https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 06.04.2020 - Última actualización - 19:16
19:12

Por Ricardo Dupuy

Corona virus, efectos colaterales

Aislamiento en la ciudad. Crédito: Fernando NicolaAislamiento en la ciudad.
Crédito: Fernando Nicola

Aislamiento en la ciudad. Crédito: Fernando Nicola



Por Ricardo Dupuy Corona virus, efectos colaterales En espacios abiertos el aire se respiraba puro y dulce, lo contaminado quedó adentro junto a lo contaminante. El cielo diáfano, tan diáfano que, sin esfuerzo, bien podían verse las estrellas en pleno día.

Por Ricardo Dupuy


Al principio fue sólo una noticia. Chiquita, de esas que se escriben a las apuradas, para rellenar las páginas pares de los periódicos. Pero luego, luego la información fue tomando cuerpo. Inesperadamente se tornó relevante. 

 

Resultó ser que ciertos intrépidos animales, aprovechando el retroceso impuesto por la cuarentena, avanzaron sobre espacios impropios; desde siempre reservados para hombres y mujeres. 

 

¡Habrase visto semejante actitud presuntuosa! Vociferaba una mujer mayor cubierta hasta los ojos por un primoroso barbijo a tono con sus ropas de gasa azul, entrevistada a distancia de largo de brazo, por el reportero de un canal capitalino. 

 

¡Será que vienen a ofrecerse en divino sacrificio para mejorar la dieta de los más humildes! Preguntaba, al cielo raso del estudio virtual, el profeta del canal 32.

 

¡Postrimerías de la humanidad! Anunciaba en letras rojas, diagramadas a relieve de pantalla, un youtuber calvo, trayendo a colación ciertas imágenes seleccionadas de la película “Doce Monos”. 

 

Yo, en mi celda de cristal del piso veintitrés, dudaba. Asqueado de ser engañado por noticias falsas, montadas y actuadas a la perfección. Yo dudaba.

 

Sin oponer resistencia, más bien fervoroso por las ganas de vencer la agobiante rutina, me zambullí en una nueva obsesión. 

 

Busqué en google, pregunté al de la basura, como NN llamé al canal de noticias y hasta intenté infructuosamente cargar un drone que mis hijos usaban para filmarse desde el aire. Nada certero, todo eventual. 

 

Fue entonces que decidí salir...

 

¡Increíble! Apenas llegando a Boulevard, una familia de carpinchos, alineados en fila india, cruzó plácidamente hacia el paseo central, en dirección al puente colgante.

 

Por la peatonal, sin peatones, una pareja de jabalíes en carrera, espantó a la bandada de garzas mora que, a puro aletazo torpe, derribaron el cartel multicolor de la heladería, que saltó en mil pedazos al golpear contra el cantero. 

 

En la esquina del banco, crucé a una joven mujer policía, arma en mano, corría desesperada, perseguida por una tropilla de caballos de tiro, que habían logrado librarse de sus carros pero aún arrastraban los horcates que chisporroteaban en fricción contra el asfalto. 

 

Apenas sorprendente era lo visto, en comparación con el escenario que ofrecía la Plaza de Mayo. 

 

Una turba de monos aulladores había copado el frente de la casa de gobierno, la catedral y los altos del Colegio Inmaculada; parecían alentar a un enorme yacaré para atacar a un perrito blanco, de esos que, la gente bien, suele usar de compañía. 

 

Animales libres y felices observando a gente enjaulada y temerosa. En espacios abiertos el aire se respiraba puro y dulce, lo contaminado quedó adentro junto a lo contaminante. El cielo diáfano, tan diáfano que, sin esfuerzo, bien podían verse las estrellas en pleno día. 

 

La ciudad era un caos. Sin gente, ni autos, ni nada pero repleta de paradojas, como un juego. Un juego de Dios.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Cómo se sale a buscar el virus en los barrios -  -
Área Metropolitana
Santa Fe sigue esperando, mientras otras provincias suman actividades permitidas - Sólo por el fin de semana largo del 25 de mayo fueron habilitadas las salidas recreativas en la ciudad de Santa Fe.  -
Política
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Tiempo de Delivery  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  

Recomendadas