VIVO

Mirá CyD Noticias 1era edición

Expandir

Comprimir
https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 29.06.2020 - Última actualización - 11:08
11:06

Manejo integrado

Insectos benéficos: aliados para controlar plagas en algodón

Desde el INTA destacan el rol de los predadores y parásitos como enemigos naturales y agentes de control biológico en este cultivo. Además, recomiendan favorecer los ambientes naturales como montes y arbustivas o siembras de borduras con maíz o sorgo.




Manejo integrado Insectos benéficos: aliados para controlar plagas en algodón Desde el INTA destacan el rol de los predadores y parásitos como enemigos naturales y agentes de control biológico en este cultivo. Además, recomiendan favorecer los ambientes naturales como montes y arbustivas o siembras de borduras con maíz o sorgo. Desde el INTA destacan el rol de los predadores y parásitos como enemigos naturales y agentes de control biológico en este cultivo. Además, recomiendan favorecer los ambientes naturales como montes y arbustivas o siembras de borduras con maíz o sorgo.

Surge un nuevo enfoque en la protección vegetal basado en criterios ecológicos y económicos para resolver los problemas de la sanidad de los cultivos: el manejo integrado de plagas. Disminuir la dependencia de sustancias químicas y un mejor aprovechamiento de los recursos del sistema, entre los objetivos.

 

Para Mario Mondino, investigador del INTA Santiago del Estero, el control biológico es un método de manejo integrado de plagas de “gran potencial” en el cultivo del algodón. “Emplear predadores y parasitoides pueden evitar que una población de plagas alcance niveles de tratamiento y representa un control más barato, eficiente y sustentable que el proporcionado por los insecticidas”, aseguró.

 

De acuerdo con el especialista, “la mayoría de los insectos plaga del algodón tienen sus enemigos naturales, los que pueden tener una mayor o menor importancia como agente de control”. En esta línea, reconoció que suelen ser “poco conocidos” y no suelen ser tenidos en cuenta por los productores para controlar las plagas de insectos.

 

“No reconocen el valor económico y ambiental de estos agentes biológicos y priorizan la detección temprana de las especies plagas a fin de tomar medidas fitosanitarias que impidan un daño económico”, subrayó.

 

Entre los insectos benéficos que se pueden utilizar para el control biológico, Mondino se refirió a los predadores y a los parasitoides, según las actividades biológicas en relación a sus presas. Y destacó el rol que cumplen las vaquitas, crisopas, chinches, moscas, avispas y arañas, entre otros tantos, en el control de plagas del algodón.

 

Asimismo, no dudó en enfatizar la importancia que tienen para los pequeños productores de algodón, la presencia de montes y otras vegetaciones arbustivas naturales rodeando el lote de producción lo que genera una alta diversidad biológica. También la siembra de “borduras” a base de maíz y sorgo producen similares efectos en lotes agrícolas.

 

Insectos benéficos: tan variados como beneficiosos

 

Existen más de 600 géneros de 45 familias de artrópodos predadores en cultivos de algodón del mundo. En algún momento del ciclo, cazan y matan a sus presas en forma directa, para alimentarse con el fin de completar su ciclo de vida.

 

Entre los predadores de mayor presencia, se destacan las vaquitas o mariquitas. Mientras que en el mundo se registran alrededor de 6 mil especies, en la Argentina sólo se encuentran 125 especies. En su ciclo de vida, cada uno de estos insectos pueden comer entre 1.000 y 2.400 pulgones.

 

 

A pesar de su preferencia por los pulgones, pueden alimentarse de otras presas como vaquitas jóvenes, huevos de orugas, huevos de escarabajos, ácaros, trips y otros pequeños insectos, lo que los destaca como enemigos naturales muy valiosos.

 

Las crisopas son predadores voraces en sus fases larvales, poseen un alto potencial reproductivo, aparición en todas las campañas, tienen gran movilidad y capacidad para buscar presas. Se alimentan de pulgones, ácaros, moscas blancas y huevos y pequeñas larvas de orugas capulleras y gusanos cogolleros.

 

Por su parte, las chinches se alimentan de muchos insectos, incluidos los huevos de gusanos capulleros, pequeñas orugas, moscas blancas, pulgones y ácaros.

 

Entre los predadores de menor presencia se ubican las moscas con un gran potencial como depredadores voraces de pulgones, aunque también se alimentan de trips, moscas blancas y psilidos. Las chinches asesinas pueden capturar presas de mayor tamaño como orugas grandes y gorgojos adultos, así como insectos benéficos.

 

Además, las avispas o “caranes” prefieren alimentarse de las orugas de lepidópteros (gusanos cortadores y orugas capulleras), pero también consumen moscas y larvas de escarabajos. Las arañas son depredadoras capaces de alimentarse de varias plagas, inclusive del picudo del algodonero, principal plaga del algodón.

 

A su vez, las mantis religiosas, “mamboretá” o “tata dios” son buenas para combatir cualquier insecto de tamaño grande como orugas capulleras, Spodopteras, coleópteros, moscas, chinches sean plagas o benéficas. Las libélulas y alguaciles se alimentan de mosquitos, moscas y otros insectos voladores, incluyendo a las mariposas, polillas.

 

Entre los parasitoides, se destacan las moscas taquinidas que disminuyen las poblaciones de insectos plagas como chinches, orugas capulleras, de la hoja y cogolleros que atacan el algodón. Por su parte, la avispita parásita ataca principalmente al pulgón.




Día más frío en Santa Fe: la temperatura bajó a 0,6° - Imagen ilustrativa. -
Información General
Hallaron asesinada a Rocío Vera en un descampado de Reconquista -  -
Sucesos
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  Dengue  Intervención Vicentin  La Educación Primero  

Recomendadas