https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 23.05.2020 - Última actualización - 15:37
8:43

La Fanfarria del Capitán

"Bella Ciao nos acompañó en toda nuestra carrera"

El itinerante grupo argentino, que integra el soundtrack de la reconocida serie “La Casa de Papel”, profundizó con El Litoral sobre una propuesta que logró cautivar a Europa y Asia.

 

“Estamos viendo cómo mantenemos viva la llama dentro de este huracán”, analiza Vicky en el contexto de la pandemia. Crédito: Gentileza Santiago Ropero“Estamos viendo cómo mantenemos viva la llama dentro de este huracán”, analiza Vicky en el contexto de la pandemia.
Crédito: Gentileza Santiago Ropero

“Estamos viendo cómo mantenemos viva la llama dentro de este huracán”, analiza Vicky en el contexto de la pandemia. Crédito: Gentileza Santiago Ropero



La Fanfarria del Capitán "Bella Ciao nos acompañó en toda nuestra carrera" El itinerante grupo argentino, que integra el soundtrack de la reconocida serie “La Casa de Papel”, profundizó con El Litoral sobre una propuesta que logró cautivar a Europa y Asia.   El itinerante grupo argentino, que integra el soundtrack de la reconocida serie “La Casa de Papel”, profundizó con El Litoral sobre una propuesta que logró cautivar a Europa y Asia.  

 

“La banda de La Casa de Papel”. De ese modo, se conoce a La Fanfarria del Capitán en el mundo. La agrupación combina, en igual medida, sonoridades e instrumentos con giras desde Europa hasta Asia. Actualmente, está integrado por Victoria Cornejo (acordeón y voz), Jero Capitán (guitarra y voz), Federico Sánchez (bajo), Juan Pablo Peláez (trompeta), Valeria Velásquez y Francisco Mercado (violín), Mauro Scopigno (saxo) y Jonathan Strugo (batería). Para recrear las historias que conforman la gran historia del colectivo artístico, Vicky dialogó con El Litoral.

 

 

Mantener viva la llama

 

“Llegué al acordeón de casualidad”, reconoce Victoria. Antes, fueron el piano (Conservatorio de Buenos Aires) y la guitarra. El instrumento de origen belga apareció, pidiendo permiso con el cartel de 100 euros en una feria de usados en Budapest.

 

“Después, me enteré por mi abuelo que mi tatarabuela de Corrientes tocaba el acordeón subida a un caballo. Era la fiesta del pueblo. Creo que tiene algo ancestral, especialmente de mis raíces litoraleñas”. Y el Litoral significa aquí, además de Corrientes, Santa Fe. Más específicamente, Pavón. Creer o reventar, pero “mi maestro es un acordeonista santafesino radicado en Buenos Aires, que se llama César Pavón”. Para la vocalista, el acordeón, además de ser muy completo (“un instrumento de viento que también canta”) es una buena compañía.

 

La Fanfarria del Capitán comenzó su historia a fines de los ’90, pero fue la primera década de los 2000 su plataforma de despliegue. La tragedia de Cromañón, sumada a la crisis de la industria del disco, obligó al grupo a rediseñarse. Como caída del cielo, llegó la invitación a participar a un festival en Italia. “Ahí entendimos cómo funcionaba el circuito internacional y empezamos a trabajar más en el exterior”. Quince años después, es imposible no encontrar coincidencias con el contexto actual, aunque éste último presenta mayor gravedad. “Cuesta mucho imaginar el futuro. Nosotros trabajábamos de girar... y es probable que nuestro trabajo principal no se pueda volver a hacer. Teníamos una gira increíble en el verano europeo, que era la cosecha de ‘La Casa de Papel’. Todos los festivales se están reprogramando para el año que viene. Pero tampoco sabemos qué va a pasar. Porque nosotros tocábamos en festivales masivos de 30.000 personas, tipo Lollapalooza”. Sin dudas, lo que viene es una etapa de reinvención. “El movimiento es una manera de no darse por vencido. Estamos viendo cómo mantenemos viva la llama dentro de este huracán”.

 

Gente que te sostiene

 

La mejor manera de referirse a La Fanfarria del Capitán es caminando, yendo hacia algún lugar. El movimiento “es parte de nuestra historia”, asume Vicky. Mestizos, exploradores de sonidos y dialectos, trotamundos. La figura del okupa que sobrevuela en su obra (más explícita en “Casa okupa”) tiene algo del linyera de Melingo y del clandestino de Manu Chao. En el conjunto, también se tejen posibles tramas invisibles con el espíritu cooperativo de La Delio Valdez, el eclecticismo sonoro de Café Tacvba y el rock libre propugnado por El Plan de la Mariposa. Y cuando estilos como balkan, cumbia, flamenco, rock, reggae, tango y chamamé se entrelazan en las canciones, no es raro que se traduzcan en ciertas “palabras fetiche” como libertad y revolución.

 

Por eso, los viajes son la materia prima de sus piezas musicales. Tiene que ver con “aceptar las propuestas que te da el camino”. Viajando, La Fanfarria conoció a “Bella Ciao” en el marco de la primera gira a Alemania en el año 2011. A modo de spoiler del próximo apartado, Cornejo adelanta que “es una canción que nos acompañó durante toda la carrera. Nos sostuvo el espíritu y es parte de nuestra energía”. La música llevó a este grupo de amigos a vivir “miles de aventuras extremas” en países, localidades y culturas tan diversas como Moldavia y Wuhan. Además de comprobar que el mejor pasaporte para un argentino son dos palabras (Diego Maradona), fue una muestra cabal de que “estás librado al azar del universo y hay gente que te sostiene”. Esa es una constante para la banda: el encuentro permanente con nuevos amigos. “Hay gente que conocemos hace diez años y ya son nuestra familia. Se van sumando a la causa de la Fanfarria”.

 

Mensaje en una botella

 

El 2 de mayo de 2017, comenzó la historia de “La Casa de Papel”. El boom de la serie española en el mundo, pero especialmente en Argentina, coincidió con la salida del videoclip de La Fanfarria del Capitán. “Lo mandamos a la productora por e-mail. Fue un mensaje en una botella. Nunca pensé que nos iban a contestar”. El destino quiso que en ese mismo momento, Alex Pina estuviera escribiendo el guión. “Sabía que Nairobi y Helsinki iban a Argentina, pero no qué iban a hacer. Cuando nos vieron a nosotros, siendo Helsinki serbio, pensaron: ‘que se vaya a un pueblo en La Pampa’. Entonces, es como que ayudamos a inspirar el guión. Para los guionistas es importante hacer cosas reales. Y nosotros somos muy genuinos. Una banda argentina de viajeros que hacen balkan”. Como si esto fuera poco, La Fanfarria del Capitán participó en unas escenas de las temporadas 3 y 4 y fue la banda oficial convocada por Netflix para tocar en la Premiere Exclusiva en Madrid en julio de 2019.

 

 

Días atrás, la agrupación dió a conocer una versión colaborativa de la canción popular italiana que fuera un himno del antifascismo. La reversión de “Bella Ciao. World in Cuarentena” contó con las participaciones de sesenta músicos/as de todo el mundo. La noticia acompañó otro lanzamiento: el del video de “La Palloza”, canción incluida en “La Giravida” (2016). Éste fue grabado por un equipo español de directores a cargo de Borja Casal y Tristán Rosa, y el videoclip 360 estuvo a cargo de la productora Dr. Frame Studio. Esta tecnología, con pocos o ningún antecedente en artistas argentinos, “permite mostrar el pueblo, que es increíble”. Balboa, así se llama, pertenece a la comarca del Bierzo, en la comunidad autónoma de Castilla y León, y entre sus construcciones típicas se encuentran las tradicionales pallozas. En 2013, La Fanfarria del Capitán tocó en el festival “La Noche Mágica de Balboa”, que se celebra el 23 de junio de cada año junto al castillo. “Es como un pueblito que se quedó en el tiempo, ¡como el de los hobbits! Quedamos alucinados y le escribimos una canción al pueblo. Cuando fuimos a Madrid para grabar en la serie, aprovechamos a cruzar a Balboa y grabamos el video de ‘La Palloza’”. Este video también integra el soundtrack de “La Casa de Papel”.

 

Vivir el día

 

El barco del capitán tiene cuatro apartados discográficos, distribuidos en dos capítulos. “Flores del Bosque de Bolonia” (2007) y “E viva!” (2012), como Capitán Tifus; “Fanfarria Latina on Tour” (2014) y “La Giravida” (2016), ya en plan La Fanfarria del Capitán. La fanfarria latina es el nombre que designa el abanico multicolor que va desde el folclore de origen balcánico a los ritmos latinos. En ese sentido, Vicky reivindica la “libertad de expresión” de hacer “lo que nos dé ganas”. “Tiene que ver con lo ecléctico de nuestro recorrido y de nuestra vida. Y con el mensaje de seguir adelante, pelearla por lo que uno tiene en su corazón”.

 

El último álbum hasta el momento es “La Giravida”, un trabajo atravesado por los viajes. Allí también se ubica la complicidad artística-espiritual con los macedonios Kocani Orkestar. “Refleja el recorrido que hicimos en esas giras largas que íbamos por Rusia, Ucrania y los Balcanes”. En “La Marcheta”, canción que contiene en su interior las palabras “gira” y “vida”, se recupera la historia de una música que toca en la banda italiana a carroza Carovana Balacaval y en la banda ítalo rumana de música gitana Bruskoi Prala.

 

Además de los viajes, se respira y transpira amistad. “San Pancho” es una canción con espíritu mexicano escrita para el por entonces baterista del grupo, Axel Robles. “Son inspiraciones y búsquedas relacionadas con el camino, con el invitado, con la persona a la que se le dedica la canción”.

 

Este año tan particular encuentra a La Fanfarria del Capitán preparando nuevo material, que llevará por nombre “Magias de hoy”. El disco, del cual ya se adelantaron cuatro canciones, “es muy distinto”. La vocalista enfatiza tres características: brillante, de casa, con más ritmos nacionales (entre ellos, un huayno). “Uno de los motivos principales es que yo soy mamá, eso cambió mucho el rumbo de las canciones. Primero, porque estábamos girando menos, a partir de que nació Galileo. Entonces, las canciones tienen menos que ver con los viajes y más con un espíritu o un mensaje: una forma de volver a casa con la creación”. 

 

Entre los ejemplos, se encuentran canciones con inspiraciones diversas: su hijo (“Cuando los pájaros cantan”), el espíritu bien maternal de vivir el día (“Magias de hoy”) y los chicos que viven en la calle (“Gran Rex”). Esta última canción cuenta con la participación de El Plan de la Mariposa, “amigos de toda la vida, con quienes compartimos sala” y tiene que ver con “su búsqueda súper profunda”. Por su parte, la canción que titula el álbum pone en evidencia el amor por la Bersuit y, en una oración, parece resumir el espíritu de La Fanfarria del Capitán: “oda a la vida”.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Leonardo Pez


Temas:



#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona