https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 28.02.2020 - Última actualización - 29.02.2020 - 16:46
21:40

Tras la muerte de los soldados

Turquía permitirá el ingreso de refugiados

Moscú y Ankara se culpan del ataque del jueves en el noroeste de Siria, el ataque más mortal contra las fuerzas turcas en casi 30 años. El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia para evitar un conflicto abierto entre Rusia y Turquía, miembro de la OTAN.

 Crédito: Reuters
Crédito: Reuters

Crédito: Reuters



Tras la muerte de los soldados Turquía permitirá el ingreso de refugiados Moscú y Ankara se culpan del ataque del jueves en el noroeste de Siria, el ataque más mortal contra las fuerzas turcas en casi 30 años. El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia para evitar un conflicto abierto entre Rusia y Turquía, miembro de la OTAN. Moscú y Ankara se culpan del ataque del jueves en el noroeste de Siria, el ataque más mortal contra las fuerzas turcas en casi 30 años. El Consejo de Seguridad de la ONU convocó una reunión de emergencia para evitar un conflicto abierto entre Rusia y Turquía, miembro de la OTAN.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en una llamada telefónica con el presidente turco, Tayyip Erdogan, condenó el ataque y reafirmó el apoyo de Washington a los esfuerzos de Ankara para evitar un desastre humanitario en Siria, dijo un portavoz de la Casa Blanca.

 

Los dos líderes también dijeron que Siria y Rusia deben detener sus ofensivas en el noroeste de Siria, dijo el portavoz Judd Deere.

 

 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lo describió como "uno de los momentos más alarmantes" de la guerra siria de nueve años. "La necesidad más apremiante es un alto el fuego inmediato antes de que la situación se salga completamente de control", dijo Guterres a periodistas en Nueva York. "En todos mis contactos con los involucrados, he tenido un mensaje simple: retroceder desde el borde de la escalada".

 

 

Los vecinos de Turquía, Grecia y Bulgaria, ambos estados miembros de la Unión Europea, prometieron no admitir a los migrantes y reforzaron sus fronteras tras la amenaza de Ankara de reabrir la frontera. Se cerró bajo un acuerdo entre Turquía y la Unión Europea que detuvo la crisis migratoria 2015-16 cuando más de un millón de personas cruzaron a Europa a pie.

 

Cuando surgió la noticia de la huelga del jueves, un alto funcionario turco le dijo a Reuters que el gobierno había decidido, con efecto inmediato, no impedir que los refugiados sirios llegaran a Europa "por tierra o mar", y que la policía y los guardias fronterizos habían sido retirados.

 

"Todos los refugiados, incluidos los sirios, ahora pueden cruzar a la Unión Europea", dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato. En cuestión de horas, cientos de migrantes, algunos con máscaras faciales en un aparente intento de protegerse contra el brote de coronavirus que barría el mundo, comenzaron a llegar a la frontera europea a la luz de la mañana. "Lo escuchamos en la televisión", dijo el inmigrante afgano Sahin Nebizade, de 16 años, en un grupo lleno de taxis en las afueras de Estambul. 

 

En el puesto fronterizo de Pazarkule con Grecia, decenas de migrantes enfrentaron cercas de alambre de púas y granadas de humo. Algunos atrapados en la tierra de nadie entre los dos países intentaron regresar al lado turco, solo para ser rechazados por las autoridades turcas. Hamid Muhammed, que llevaba a una niña, dijo que la policía griega lo rechazó. "Queremos que los gobiernos turco y europeo abran esta puerta", dijo.

 

El primer ministro de Grecia dijo que no se permitirían cruces no autorizados. Su homólogo búlgaro dijo que la perspectiva de una nueva crisis migratoria era una amenaza aún mayor a medida que los países europeos luchan por responder al coronavirus. La UE dijo que Ankara no había hecho ningún anuncio formal de ningún cambio en la política en la frontera.

 

Un millón de desplazados

 

Dentro de Siria había una amplia evidencia de la reanudación de los combates que causaron quizás la peor crisis humanitaria del conflicto. Un millón de civiles han sido desplazados desde diciembre dentro de Siria, cerca de la frontera turca, en condiciones invernales desesperadas. Turquía, que ya alberga a 3,7 millones de refugiados sirios, dice que no puede soportar más.

 

Los periodistas de Reuters en la línea del frente vieron enormes nubes de humo blanco cuando las fuerzas gubernamentales atacaron la ciudad de Saraqeb, una encrucijada importante capturada por los rebeldes esta semana en un raro retroceso contra el avance del gobierno.

 

Los combatientes rebeldes corrieron por las carreteras en camionetas montadas con artillería. En la capital provincial, Idlib, los combatientes heridos en jeans y chaquetas de camuflaje fueron llevados a una clínica.

 

La guerra civil de Siria ha empeorado dramáticamente en los últimos meses a pesar de desaparecer en gran medida de las agendas de los países occidentales. Las fuerzas gubernamentales, respaldadas por el poder aéreo ruso, han lanzado un gran asalto para capturar el noroeste, el último territorio restante en poder de los rebeldes respaldados por Turquía.

 

Con la diplomacia patrocinada por Ankara y Moscú en ruinas, Turquía se ha acercado más que nunca a la confrontación directa con Rusia en el campo de batalla. Erdogan de Turquía y el presidente ruso, Vladimir Putin, hablaron por teléfono el viernes. El Kremlin dijo que acordaron la necesidad de un nuevo acuerdo para evitar enfrentamientos. Turquía dijo que acordaron reunirse lo antes posible.

 

El regreso de los refugiados a la frontera fue un recordatorio de la mayor migración de Europa occidental desde la Segunda Guerra Mundial: la crisis de 2015-2016 cuando 4.000 personas se ahogaron tratando de llegar a Grecia antes de que Turquía cerrara la frontera a cambio de dinero en efectivo de la UE. "En un momento en que estamos imponiendo un control fronterizo más estricto sobre el coronavirus, imagínense si tenemos una afluencia de cientos de miles de migrantes", dijo el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov. "No podemos permitirnos eso".

 

Turquía, durante mucho tiempo el principal aliado de los rebeldes que luchan contra las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad, ha enviado recientemente miles de soldados y equipos militares a Idlib. El ataque aéreo del jueves, que el ministro de defensa de Turquía dijo que ocurrió a pesar de la coordinación con Rusia, fue el peor en el ejército de Turquía desde un ataque de 1993 por separatistas kurdos.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


La policía busca a un paciente que escapó del hospital Cullen - Tras el hecho agentes policiales realizaron un importante operativo que incluyó el chequeo de colectivos, taxis y remises -
Sucesos
"Aquí la desesperación es muy grande, sólo queremos volver a nuestras casas"  - Desde que se cerraron las estaciones aeroportuarias en Ecuador, la situación de los pasajeros varados se tornó desesperante. -
Área Metropolitana
Los intendentes podrán controlar precios y aplicar sanciones a comercios -  -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Clima en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Alberto Fernández  Colón  Unión  Coronavirus  Tiempo de Delivery  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?