https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 22.05.2020 - Última actualización - 17:34
17:32

Atlético de Rafaela

El dilema Walter Otta

Su contrato se termina el 30 de junio, las estadísticas y la irregularidad que mostró el equipo no lo ayudan, pero todos en el mundo Atlético de Rafaela ponderan su trabajo. No es de los técnicos más caros de la división, tampoco es barato. Si se queda, ¿aceptará trabajar con mayoría de juveniles?.

 Crédito: Agencia
Crédito: Agencia

Crédito: Agencia



Atlético de Rafaela El dilema Walter Otta Su contrato se termina el 30 de junio, las estadísticas y la irregularidad que mostró el equipo no lo ayudan, pero todos en el mundo Atlético de Rafaela ponderan su trabajo. No es de los técnicos más caros de la división, tampoco es barato. Si se queda, ¿aceptará trabajar con mayoría de juveniles?. Su contrato se termina el 30 de junio, las estadísticas y la irregularidad que mostró el equipo no lo ayudan, pero todos en el mundo Atlético de Rafaela ponderan su trabajo. No es de los técnicos más caros de la división, tampoco es barato. Si se queda, ¿aceptará trabajar con mayoría de juveniles?.

Por Juan Carlos Scalzo

deportes@ellitoral.com / Agencia Rafaela

 

El oriundo de Río Tercero, Córdoba, llegó al barrio Alberdi rafaelino a mitad del año pasado precedido de muy buenos antecedentes fundados en campañas recientes y por ser un gran conocedor del ascenso .

 

Se lo trajo para hacer un trabajo a largo plazo, pero sin resignar la aspiración de conseguir cuanto antes el retorno a la máxima categoría. No llegaron figuras rutilantes para la Primera Nacional, pero se pudo incorporar futbolistas que individualmente daban la talla para que el hincha se ilusione con pelear por uno de los dos ascensos.

 

El plantel se renovó casi en su totalidad y se incorporaron varios de los elementos pretendidos por Otta y siempre se mostró satisfecho con el grupo de profesionales que le armaron.

 

Había material, había un técnico confiable y con experiencia y solo había que esperar que dentro de la cancha los jugadores vayan plasmando la idea del DT y empiecen a llegar los resultados.

 

Pero las fechas fueron pasando, el equipo nunca apareció, los resultados tampoco y los “números” no fueron los esperados al finalizar la primera rueda. Atlético no consiguió el objetivo mínimo que era terminar metido entre los cuatro primeros de su zona (hasta esa posición ingresaban al Reducido por el segundo pase a lo que será la Liga Profesional), tampoco quedó muy cerca, y se tuvo que conformar con la clasificación para la Copa Argentina 2020.

 

Es cierto que el adiestrador de la Crema trató de mil maneras de encontrarle la vuelta a sus dirigidos, cambio nombres, probó variantes tácticas y modificó varias veces de sistema, pero nunca el equipo se mostró sólido ni que sabía lo que quería en el terreno de juego.

 

Con el receso de verano y la posibilidad de barajar y dar de nuevo renació la esperanza de que se encuentre el rumbo y se pueda ser competitivo, pero las seis fechas que se llegaron a disputar este año fueron más de lo mismo y los rafaelinos se empezaron a distanciarse del cuarto lugar. Al momento de la suspensión del fútbol ya reinaba el desaliento y con 9 paradas para la culminación del campeonato eran muy pocos los que confiaban que este grupo podría estar en la lucha por el retorno a pesar de estar a solo 5 unidades del cuarto lugar.

 

En concreto, de la mano de Walter Otta se cosecharon 28 puntos, en 21 partidos, tan solo el 44,44 % de los que disputó. Ganó, empató y perdió siete compromisos, convirtió 27 goles y le marcaron 30. Marchaba en la 6ta. posición de su zona.

 

De todas maneras, en la dirigencia siempre estuvo conforme con el trabajo del entrenador y hasta el parate por la pandemia las conversaciones estaban bien encaminadas para su continuidad en la institución.

 

Igualmente, si Otta permanece en el cargo deberá enfrentarse a una realidad muy distinta a la que encontró cuando arribó a Rafaela porque la caja albiceleste está en rojo y deberá, entre otras cosas, bajar sus pretensiones económicas.

 

Por la misma causa se las tendrá que arreglar con un plantel que se reducirá fuertemente en cantidad y calidad y estará conformado predominantemente por elementos juveniles y muy poco rodaje en el equipo principal, algo que no será sencillo si se tiene en cuenta que Otta prácticamente ignoró a los pibes y son contados con los dedos de una mano aquellos a los que tuvo en cuenta.

 

Juega a favor que el entrenador siempre ha manifestado sentirse muy cómodo en Rafaela y de entrada dijo que quería estar como mínimo por dos temporadas para poder desarrollar un trabajo y que dé sus frutos.

 

Por el momento, todo indica que no hay charlas y la negociación está en un impasse, pero se mantienen las ganas de unos y otros de prolongar el contrato, pero a esta altura nada se puede dar por seguro y es una incógnita cuál será el futuro del DT.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Timbúes tiene un hospital público de primera hecho con fondos propios - Amaro González, en la inauguración.   -
Regionales
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  Río Paraná  Dengue  Colectivos Santa Fe  Vicentin  

Recomendadas