https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 08.03.2020 - Última actualización - 21:52
21:37

Columna de neurociencias

Nuestros hijos, horas aislados en una habitación de 10 por 5 cm: el celular

Debemos luchar por mantener la esencia de las tecnologías, “técnica y ciencia”, como herramientas que nos ayuden a vivir en plenitud y libertad, no en su esclavitud. Crédito: Gentileza.Debemos luchar por mantener la esencia de las tecnologías, “técnica y ciencia”, como herramientas que nos ayuden a vivir en plenitud y libertad, no en su esclavitud.
Crédito: Gentileza.

Debemos luchar por mantener la esencia de las tecnologías, “técnica y ciencia”, como herramientas que nos ayuden a vivir en plenitud y libertad, no en su esclavitud. Crédito: Gentileza.



Columna de neurociencias Nuestros hijos, horas aislados en una habitación de 10 por 5 cm: el celular

Dr. Hugo D. Valderrama 
(*) Médico neurólogo - Máster en neurociencias (Mat. 5010).


 

Perfeccionemos la tortura. Primero, determinemos el tiempo en que nuestros hijos van a pasar en esa diminuta habitación. Dos horas y media todos los días sería un buen promedio, que es el equivalente a un año entero, cada diez años.
 

Segundo, que se acostumbren a comunicarse con los demás por una especie de telégrafo, como en la Segunda Guerra Mundial, a través de mensajes de texto breves y codificados con dibujitos, llamémosle “emoticones”. En vez de escribir “te extraño mucho, desde lo más profundo de mi alma”, que envíen un dibujo de una cara, con corazones en los ojos. Para “siento un dolor en el pecho que no me deja respirar, necesito un abrazo”, una cara con una lágrima. Y que el que reciba el mensaje, también capturado en otra diminuta habitación, el celular, lo interprete como quiera o pueda. 



Compensemos un poco: dejemos que escriban con muchísima gente que apenas conocen y que los puedan llamar “amigos”. Y para atraer a esos desconocidos, que puedan pegar fotos en los muros exteriores de sus habitaciones. 
 


Sé lo que están pensando, y quizás no puedan tolerarlo. Demos la opción de pasar también horas en un lugar más grande, de 70 por 40 centímetros, como el tamaño de un televisor. Vamos a llamarle a ese lugar “la Play”, ya es que donde los chicos van a “jugar” para distraerse. Pero con tanta libertad que le estamos sumando, no se la vamos a dejar tan fácil. Nosotros vamos a diseñarles o comprarle los juegos. 
 


Es decir, que en ese “lugar” en el que más jueguen, sea un entorno virtual, deban aniquilarse con los otros jugadores. Aniquilarse en espacios cada vez más pequeños debido a una tormenta, hasta ser la última persona en pie. Pueden llegar a colaborar con otros jugadores, pero sólo con el fin de matar a sus contrincantes. Llamemos a ese juego “Fortnite Battle Royale”, en español “Fuerte-noche batalla real”, para que les quede claro de qué trata. Un promedio también de dos horas y media por día estaría bien, y junto a la otra habitación sumarían dos años enteros en ellas, cada diez.



Sí, quizás sea demasiado y se agoten: tenemos que incentivarlos. Entonces, organicemos torneos donde los chicos tengan que jugar a matar en ese entorno virtual pero a nivel mundial, y que los premios sean millonarios. No se preocupen por conseguir el dinero para esos premios: las compañías que venderán los juegos tendrán de sobra para ofrecerlos.
 


Soy neurólogo pero, ¿hace falta que les comente lo que esta tortura puede privar al cerebro de nuestros hijos? La diversidad infinita de estímulos que brindan a nuestras neuronas, el contacto pleno, real con otra persona y con la sociedad, como también con nuestro planeta Tierra, no pueden ser superados en pequeñas habitaciones virtuales con estímulos repetitivos básicos. 

 


Debemos luchar por mantener la esencia de las tecnologías, “técnica y ciencia”, como herramientas que nos ayuden a vivir en plenitud y libertad, no en su esclavitud.

 

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


En detalle: el primer mes del coronavirus en Argentina  -  -
Salud
Fin de semana con bancos abiertos y colas para cobrar más controladas - Con un notable descongestionamiento, sillas y asistencia policial, la jornada de hoy mostró en Santa Fe una imagen de mucha mayor calma. -
Economía
Santa Fe suma 5 nuevos casos de coronavirus -  -
Frente a la pandemia, la solidaridad se vuelve un gesto de grandeza colectiva - Un chofer de colectivos, con las medidas de seguridad: barbijo y guantes. El trabajador del servicio esencial “transporte público de pasajeros” está exceptuado del DNU que fijó el aislamiento preventivo y obligatorio por parte de Nación. -
#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Clima en Santa Fe  El Litoral Podcasts  Alberto Fernández  Colón  Unión  Coronavirus  Tiempo de Delivery  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?