https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 02.07.2020 - Última actualización - 17:18
17:13

¿Quién es Juan Manuel Azconzábal?

De aquél pequeño "Topeka" a este Vasco que buscó Unión

El Vasco Azconzábal junto al “Pepi” Zapata, cuando dirigieron a Estudiantes en el inicio de la carrera como entrenador. Estuvieron siempre juntos y así será en esta nueva etapa en Unión. Crédito: DyNEl Vasco Azconzábal junto al “Pepi” Zapata, cuando dirigieron a Estudiantes en el inicio de la carrera como entrenador. Estuvieron siempre juntos y así será en esta nueva etapa en Unión.
Crédito: DyN

El Vasco Azconzábal junto al “Pepi” Zapata, cuando dirigieron a Estudiantes en el inicio de la carrera como entrenador. Estuvieron siempre juntos y así será en esta nueva etapa en Unión. Crédito: DyN



¿Quién es Juan Manuel Azconzábal? De aquél pequeño "Topeka" a este Vasco que buscó Unión De chiquito, su padre lo llevaba al vestuario de Mariano Moreno en su Junín natal. El club pudo salvarse de una deuda importante cuando se fue a Estudiantes y adelantaron el dinero de una futura venta. No es la primera vez que Unión se fijó en él. Zuccarelli tuvo muchísimo que ver en la elección.

“Tengo un cuaderno que perteneció a Zubeldía. Un crack era. Fue un regalo que le hicieron a mi papá y lo tenemos guardado bajo cuatro llaves. Para que vean la dimensión, Zubeldia estaba en Nacional de Medellín y cuando el volvía a Junín, tenía una quinta pintada roja y blanca. Mi papá se juntaba con él. Tenía una idea, allá por el año 80, y quería regresar a Junín para poner a mi viejo de entrenador y él quería ser manager, un adelantado”. La frase pertenece a Juan Manuel Azconzábal. Osvaldo Zubeldía, de Junín como Azconzábal, murió en 1982 a causa de un infarto cuando estaba en Nacional de Medellín. Lo había sacado campeón el año anterior. Apenas tenía 54 años. Y Azconzábal, sólo 8 (nació en 1974, año de uno de los ascensos de Unión a Primera). Era la época de “Topeka”, el apodo con el que se lo conocí al Vasco. Porque el Vasco, antes de ser Vasco, fue “Topeka”. Así le decían, por los enteritos que usaba cuando iba a ver a Mariano Moreno, cuando en 1981 tuvo aquella clasificación histórica en el Regional para jugar el Nacional de 1982. “Salir terceros o últimos es lo mismo en el Nacional, no se enloquezcan, apunten a fortalecer las inferiores”, fue el último mensaje-sugerencia-consejo que recibió la dirigencia de entonces, en donde estaba Raúl Azconzábal —padre de Juan Manuel— a aquéllos dirigentes. Cumplieron.

 

Pasó el tiempo, el pequeño “Topeka”, que era un habitué en ese plantel, siempre con su enterito y muy niño aún, se hizo un poco más grande y lo vieron de Estudiantes. Se fue a jugar a La Plata. Y Mariano Moreno, allá por finales de la década del 90 y principios de este nuevo siglo, necesitó dinero. Había una deuda de 12.000 dólares y un juicio a punto de salir con la empresa que le había dado iluminación al estadio. Fue la venta del porcentaje de un posible futuro pase a Estudiantes, que permitió abonar la deuda y evitar un conflicto judicial.

 

 

Dicen que cada vez que el pequeño Juan Manuel, llevado por su padre, aparecía en la práctica o en los partidos, no lo llamaban por el nombre. “Ahí viene Topeka”. Por eso, al que le menciona el apodo “Topeka” a Azconzábal, hay una consideración especial: le recuerdan su infancia en Junín, la misma tierra de don Osvaldo Zubeldía.

 

No caben dudas que prefiere aquella vida como jugador, que se prolongó desde 1994 hasta 2008, vistiendo 11 camisetas distintas y jugando, en total, 363 partidos. Siempre como defensor, firme, recio, seguro. Integró aquél “equipazo” de Estudiantes que dirigieron Russo y Manera para ascender en 1995 y también lo logró en 2009 con Atlético Tucumán, club con el que tuvo la chance de ascenderlo en 2015, ya como DT. Ahí, en Tucumán, hizo “la gran Madelón”: ascender como jugador y luego como entrenador. “El jugador juega para ganar y, si lo hace, es feliz. Al entrenador, los buenos resultados no le dan felicidad, le dan tranquilidad. Así es el fútbol argentino. Está más preparado para los fuertes que para los buenos. Si sos endeble, no vas a tener la posibilidad de seguir estando, porque siempre, en los momentos incómodos para las instituciones, hay fusibles que se utilizan y uno de ellos es el del técnico”, dijo alguna vez.

 

“Si no tenés buenos jugadores, se hace imposible. Uno puede aprender tácticas de juego y sistemas de trabajo, pero el jugador sigue siendo lo más importante, siempre, porque la improvisación del jugador hace que el equipo sea otro”, señala. Tiene buenos amigos que le pueden hablar de Santa Fe. En su momento, ha referenciado a Tito Pompei (fue ayudante de campo de Craviotto), como uno de los amigos que le dio el fútbol. Pero además, Gastón Córdoba y el Chino Garcé le podrían decir cómo es la ciudad, aunque no Unión, porque ambos jugaron en Colón. Quizás le podrían contar cómo se viven los clásicos en Santa Fe, aunque lo debe saber muy bien: jugó el de La Plata, el de Rosario (estuvo en Central) y vivió el de Tucumán.

 

No es la primera vez que Unión lo busca. O mejor dicho, no es la primera vez que Unión piensa en Azconzábal. Hace tres años, antes de la llegada de Madelón, fue un técnico que se mencionó. Sólo eso: una mención en alguna reunión entre dirigentes. “¿Qué les parece Azconzábal?”, se dijo. Quedó ahí, en una expresión, en algún deseo no concretado. Volvió Madelón y arrancó una nueva etapa —fue la tercera— plagada de éxitos: llegó con el promedio que acosaba y lo metió dos veces en Sudamericana. Se fue Leo y se reflotó el nombre.

 

“Es un típico producto de la escuela de Estudiantes. Serio, disciplinado, trabajador, ordenado, meticuloso, detallista, frontal. Por algo llegó al club cuando tenía 15 años. A eso lo aprendió y lo vivió de chiquito. Acá en Estudiantes es así. Venís a un lugar que es una escuela, más allá de qué clase de jugador puedas ser. Acá convivieron jugadores de mucha garra y que hacían valer la entrega y el sacrificio por sobre todas las cosas, pero también triunfaron los habilidosos, los técnicamente dotados, los virtuosos con la pelota. No te olvides que uno de los mejores equipos tuvo a tres ‘10’ en el medio como Ponce, Trobbiani y Sabella”, dicen desde el corazón “Pincha”, desde las mismas entrañas, cuando se consulta el perfil de Juan Manuel Azconzábal.

 

Su estilo de juego ha variado y se convirtió en más ofensivo en los últimos tiempos. Unión viene de una manera casi uniforme de jugar, con pocas variantes en lo táctico. Con Leo, se jugaba 4-4-2. Podía rotar levemente en algún momento al 4-2-3-1 (sobre todo cuando estuvieron Gamba y Malcorra), apretar más arriba o esperar un poco más atrás. Azconzábal ha jugado 4-4-2, también 4-3-3 y 4-2-3-1. “¿Sabés qué pasa?, a lo táctico lo terminan definiendo la clase de jugadores. Hoy es muy difícil encontrar un equipo que juegue con enganche, porque no hay, escasean, cada vez te encontrás con menos jugadores de esas características... En Unión está Cabrera, el que jugaba en Argentinos... Cabrera es un jugador que te define el esquema: si retrocede, jugás 4-4-2; si se adelanta, transformás al esquema en 4-3-3. Hoy el fútbol es así, hay mucha versatilidad por parte de los jugadores”, dicen. Y es cierto.

 

A Azconzábal no se lo apuntó en este último mes, sino al comienzo de la gestión, cuando días después del empate con Arsenal bajo la conducción técnica de Tato Mosset, la cuarententa obligatoria paró toda la actividad. Se lo había descartado. El contrato vigente hasta fin de año con Deportes Antofagasta y el pago de una cláusula de rescisión de casi 50.000 dólares era un obstáculo. “Unión no lo va a pagar”, se dijo en su momento, cuando el nombre se reflotó. ¿Habrá sido así o el club aportó un dinero para llegar a la cifra y permitir su salida?. El Vasco quería volverse. “Por ahí lo esperamos hasta enero, total, ¿quién asegura que haya fútbol este año?”, se llegó a decir. Si Rondina hubiese dicho que no a la continuidad en Arsenal e iniciaba la tratativa formal con Unión, quizás el técnico también se hubiese anunciado este miércoles, como ocurrió, pero hubiese sido Rondina y ya con el contrato con Arsenal finalizado. Pero no se dio y allí se reflotó el nombre de Azconzábal.

 

“Vamos a escuchar y a hacerle caso al secretario deportivo, que para eso está”, fue la decisión que se tomó en la directiva. La llegada de Azconzábal tiene una fuerte impronta con nombre y apellido: Martín Zuccarelli. Lo conoce bien. A medida que pasaron los días y las charlas se sucedieron, fueron creciendo las chances. Y a pesar de la demora y las dificultades —por el relevante hecho de buscar a un entrenador con trabajo—, se fueron convenciendo todos que era un técnico “potable” por aquella imagen vinculada al trabajo, la disciplina y la seriedad que “comulgan” como si fuese una “religión”, los que crecen y aprenden en aquella escuela de Estudiantes.

 

Azconzábal dejó su Junín natal en la que acunaba sueños de grandeza; dejó de ser “Topeka” para convertirse en el “Vasco”, ya no es más aquél chiquilín de 5 años que iba con su padre, cuando era entrenador, para meterse como “mascota” en los vestuarios de Mariano Moreno; tampoco es el que, con su pase, permitió que el club saliera adelante de una situación extrema en lo económico. Hoy es un hombre que viene a Santa Fe, que se familiarizará rápidamente con esa camiseta rojiblanca a bastones que tantas veces vistió en los tiempos de jugadores de Estudiantes y que intentará hacer lo que tan bien le salió en Atlético Tucumán, quizás su momento de esplendor como entrenador.

 

¿Cuándo y con quién viene?

Es una incógnita saber cuándo llegará Juan Manuel Azconzábal a Santa Fe. Por lo pronto, Unión informó que será presentado cuando la situación sanitaria lo permita, pero también hay que decir que esto será cuando el flamante entrenador tatengue pueda viajar a nuestra ciudad.

 

Hasta el cierre de nuestra edición, Azconzábal se encontraba todavía en Antofagasta. De allí tendrá que viajar a la Argentina y es muy probable que llegue a La Plata, su lugar de residencia, antes de viajar a Santa Fe.

 

“Hasta mediados de este mes no habrá ninguna precisión respecto de la vuelta a los entrenamientos”, confiaron a este Diario, con lo cual hay que ir pensando en que la actividad (las prácticas) recién podría formalizarse a fines de este mes o quizás ya con agosto en curso.

 

Es un hecho que Ariel Zapata, el “Pepi”, lo va a acompañar como ayudante de campo. Después, es decisión de Azconzábal la de decidir quién más lo acompañará en esta nueva etapa (son 18 meses de contrato, hasta diciembre del año que viene).

 

Por lo pronto, el Vasco sabe que en Santa Fe tiene dos profesionales que han trabajado muy bien con Leonardo Carol Madelón: el profesor Hugo Díaz, segundo preparador físico de Mariano Lisanti y Rodrigo Llinas, el entrenador de arqueros.

 

Quieren que Moyano y Bottinelli sigan

La dirigencia de Unión está negociando la continuidad del arquero Sebastián Moyano y del defensor Jonathan Bottinelli. Ambos son nombres por los que Azconzábal dio el visto bueno para su continuidad, más allá de que han surgido algunas alternativas en ambos puestos, como por ejemplo la de Sappa para el de arquero.

 

Por Moyano, ya se decidió que no harán uso de la opción, valuada en 250.000 dólares por la mitad del pase. Eso fue comunicado al representante, Cristian Bragarnik y ahora se está negociando la continuidad del préstamo.

 

Por el lado de Bottinelli, si bien no existe opción porque le pase le pertenece, se está negociando también la renovación del préstamo.

 

Otro de los temas que se están evaluando es el de Federico Milo. El jugador quedó en libertad de acción, pues debía regresar a Arsenal —de dónde vino— pero el contrato del futbolista con el club de Sarandí vencía el 30 de junio de este año y le informaron que no será renovado. Por tal motivo, el trato es personal con el jugador. También se gestiona la continuidad.

 

Respecto de los jugadores que retornan de sus préstamos, no hay definición por ninguno de ellos aunque existe la posibilidad de que alguno pueda quedarse en el club. En esa lista, entre otros, se encuentran Algozino, Nacho Arce, Papaleo, Andereggen y Gallegos.

 

Gómez

Si bien se mencionó la intención de Ibiza de adquirir el pase del defensor Mariano Gómez, por lo que pudo averiguar oficialmente El Litoral no hubo contactos con la dirigencia de Unión, al menos hasta ahora.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Enrique Cruz


Temas:


12 incendios se registraron este lunes en el área metropolitana de Santa Fe - Uno de los lugares afectados por el fuego fueron las instalaciones del Centro Deportivo de Alto Rendimiento, ubicado en el sureste de la ciudad -
Sucesos
El Gobierno oficializó el acuerdo de reestructuración de deuda   -  -
Economía
Balearon a un joven en el norte de la ciudad - El herido quedó internado en el Cullen -
Covid-19 en Santa Fe: 62 casos en la provincia, uno de la ciudad tras 20 días -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas