad con igualdad de oportunidades. Pero la realidad está lejos de confirmar esta argumentación ya que muchos de los países de América Latina que aplican exámenes generales previos al ingreso a la universidad tienen mas graduados que nosotros (en proporción a la población). Nuestro rezago es mayor cuando comparamos con universidades europeas y asiáticas.


La fórmula que se nos presenta como eficaz para lograr el meritorio objetivo de la igualdad de oportunidades es la ausencia de las limitaciones de exámenes generales al finalizar el ciclo secundario. Pero esta bien intencionada receta no sirve para este objetivo.


Durante dos domingos de noviembre, casi 4 millones de estudiantes enfrentaron en Brasil dos exámenes, denominados ENEM (Examen Nacional de Educación Media), para ingresar a la universidad. Estos domingos fueron distintos para nuestros estudiantes, ya que no debieron enfrentar ningún examen, porque el ingreso a la universidad es irrestricto, es decir nuestros estudiantes no deben prepararse para afrontar estos exámenes.


En Brasil, la graduación universitaria es mayor que la nuestra en proporción a la población, nuestra graduación también es menor a la de otros países latinoamericanos, que cuentan con sistemas de ingreso a la universidad basados en exámenes generales. Nuestro retraso en la graduación viene aumentando ya que, durante los últimos años, la graduación en estos países viene creciendo más que la nuestra. La graduación universitaria en Brasil aumentó el doble que la nuestra entre 2003 y 2017, es preocupante que nosotros, a pesar de nuestro ingreso irrestricto, tengamos menos graduados universitarios que Brasil, donde rige ya hace más de dos décadas el ENEM, que fuera establecido por el presidente Fernando Henrique Cardoso (PSDB-Partido Social Demócrata) en 1998.


El ENEM siguió siendo aplicado por los presidentes posteriores, a pesar de que representaron a partidos ideológicamente muy distintos: Luiz Inacio Lula Da Silva (2003-PT-Partido de los Trabajadores), Dilma Rousseff (2011-PT), Michel Temer (2016-PmDB-Partido del movimiento Democrático) y Jair Bolsonaro (2019). El ENEM requiere una intensa preparación académica, para lo cual existen cursos, publicaciones, contenidos web y hasta un programa de TV que provee ayuda para todos aquellos estudiantes interesados. Los resultados del ENEM son utilizados por instituciones estatales que brindar becas Brasil tiene más graduados, porque la deserción es menor y así gradúan más universitarios que nosotros y además esta graduación viene creciendo a un ritmo mayor. Estas evidencias indican que estos exámenes de conocimientos al finalizar el ciclo secundario no impactan negativamente en la graduación sino que promueven lo contrario y así son mas inclusivos.


No hay mayor “restricción” que la falta de estímulos para el estudio en la escuela secundaria, ya que lo que no se estudia como corresponde en esa instancia resulta difícil de recuperar en la universidad.


No imponemos restricciones para el ingreso, pero nuestra deserción es elevada ya que, de cada 100 estudiantes que ingresan a la Universidad casi 70 no concluyen sus estudios.


Nuestra acumulación de capital humano calificado es menor que en otros países y es insuficiente para enfrentar los nuevos desafíos científicos y tecnológicos, ya que el crecimiento económico no depende hoy de los recursos naturales sino de la acumulación de capital humano, por eso la Universidad es mas importante que Vaca Muerta.

 

(*) Ex secretario de Energía. Miembro de la Academia Nacional de Educación.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Covid-19: dos muertos y un total de 196 casos positivos en la provincia -  -
Salud
El Túnel redujo su tránsito diario en un 83 %, desde el inicio de la cuarentena -  -
Área Metropolitana
Magistrados y empleados del Poder Judicial aclaran que trabajan a pesar del aislamiento -  -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Clima en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Coronavirus  Dengue  Tiempo de Delivery  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?