https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 03.04.2020 - Última actualización - 12:36
12:31

Dirigió 45 partidos a Colón y fue sensación

"Vignatti preguntaba siempre pero al equipo lo armaba yo"

Habla de su relación con José, parecida a la del “viejo” Damiani en Peñarol de Montevideo. “Colón no salió campeón pero creció en todo y eso ya es llegar al éxito”, afirma desde Montevideo.

 

La vieja Peatonal de Santa Fe y la tradicional mesa del Hostal con ventana “a la calle”, por llamarla de alguna manera. Mes de junio de 2001: el entrenador uruguayo en una charla llena de fútbol junto a los más experimentados dirigentes sabaleros, el presidente José Vignatti y el vicepresidente Patricio Fleming.  Crédito: El LitoralLa vieja Peatonal de Santa Fe y la tradicional mesa del Hostal con ventana “a la calle”, por llamarla de alguna manera. Mes de junio de 2001: el entrenador uruguayo en una charla llena de fútbol junto a los más experimentados dirigentes sabaleros, el presidente José Vignatti y el vicepresidente Patricio Fleming.
Crédito: El Litoral

La vieja Peatonal de Santa Fe y la tradicional mesa del Hostal con ventana “a la calle”, por llamarla de alguna manera. Mes de junio de 2001: el entrenador uruguayo en una charla llena de fútbol junto a los más experimentados dirigentes sabaleros, el presidente José Vignatti y el vicepresidente Patricio Fleming. Crédito: El Litoral



Dirigió 45 partidos a Colón y fue sensación "Vignatti preguntaba siempre pero al equipo lo armaba yo" Habla de su relación con José, parecida a la del “viejo” Damiani en Peñarol de Montevideo. “Colón no salió campeón pero creció en todo y eso ya es llegar al éxito”, afirma desde Montevideo.   Habla de su relación con José, parecida a la del “viejo” Damiani en Peñarol de Montevideo. “Colón no salió campeón pero creció en todo y eso ya es llegar al éxito”, afirma desde Montevideo.  

—Acá pasaron los mejores entrenadores con Vignatti y el club creció en todo: estadio, predio, participación en copas...

—Eso está claro.

 

—El tema que es vos estuviste en el 2001 con Vignatti y estamos en el 2020 con el mismo José al frente...Algo así como Damiani en Peñarol.

—Vos nombraste a Damiani como un presidente parecido a las características de José. Yo lo tuve a él como jugador y como entrenador de presidente en Peñarol. Nos cuesta a los hombres enfocarnos en el objetivo en común. Entonces, por esa razón, necesitamos de liderazgos, necesitamos de gente que marque un camino, que tenga una línea y que los demás lo sigan. Creo que es el camino más factible de conseguir cosas.

 

—¿Cómo se convive con personalidades de presidentes tan fuertes, Jorge? 

—Siempre he dicho que en el fútbol nadie gana nada solo; aunque esto parezca una contradicción, no la es. Yo creo que la directiva tiene que hacer lo suyo. Yo siempre lo comparo con una mesa de cuatro patas: la directiva, los jugadores, el cuerpo técnico y la hinchada. Cada uno tenemos que buscar que nuestra pata esté firme. Hacer las cosas bien, dar el máximo en cada una de nuestras áreas. Si conseguimos que las cuatro patas estén fuertes, la mesa va a estar fuerte.

 

—Pero puede haber “choque” de liderazgos...Bah, los hubo...

—Es importante que quienes lideren; sea el presidente en cuanto a la directiva el técnico en su área, el capitán o los capitanes en los jugadores; tienen que saber escuchar, tienen que saber rodearse. Es una de las más grandes virtudes de un líder: saber rodearse y saber escuchar, pero bueno, después tiene que tener la personalidad y el carácter de ser él quien tome las decisiones y asuma la responsabilidad.

 

—¿Se necesita mucha claridad y grandeza? Te lo pregunto porque vos sí saliste campeón varias veces

—Cuando estos roles se confunden o cambian, estamos complicados. Cuando un jugador, por ejemplo, toma decisiones que les corresponden al técnico, cuando el técnico quiere tomar decisiones que le corresponden a los dirigentes, cuando el propio presidente quiere tomar determinaciones que les corresponden al técnico; o sea, cuando se entromete en cualquiera de las otras áreas, es allí donde vas —casi seguro— directo al fracaso.

 

—¿Vos cómo hacías con Vignatti?

—Me reunía con José, por ejemplo, y él me decía las sugerencias o preguntas que tenía con respecto al equipo, y a su vez conversábamos con respecto a la política del club. Ahora, en cuanto a las políticas del club, era José quien decidía. Y en cuanto al equipo, era yo quien decidía, y punto. Yo no estoy hablando de Fosatti, el que sea, el técnico; entonces, cuando eso se da así, es muy factible el éxito.

 

—Dijiste “el técnico que sea” y acá por Colón pasaron los mejores: Basile, Maturana, Martino, Bauza, vos, entre otros...

—Está bien, conozco la lista. Ahora, ¿qué es el éxito? Bueno, si para ser exitoso el único camino es salir campeón, me parece que se tergiversa lo que yo tengo por concepto del éxito. Por ejemplo, cuando hablamos y me preguntan ustedes los periodistas, o ustedes deducen “se jugó bien o mal de acuerdo al resultado”. No, no siempre el resultado va de acuerdo con el rendimiento. Hay muchos otros factores que inciden en el resultado de un partido.

 

—Algo de eso pasó en Colón entonces...

—Yo creo que hay que ver el todo, y hay que ver, por ejemplo, en el caso concreto de Colón, todo lo que ha crecido en sus distintas áreas de la mano de Vignatti. Eso es tener éxito. Lógicamente para eso está creado el club, detrás del equipo de fútbol. Si ese equipo de fútbol trae resultados, todos nos vamos a sentir más felices.

 

—Si es así, Vignatti ya ganó desde tu idea...

—No se puede catalogar a una administración o a los técnicos, o a los propios jugadores, solamente por si ganaron o no ganaron. Me parece que hay que ver el todo y analizar.

 

La velocidad de Da Luz

 

—¿Te preguntaron de Colón por Mauro Da Luz?

—Yo ni siquiera llegué a dirigirlo, cuando vine se estaba haciendo el reacondicionamiento físico de mitad del año. Se lo llevó Colón y es verdad que me preguntaron. Di referencias del jugador y de la persona; no tuve otra que decirles la verdad: si fuera por mí, yo no lo dejaba ir.

 

—¿Por qué lo “soltaste”?

—Es que tenía que mirar por el lado de River y era bueno. Era un dinero que a River le venía bien, y por eso accedí a que se fuera.

 

—¿Qué diagnóstico hacías de Mauro?

—Tiene una velocidad que es enorme, y un determinado juego que hay que explotar. Evidentemente depende del equipo que lo sepa explotar o no. No tengo dudas: se destacó aquí cuando le dieron continuidad y confianza. Repito que yo no fui. Cuando paso esto acá en Uruguay, se destacó mucho.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:


Temas:


Se prolonga el conflicto de los choferes y no habrá colectivos hasta la semana que viene -  -
Área Metropolitana
Transportistas escolares y jardines maternales piden ayuda económica - Jardines. Con mucho colorido, las maestras jardineras piden una ayuda económica para seguir adelante y no cierren las instituciones. -
La oposición le pide a Perotti que informe por qué Santa Fe fue la provincia que menores recursos recibió por parte de Nación -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Tiempo de Delivery  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  

Recomendadas