https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 06.04.2020 - Última actualización - 19:06
19:03

Mirada desde el sur

La doble vida de Lifschitz

Roberto Miguel Lifschitz. Debe transitar una doble vida. Legislador. También último estandarte en el poder real. Re elaborar una propuesta socialista. Conservar fuerzas. Crédito: Archivo El LitoralRoberto Miguel Lifschitz. Debe transitar una doble vida. Legislador. También último estandarte en el poder real. Re elaborar una propuesta socialista. Conservar fuerzas.
Crédito: Archivo El Litoral

Roberto Miguel Lifschitz. Debe transitar una doble vida. Legislador. También último estandarte en el poder real. Re elaborar una propuesta socialista. Conservar fuerzas. Crédito: Archivo El Litoral



Mirada desde el sur La doble vida de Lifschitz Marzo del 2020 cerró con la Cámara de Diputados autorizando (el 31/3/20) lo que negó desde diciembre del 2019.

... “Esa ley partía de un diagnóstico falso, que indicaba que en diciembre había una crisis económica y financiera sin retorno en Santa Fe. Eso no tiene nada que ver con los números: pudieron pagar sueldos y aguinaldos con cláusula gatillo y en breve, el sueldo de marzo sin inconvenientes”, argumentó...

 

Marzo del 2020 cerró con la Cámara de Diputados autorizando (el 31/3/20) lo que negó desde diciembre del 2019. Con un discurso del que se transcribe un fragmento, con un discurso desde la bancada, de Roberto Miguel Lifschitz diciendo, no ya como presidente del cuerpo, sino como legislador o mejor: no como legislador sino como ex gobernador que entregó el mando el 10 de diciembre, que no estaba de acuerdo con lo que estaban aprobando. Que el cuerpo que él preside estaba aprobando.

 

La aprobación, por esas cuestiones del reglamento de cuerpos colegiados, tuvo más abstenciones que votos positivos. Fueron 31 abstenciones, 12 votos positivos, 6 ausencias y un voto que no existe, porque excepto circunstancias excepcionales, el Presidente del cuerpo no vota. Total 50.

 

Dejo constancia que Amalia Granata y Carlitos Del Frade votaron en consonancia con Lifschitz. Se abstuvieron. Es mucho más que un detalle. Al ex periodista y a la modelo y panelista los votó el pueblo de Santa Fe. A Lifschitz también. Aumentó la constancia: hoy Lifschitz es el líder en oposición a Perotti. No se avizora otro. Falta mucho para una nueva confrontación pero la constancia está.

 

JAVKIN EN MITAD DEL BAILONGO

 

Es necesario dejar en claro que luego de la “Ley Javkin”, de la boleta dividida, también llamada boleta única (en cada cuerpo único todos los candidatos al mismo rubro, ejemplo: Diputados. En cada cuerpo diferente los diversos mandatos, Senadores, Intendentes, Diputados, etc...) después de esa boleta que ahorra dineros, impide el robo en el cuarto oscuro, obliga al Estado a pagar los costos de impresión, mantiene la lista sábana y pone la cara del primero de cada rubro como imán para los votos, sucedieron hechos muy significativos, muy pero muy sustantivos.

 

La Constitución que nos rige en la provincia otorga, por simple mayoría de votos, 28 bancas sobre 50 al que gana las elecciones. En aquellos años (1960/62) se creía que el Ejecutivo necesitaba una mayoría en Diputados para legislar tranquilo y gobernar sin sobresaltos.

 

La boleta “dividida” llevó a que la Arquitecta Bielsa sacase más votos a Diputada que el candidato del FPCyS, Bonfatti, a Gobernador y, en Diputados, el peronismo fue mayoría en aquella Gobernación. La arquitecta renunció poco después, pero el hecho fue definitivo. El voto popular manda.

 

En la gobernación de Lifschitz (2015/2019) en la Cámara de Diputados obtuvo más votos Antonio Bonfatti que el candidato a Gobernador y conviene recordarlo: menos de 2.000 votos separaron al Midachi de la Casa Gris.

 

En el 2011/2015 Bonfatti le había ganado, al mismo Midachi, cuatro años antes, por no más de 30.000 votos. El mismo Bonfatti que, se reitera, reunió votos para Diputado con más facilidad que Lifschitz a Gobernador en el 2015 / 2019.

 

En el 2019, con los términos en reversa (Lifschitz a Diputado, Bonfatti a Gobernador) el resultado trajo el paroxismo: el socialismo, cabeza pensante del territorio radical, perdió la gobernación. Gobierna el peronismo. Ganó Perotti a Gobernador. Ganó Lifschitz como Diputado. La “Boleta Javkin”, pergeñada cuando fue Diputado Provincial, es inatajable con el voto popular en el recuento, el rostro primero y la lista sábana detrás. No estoy obligado a dar ejemplos. Sobran y son bonitos.

 

LA HISTORIA ES MEMORIA

 

En Rosario después de Héctor Cavallero (“el Tigre”) el paso a Hermes Juan Binner trajo un ideólogo de campañas: Daniel Canabal. Socialista y Diseñador Gráfico. El socialismo ganaba Rosario nuevamente. El peso específico indicaba la sucesión a Giustiniani para Intendente, no estaba en discusión, era real y, por otro lado, Hermes aceptaba. La Carrió molestaba (pelea con Giustiniani). De ahí salió Lifschitz como un candidato que nadie conocía pero de consenso interno. Giustiniani fue presidente del partido con autoridad de mando hasta el 2011. Punto. De Daniel Canabal recuerdo sus palabras cuando apareció Lifschitz como candidato... “tiene el 2 % de grado de conocimiento, la cara de Hermes detrás salva todo, pero tengo mucho laburo, no es simpático y el nombre es difícil de escribir y pronunciar...”.

 

Lifschitz, por 5.000 votos desflecados, le gana a Norberto Nicotra la intendencia. El más importante estratega político que tuvo y tiene el socialismo dejó la intendencia y trabajó en el ámbito privado junto con un amigo entrañable: Francisco Ferioli (Pancho) porque Lifschitz no lo quería en la estrategia de la administración municipal. Me refiero a Rubén Darío Galassi. Cordobés.

 

Se había ido Cavallero, no fue Rubén Giustiniani, fue Lifschitz. El Congreso de la Lengua y los dos shoppings ponen a Rosario en alza. Para el 2011, después de la Gobernación Binner, las mediciones de la posible fórmula “Lifschitz Barletta” daba 70 a 30 contra el peronismo. Binner dijo “va Antonio”. Lifschitz mordió el polvo. Fue candidato a senador provincial.

 

Zabalza, Lifschitz, Capiello, los tres senadores rosarinos del socialismo, fueron funcionales al gobernador de turno y no opacaron a la intendencia.

 

Lifschitz, como senador, recorrió la provincia. Como antes, como después, se manejó con bastante soledad.

 

Lifschitz y el estratega Rubén Darío Galassi son términos irreconciliables. Años después discutiría fuertemente con el otro creativo de campaña: Daniel Canabal. Hoy ambos distanciados de la conducción Lifschitz de los restos legislativos del socialismo. Galassi no tiene cargo en la burocracia residual. Fue su decisión.

 

LO VISIBLE ES ESENCIAL

 

Fue candidato a intendente en mitad de un renunciamiento de Giustiniani, con Estévez Boero aún en la memoria y con Binner como espalda. No contaba con el partido. Cuando Binner fue Gobernador su mandato fue diferente. No fue candidato a Gobernador en aquellos años. No tuvo la jefatura del socialismo. No la tiene. Su Gobernación, por la inyección de dinero y el trato diferente de CFK antes y Mauricio Macri después, lo aleja de Antonio Bonfatti y del partido (El jefe partidario es Antonio Bonfatti).

 

No está visible Binner, la estampita que arrastraba, no tiene el partido que, a nivel nacional, es un poquito más que un sello y una infranqueable nostalgia. En el plano nacional restan dos años de Contigiani y tres de Enriquito Estévez Boero. Nada propio.

 

En el plano provincial Rosario es de Javkin que es, puede seguir y seguramente seguirá en la Alianza, conformará una alianza no peronista con el socialismo y sus arrabales y Santa Fe es una ciudad de Jatón. El territorio es más UCR que PSP. Lejos, lejísimo.

 

Roberto Miguel Lifschitz debe transitar una doble vida. Legislador. También último estandarte en el poder real. Re elaborar una propuesta socialista. Conservar fuerzas, básicamente radicales díscolos y/o sueltos. Pensar y ejecutar, en ambos planos: el día a día y el porvenir ideológico (¿qué es, dónde va el socialismo en el Siglo XXI?).

 

En esta doble vida aventuro una hipótesis: necesitaría alguien interno con quien confrontar, para crecer, y un gabinete teórico, para leer la realidad de un Siglo donde tiene muchos años de vida útil.

 

El peronismo es su gran preocupación: el peronismo en el poder suele ser desaforado y público, sonoro y desfachatado. Lifschitz representa a la minoría. No creo que se sienta cómodo. Sonreir, decía aquel creativo, no es su fuerte. Sin embargo la doble vida obliga al protocolo político. Mas allá del coronavirus, allí lo encontraremos. Duplicado, acaso afligido. Todos los días eso, el día, es el campo de batalla.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Cómo se sale a buscar el virus en los barrios -  -
Área Metropolitana
Santa Fe sigue esperando, mientras otras provincias suman actividades permitidas - Sólo por el fin de semana largo del 25 de mayo fueron habilitadas las salidas recreativas en la ciudad de Santa Fe.  -
Política
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Tiempo de Delivery  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  

Recomendadas