https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 18.06.2020 - Última actualización - 20.06.2020 - 15:46
19:50

Con Cristina, Mauricio o Alberto

La Nación gasta en Aerolíneas más que en planes alimentarios

Las arcas públicas pierden dinero para un servicio que podría prestar un privado. Y los planes sociales se llevan menos recursos para necesidades más básicas. Los gremios aeronáuticos, únicos beneficiados.

 Crédito: Archivo El Litoral / Guillermo Di Salvatore
Crédito: Archivo El Litoral / Guillermo Di Salvatore

Crédito: Archivo El Litoral / Guillermo Di Salvatore



Con Cristina, Mauricio o Alberto La Nación gasta en Aerolíneas más que en planes alimentarios Las arcas públicas pierden dinero para un servicio que podría prestar un privado. Y los planes sociales se llevan menos recursos para necesidades más básicas. Los gremios aeronáuticos, únicos beneficiados. Las arcas públicas pierden dinero para un servicio que podría prestar un privado. Y los planes sociales se llevan menos recursos para necesidades más básicas. Los gremios aeronáuticos, únicos beneficiados.

“En Aerolíneas Argentinas” el gobierno nacional “gastó en subsidios y aportes de capital $ 28 mil millones por año a precios actuales. En el Plan Alimentario del Ministerio de Desarrollo Social (hoy plan “Argentina contra el Hambre”) gastó $ 18 mil millones por año a precios actuales”.


La afirmación es parte de un análisis del Instituto para el Desarrollo Social Argentino, que dirige el economista Jorge Colina. “Esto significa que, desde la estatización de la compañía aérea, el Estado nacional destinó un 50% más a Aerolíneas Argentinas que a la lucha contra el hambre”, señala el informe.


El estudio no se para en la foto del actual gobierno nacional, sino que promedia varios años. “Un aspecto clave es cómo inciden estas expropiaciones sobre la muy delicada situación fiscal. Tomando el caso de Aerolíneas Argentinas, según datos de ASAP y del Presupuesto Nacional, entre el 2008 (año de la estatización) y abril del 2020, el Estado nacional asignó recursos fiscales” en favor de la empresa de servicios aéreos que podría prestar un privado -o varios- sin necesidad que el Estado gaste. Incluso con beneficios impositivos. 


Expone Idesa que “estos datos muestran la enorme iniquidad en que se incurre cuando el Estado estatiza una empresa. Los principales beneficiados con la estatización de Aerolíneas Argentinas fueron sus empleados. Para ellos, el Estado nacional destinó desde que se hizo cargo unos $ 200 mil por mes por empleado. Para la lucha contra el hambre, en el mismo período, el Estado nacional asignó apenas $ 700 mensuales por persona indigente.


“Irónicamente -prosigue- el plan alimentario del Ministerio de Desarrollo Social se justifica con la declamación de “soberanía alimentaria”, el mismo argumento utilizado para justificar la estatización de Vicentin. Con la estatización de Aerolíneas Argentinas, la transferencia formal de la propiedad de la empresa pasó al Estado, pero la posesión real está en manos privadas que son las que están en su conducción. Aunque en teoría la prioridad es el interés general, lo que demuestra la práctica es que prevalecen los intereses de los trabajadores de la empresa”.


Expresa que “de esta forma, en el nombre de la ‘soberanía’ se ejecuta una enorme apropiación privada de fondos públicos. Un ejemplo muy ilustrativo es el reciente acuerdo laboral firmado por Aerolíneas. Con la facturación casi en cero, debido a la parálisis aérea, se “negoció” con los sindicatos seguir pagando el 100% de los salarios. 


“La ‘negociación’ es fácil, porque al costo lo asume el Estado con subsidios y reducción de cargas sociales. Al resto de las empresas aéreas y a sus trabajadores que son ciudadanos argentinos con los mismos derechos que los empleados de Aerolíneas, el Estado los abandona dejándolos en situación muy crítica”.


Confiscación


“La confiscación de bienes queda borrada para siempre del Código Penal argentino”, dice el artículo 17 de la Constitución Nacional. Sobreponiendo a la Carta Magna el derecho de los trabajadores de Latam desempleados, Pablo Biró -del gremio de los pilotos- plantea que el Estado debe quedarse con los aviones sin estatizar la empresa. Los números de Idesa revelan que, a la sombra del poder de turno, hay sindicatos que se reservan para sí una parte relevante de los fondos públicos, relegando la legalidad y el interés general. El retiro de una aerolínea privada es desinversión y aislamiento, más monopolio de una empresa supuestamente estatal, que trabaja a pérdida a costa de necesidades prioritarias. 


La “estatización” que viene


“La empresa Vicentin, originaria de Santa Fe, es una acopiadora y procesadora de granos y cereales, algodón y productora de bioenergía. Marginalmente incursionó en otros negocios como jugos concentrados de uva, vinos, engorde de ganado y acopio y exportación de miel. Por problemas económicos, entró en cesación de pagos en diciembre 2019 y en concurso de acreedores en marzo 2020. Estando el proceso judicial funcionando con normalidad, el Estado argentino decide interferir con la expropiación”.


El informe de Idesa señala que “el argumento es la defensa de la ‘soberanía alimentaria’. El fundamento es análogo al que se utilizó para justificar la estatización de YPF, donde se apeló a la “soberanía energética”, y la de Aerolíneas Argentinas, donde se planteó la ‘soberanía aérea’. Dándole tono épico y patriótico a la propuesta, se pierde la oportunidad de hacer una evaluación objetiva de cuáles son los beneficios y costos de que el Estado impulse este tipo de intervenciones.


“De prosperar la expropiación de Vicentin, el resultado previsible será una enorme transferencia de fondos públicos en favor de sus empleados, los acreedores y los millonarios dueños expropiados que, tarde o temprano, deberán ser indemnizados. No hay ninguna razón para que con la expropiación el hambre disminuya. Mientras tanto, resulta extremadamente contradictorio que el Estado decida hacerse cargo de la deuda de Vicentin (del orden de los U$ S 1.350 millones), cuando le está pidiendo a sus acreedores que acepten quitas y períodos de gracia porque no puede pagar su propia deuda en dólares.


“Justicia”


“La crisis de Vicentin -evalúa Idesa- se debe resolver en el marco del concurso de acreedores. El rol del Estado se debe ceñir sólo al que le corresponde a la Justicia, promoviendo una negociación rápida, justa y transparente entre dueños, acreedores y terceros interesados en invertir en la empresa. Seguir este camino demuestra respeto por las instituciones y evita que bajo la declamación de la ‘soberanía’ se estructuren férreos mecanismos de apropiación privada de fondos públicos, como ocurre en Aerolíneas Argentinas”.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Hintermeister


Temas:


Casi tres millones de personas no podrán comprar dólares por ser empleados de empresas que reciben ATP -  -
Economía
La vacuna de Moderna contra el coronavirus mostró altos niveles de anticuerpos en adultos mayores -  -
Salud
La Casa Rosada aumenta su parte y achica a las provincias -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas