https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 08.04.2020 - Última actualización - 15:53
15:52

La hazaña de aquél Unión en el ‘75...

¿Qué equipo puede ascender y ganar cinco partidos de entrada?

El Toto Lorenzo venía de ser bicampeón con San Lorenzo, de dirigir a la Lazio de Italia, a Atlético de Madrid y a la selección nacional en el Mundial de 1966. Unión lo contrató y produjo una revolución. Además, tuvo un record muy difícil de ser igualado.

El remate violento de Leopoldo Luque superó el cierre de “Perico” Raimondo y se convirtió en gol de Unión en el Monumental. Obsérvese los pasillos y escaleras del Monumental repletas de público. Unión era el puntero del torneo y River buscaba arrebatarle la posición. Ahí, el Tate perdió el invicto de cinco victorias al hilo en el comienzo del torneo Metropolitano, en su vuelta a Primera. Crédito: El LitoralEl remate violento de Leopoldo Luque superó el cierre de “Perico” Raimondo y se convirtió en gol de Unión en el Monumental. Obsérvese los pasillos y escaleras del Monumental repletas de público. Unión era el puntero del torneo y River buscaba arrebatarle la posición. Ahí, el Tate perdió el invicto de cinco victorias al hilo en el comienzo del torneo Metropolitano, en su vuelta a Primera.
Crédito: El Litoral

El remate violento de Leopoldo Luque superó el cierre de “Perico” Raimondo y se convirtió en gol de Unión en el Monumental. Obsérvese los pasillos y escaleras del Monumental repletas de público. Unión era el puntero del torneo y River buscaba arrebatarle la posición. Ahí, el Tate perdió el invicto de cinco victorias al hilo en el comienzo del torneo Metropolitano, en su vuelta a Primera. Crédito: El Litoral



La hazaña de aquél Unión en el ‘75... ¿Qué equipo puede ascender y ganar cinco partidos de entrada? El Toto Lorenzo venía de ser bicampeón con San Lorenzo, de dirigir a la Lazio de Italia, a Atlético de Madrid y a la selección nacional en el Mundial de 1966. Unión lo contrató y produjo una revolución. Además, tuvo un record muy difícil de ser igualado. El Toto Lorenzo venía de ser bicampeón con San Lorenzo, de dirigir a la Lazio de Italia, a Atlético de Madrid y a la selección nacional en el Mundial de 1966. Unión lo contrató y produjo una revolución. Además, tuvo un record muy difícil de ser igualado.

Unión produjo, hace 45 años, un hecho que es muy difícil de igualar: el de un equipo que, tras su ascenso, ganó los primeros cinco partidos en Primera. Eso le permitió lograr el primer puesto al cabo de esas cinco fechas y llegó al sexto partido en el Monumental para jugar con uno de los dos segundos (el otro era Independiente), nada menos que River Plate, que llevaba 18 años sin ganar un campeonato. Fue el día de la famosa frase de Aragón Cabrera, presidente de River, a Súper Manuel Corral, presidente de Unión, un largo rato antes del partido: “Súper, vendimos todas las entradas, no ingresa más nadie. Ya colgamos el cartelito de entradas agotadas”.

 

Unión había arrancado con victorias ante Atlanta, Chacarita, Newell’s, Rosario Central y Boca. River había ganado cuatro partidos y empatado el restante. Además, era el choque del River de Labruna con el Unión de Lorenzo, en apariencia dos escuelas diferentes por las características de sus entrenadores. Pero ese día, el Toto armó un mediocampo con Espósito, Marchetti y Cocco, más Mastrángelo, Luque y Tojo arriba, con la firme intención de impedir que el mediocampo en el que brillaban jugadores de la talla de Jota Jota López, Alonso y el mismo Pedro González que se tiraba unos metros atrás, pudieran dominar el partido.

 

A los 27 minutos del primer tiempo, el partido estaba 1 a 1. Mastrángelo llegó hasta el fondo de la cancha, la pelota rebotó en Fillol y volvió a los pies de Heber, quien tiró el centro para la entrada de Victorio Nicolás Cocco, que remató al arco ante el cierre de Perfumo y Artico, los dos centrales de River, convirtiendo el 2 a 1 que hacía hablar a todo el país.

 

Después, el partido finalizó con el triunfo de River (4 a 2) y la punta para el equipo de Labruna, que prácticamente no la abandonó hasta el final. Unión terminó en el cuarto lugar, detrás de River, Huracán y Boca. Fue una campaña excepcional que tuvo, además, un hecho inolvidable. Fue el día del famoso “Rodrigazo”, cuando Unión cedió la condición de local (estaba iniciando la remodelación del estadio) en la segunda rueda de ese Metropolitano, fue a Buenos Aires a hacer las veces de local en la cancha de Vélez y le ganó a River 2 a 0 con goles de Mastrángelo y Luque (Gatti le atajó un penal a Alonso). Aquellas actuaciones de Leopoldo hicieron que River lo venga a buscar para el Nacional de ese año, comprándolo en la cifra record de 750 millones de pesos moneda nacional. Eso fue allá por julio o agosto, cinco o seis meses después que el Toto Lorenzo, al final de un partido amistoso con Patronato en la avenida, antes de iniciarse el torneo, le dijera: “Flaco, si usted me hace caso, termina en la selección”. ¡Y pensar que el Toto había traido a Oscar Víctor Trossero y a Eduardo Marasco para que se disputen el puesto de “9”!

 

Aquella serie inicial de cinco victorias consecutivas para un equipo recientemente ascendido, que se había desafiliado de los registros de Afa y que tres años antes no había podido ni siquiera ganar un Regional para volver a la A y jugar el viejo Nacional, tuvo también algunas particularidades dignas de destacar. Por ejemplo, que en el primer partido de visitante, ante Chacarita, una gran cantidad de periodistas porteños hayan concurrido a San Martín para ver al equipo que, se decía, era “la revelación del torneo”, hecho que luego se corroboró plenamente.

 

Dicen que esa noche estuvo Aragón Cabrera y que allí le dijo a Corral que no le podía ceder a Passarella, por entonces suplente de Artico o del “Gorrión” López (a veces lo ponían de “3” por su perfil zurdo). Ya de River habían llegado varios: Baudillo Jáuregui, Mastrángelo, Lito Bottaniz y Coll. “Súper, si te doy a éste también, ¡me matan!”, cuentan que le dijo al presidente. Pero esa noche se hablaba de que podía llegar el “Polaco” Semenewicz, un nombre estrechamente vinculado a Independiente para sumarse a la friolera de estrellas que había traido el “Toto” a Santa Fe. Y esa misma noche, también, Victorio Cocco no ocultaba su malestar porque la prensa nacional se había encargado de señalar que se había convertido “¡en el jugador mejor pago del fútbol argentino”!... Y jugaba en Unión.

 

Pasaron 45 años, pero nunca está de más recordar aquéllos tiempos, máxime si se produjo en el contexto de un fútbol argentino con muchísimas figuras, porque no era habitual que se vendieran jugadores al exterior y porque ya comenzaba a madurar aquella idea del Flaco Menotti —luego refrendada por decreto de parte del gobierno militar desde 1976— de que no se transfieran futbolistas, sobre todo aquellos que integraban la selección nacional (en ese entonces, Menotti había armado tres grupos rescatando jugadores a lo largo y a lo ancho del país).

 

Muchos pensarán que Unión quedó “fundido” después de semejante esfuerzo económico, arrancando por haber traido a un técnico que venía de dirigir a la Lazio de Italia y a Atlético de Madrid. Pero no fue tan así. Primero porque había apoyo económico, segundo porque los jugadores no ganaban fortunas y tercero porque el famoso Rodrigazo de junio de ese año, terminó dándole una gran mano a Unión. “Nosotros trajimos a todos los jugadores en cuotas y fue tal la inflación que hubo ese año, que los valores de las cuotas se diluyeron”, contó una y mil veces el doctor Corral.

 

Por más que a muchos no les guste, aquél gran esfuerzo de Unión también tuvo una razón de ser: Colón tenía un muy buen equipo (Baley, Villaverde, Mazo, Cococho Alvarez, Carlos López, Villarruel, Coscia, Saldaño y compañía) con el Gitano Juárez de entrenador. Ese equipo de Colón estuvo toda una rueda sin perder (18 partidos) y fue una motivación más.

 

Al siempre muy bien recordado amigo Natalio Fegjelson, memorioso por excelencia de Unión, el Toto Lorenzo alguna vez le dijo: “Si yo lo hubiese descubierto antes a Trullet de líbero, salía campeón”. Tan lejos no estuvo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Enrique Cruz


Temas:


Se prolonga el conflicto de los choferes y no habrá colectivos hasta la semana que viene -  -
Área Metropolitana
Transportistas escolares y jardines maternales piden ayuda económica - Jardines. Con mucho colorido, las maestras jardineras piden una ayuda económica para seguir adelante y no cierren las instituciones. -
La oposición le pide a Perotti que informe por qué Santa Fe fue la provincia que menores recursos recibió por parte de Nación -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Tiempo de Delivery  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  

Recomendadas