https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 03.07.2020 - Última actualización - 12:41
12:24

Hace años que no hablaba con la prensa...

Eduardo Solari, el otro padre del "Vasquito" Azconzábal

En realidad, el hermano del “Indio”, es padre de famosos: la modelo Liz Solari y el futbolista Santiago. Al actual DT de Unión lo marcó en ese Estudiantes vaciado del año 2.000 que zafó por un punto del descenso en la última fecha.

“Pensé que habíamos descendido” </BREVES TXT>Ese Estudiantes del año 2.000, con Eduardo Solari DT y el “Vasco” Juan Manuel Azconzábal como jugador y capitán de muchos pibes del club. El equipo no encontró nunca el camino: sólo los 8 goles del “Tecla” Farías. Se consiguieron apenas 3 triunfos en todo el torneo y Estudiantes terminó con 1.167 de promedio, a sólo 9 centésimas de la Promoción: Instituto, con 1.158, se fue a la “B” Nacional. Crédito: Museo Estudiantes de La Plata“Pensé que habíamos descendido” Ese Estudiantes del año 2.000, con Eduardo Solari DT y el “Vasco” Juan Manuel Azconzábal como jugador y capitán de muchos pibes del club. El equipo no encontró nunca el camino: sólo los 8 goles del “Tecla” Farías. Se consiguieron apenas 3 triunfos en todo el torneo y Estudiantes terminó con 1.167 de promedio, a sólo 9 centésimas de la Promoción: Instituto, con 1.158, se fue a la “B” Nacional.
Crédito: Museo Estudiantes de La Plata

“Pensé que habíamos descendido” Ese Estudiantes del año 2.000, con Eduardo Solari DT y el “Vasco” Juan Manuel Azconzábal como jugador y capitán de muchos pibes del club. El equipo no encontró nunca el camino: sólo los 8 goles del “Tecla” Farías. Se consiguieron apenas 3 triunfos en todo el torneo y Estudiantes terminó con 1.167 de promedio, a sólo 9 centésimas de la Promoción: Instituto, con 1.158, se fue a la “B” Nacional. Crédito: Museo Estudiantes de La Plata



Hace años que no hablaba con la prensa... Eduardo Solari, el otro padre del "Vasquito" Azconzábal En realidad, el hermano del “Indio”, es padre de famosos: la modelo Liz Solari y el futbolista Santiago. Al actual DT de Unión lo marcó en ese Estudiantes vaciado del año 2.000 que zafó por un punto del descenso en la última fecha. En realidad, el hermano del “Indio”, es padre de famosos: la modelo Liz Solari y el futbolista Santiago. Al actual DT de Unión lo marcó en ese Estudiantes vaciado del año 2.000 que zafó por un punto del descenso en la última fecha.

—Ustedes que lo conocen a Juan Manuel Azconzábal ahí en La Plata, ¿quién lo marcó al “Vasco” en esto del fútbol?

—El que lo marcó y es como un padre para el “Vasco” es Eduardo Solari, el hermano del “Indio”; el tema es que hace años no da notas y no habla con la prensa.

 

Entre su casa y sus campos en Rosario, camino a los 70 años, el padre de hijos famosos —Liz es modelo y Santiago ex futbolista ahora DT—, Eduardo Solari no pudo gambetear el pressing de El Litoral y volvió a dar una entrevista después de muchos años exiliado en el silencio.

 

Como futbolista, más rosarino que el Monumento a la Bandera: se inició en Central y se retiró en Renato Cesarini. Un “5” de los de antes. Como técnico, una hoja de ruta tremenda con pasaporte: Colombia, España, Araba y México.

 

Pero, con un hallazgo estadístico increíble: en el ‘87 fue entrenador de Gimnasia y Esgrima de La Plata; a los pocos meses, fue DT de Estudiantes, el otro equipo de la ciudad. En Rosario, lo mismo: dirigió con su hermano el “Indio” a Newell’s y luego a Rosario Central.

 

—La misma ciudad, primero La Plata y después Rosario: fue técnico de los dos y salió ileso Eduardo...

—Mire, me siento en cuanto a experiencia, orgulloso de haber dirigido a Gimnasia y Estudiantes, dos instituciones tan cercanas en distancias y tan lejanas en lo que es la idiosincrasia. También Central y Newell’s, otras dos instituciones bastantes dispares y competitivas dentro de mi propia ciudad donde nací, me crié y desarrollé toda mi vida. Son desafíos que, a lo mejor, en una etapa de la vida se pueden asumir.

 

—Escenario casi imposible por estos tiempos...

—Hoy veo que el fútbol actual no da mucho lugar para que uno haga esos saltos que a mí me tocaron y me dieron una tremenda experiencia, algo que pude sobrellevar con el mayor éxito. Muchas veces no es el título, sino la aceptación de la gente de lo que el equipo deja y los discípulos que quedan. Me puedo dar un abrazo con el “Chaucha” Bianco, Dezotti, el “Tata” Martino, más allá de haber estado en Newell’s dos años y salir subcampeones con mi hermano Jorge en ese cuerpo técnico. Va más allá de los colores y la rivalidad deportiva.

 

—¿Qué recuerdos de Santa Fe?

—Ya me olvidé de la dificultad que generaba viajar a jugar contra Colón o Unión en Santa Fe porque fueron canchas complicadas y una plaza jodida en los dos lados. Fui con Estudiantes, con Central, con Vélez. Eran realmente partidos muy difíciles y había que plantearlos tan fuertes desde lo anímico como de lo táctico.

 

—Acá Unión acaba de oficializar el nuevo entrenador en reemplazo de Madelón y usted tiene un aprecio muy especial por Juan Manuel Azconzábal

—Del “Vasquito” —así le dirá siempre durante la entrevista— tengo los mejores recuerdos. Fue un Estudiantes que se armó para sobrellevar situaciones y momentos difíciles con un plantel de juveniles del cual el “Vasquito” era de los más expertos y siempre tuve en él un líder positivo, buscando de qué manera podíamos solucionar los problemas competitivos.

 

—O sea que anécdotas muchas. ¿Alguna que recuerde en especial?

—Mirá, el último partido con ese equipo lo perdimos con Platense y nos salvamos del descenso por un puntito. Cuando llegué al vestuario me puse a llorar porque pensé que nos habíamos ido nosotros a la “B”. No es normal que un entrenador llore adentro de un vestuario adelante de los jugadores; en todo caso se retira para que no lo vean. El “Vasquito” me vio llorando, me pegó un abrazo y fue el primero en darme la noticia que por ese puntito habíamos salvado el año. Pasa que acá para cualquier jugador, entrenador e hincha es una desgracia irse al descenso en este país.

 

—Entonces ya Azconzábal era capitán y líder...

—El entrenador siempre necesita el brazo ejecutor que son los jugadores y dentro de ese brazo ejecutor están los líderes que los jugadores respetan, a veces equivocadamente, porque dentro de esos líderes...hay líderes anarquistas, convenencieros, una serie de personajes que se hacen dueños del vestuario y no siempre son lo positivo que el entrenador o el dirigente desea.

 

—¡Qué historias las del vestuario!

—Es que cuando aparece el líder positivo, aquel que orienta para bien y es un ejemplo en su trabajo, dedicación, vida privada y disciplina, con todos aspectos humanos y profesionales que al entrenador le da un gran alivio. ¡Todo éso era Azconzábal! El entrenador vive haciendo un equilibrio productivo, porque a veces tres o cuatro resultados te dejan sin trabajo.

 

—¿Y el futbolista?

—El jugador muchas veces se refugia en esa protección que le da la figura del entrenador; entonces el jugador abusa de eso que “primero se va el entrenador”, por lo que se convierte en un líder que orienta por conveniencia. El “Vasquito” fue, desde su juventud, un líder positivo como muchos formados en la misma cuna.

 

—Hableme de esa cuna de Azconzábal en La Plata

—Estudiantes es una escuela, una familia, como le dicen dentro del fútbol argentino, con excelentes maestros que le dan el empuje inicial a una institución. Estudiantes marcó el camino, con directivos y entrenadores ejemplares. Yo tuve la suerte de pasar tres veces dirigiendo el equipo de Primera División y digo la suerte porque tuve el honor de pasar por Estudiantes de La Plata. El ADN de Estudiantes es cierto, existe.

 

—El entrenador, dentro de la locura, seguramente advierte en el día a día al jugador que luego será entrenador. ¿Lo notaba con Azconzábal?

—La mayoría de estos chicos como “Vasquito”, Trotta o Palermo, ya se veía que tenían una mentalidad muy positiva. Si bien uno no puede acertar, porque en esto de la profesión de entrenador llegan algunos “pillos”, por la ventaja económica y sin transitar la experiencia de jugador, uno veía —hablando de Azconzábal— que tenía todas las condiciones para desarrollarse como técnico “saludable” para esta profesión, ya sea arriba o abajo.

 

—Sin duda debe haber determinados aspectos que confluyen para que ese jugador luego sea DT...

—Hay ciertos rasgos que identifican al futuro técnico. Mire, uno podía ver en Martino en Newell’s o en Madelón en Rosario Central que tenían condiciones de líderes e inteligencia; les gusta la docencia. Se percibe como se relacionan con sus compañeros y el vestuario los identifica como líderes y avanzan. Saben interpretar el fútbol porque lo jugaron y vivieron toda la vida, entonces tienen la chance de poder educar. Pero en el caso de otros fenómenos, como Chilavert por ejemplo, tiene todo eso pero no se plantean como un objetivo ser entrenador.

 

—El “Vasco” llega después de tres años largos y exitosos al banco que dejó caliente Leo Madelón. ¿De qué depende su éxito?

—Depende de la calidad de los jugadores y el acompañamiento que tenga. No se pueden quejar en esa ciudad, en Santa Fe, que les falte acompañamiento a Unión y a Colón. Pasa que si no se gana...éso de la gente se te vuelve siempre en contra.

El hermano del “Indio” Eduardo Solari, camino a los 70, volvió a hablar con El Litoral después de muchos años sin entrevistas públicas. “Estoy en Rosario, pero capaz me levanto un día y me voy a a vivir a Europa porque toda mi familia está allá: Liz y Santiago, los conocidos, más mis otro hijos, uno que se recibió en Chipre”, cuenta. La vida le pegó duro a Eduardo, perdiendo a Martín, otro hijo de 41 años, hace poco. Un testimonio imperdible. Foto: Gentileza Eduardo Solari

 

Elogios a Miguel Restelli

 

 

—Otro misterio nunca aclarado, Eduardo, el de las inferiores

—A mí me tocó conocer gente muy valiosa como el “Coco” Pascuttini o Miguelito Restelli que hicieron un gran trabajo formativo. En el caso de Miguel Restelli hizo una tarea enorme ahí en Santa Fe en inferiores. Son tipos que tienen actitud docente y positiva que le sirven mucho a los clubes.

 

“Yo tuve la fortuna de pasar por clubes donde quería estar y rechazar clubes donde no quería estar. Pero también me tocó estar en clubes donde llegué por fortuna o por la amistad de algún referente y donde uno se da cuenta que no encaja en el ADN de esa institución o en el ADN de los directivos de esa institución” Eduardo Solari, Ex DT de Azconzábal

 

“El Vasquito tiene personalidad y experiencia. Es buena leche, con estudio y respetado: primero por todos los muchachos que se formaron con él y ahora por sus colegas. Tiene las aptitudes necesarias para desarrollar un buen trabajo. Luego, los dirigentes deberán apoyarlo con un buen equipo” Eduardo Solari, Ex DT de Azconzábal 

Tres veces DT de Estudiantes La “pinta” de Eduardo Solari en esos tiempos de entrenador, donde por ejemplo tiene un dato increíble: en La Plata, dirigió a Gimnasia un año y al otro año a Estudiantes. En Rosario, dirigió a Newell’s con el “Indio” y luego a Central. Fue DT de Madelón y de Azconzábal. Foto: El Litoral

 

“Ése hombre nos arrastró a esta decadencia”

 

 

—¿Cómo ve el fútbol de hoy?

—El fútbol de hoy es la cosecha de la propuesta de los directivos y los clubes de Argentina en los últimos 50 años. Y también el resultado de los jugadores lo que proponemos socialmente y moralmente. Nos debemos hacer cargo. El fútbol a nivel mundial evolucionó en todos los aspectos: los campos de juego y ni que hablar para la formación de las divisiones inferiores. Nosotros, hace mucho, fuimos ejemplo: yo me crié en Rosario Central, con espacios, vestuarios y muchas canchas.

 

—¿Y ahora retrocedimos?

—Europa hoy tiene el liderazgo en esa formación por lo que ofrece en escuela de formación. Acá el atraso arrancó en los ‘70 y ‘80 cuando no quisimos hacer un fútbol más sano.

 

—¿Me daría un ejemplo?

—El antidóping: en relación a Europa acá lo retrasaron diez años y esa trampita del dóping atrasó formación y salud en profesionales de calidad. Y, además, el liderazgo en AFA de ése hombre inoportuno (N.de R.: hace referencia a Grondona sin nombrarlo), con gran ambición y cero formación deportiva, que arrastró al fútbol argentino a esta decadencia que vivimos hoy.

 

—¿Cuál hubiera sido el camino?

—Ojalá hubiéramos tenido directivos de la calidad de Víctor Vesco en Rosario Central. O Raúl Gámez en Vélez, porque piensan más en su pasar para mejorar la institución y no que la institución mejore su pasar. Es gente escasa en el fútbol. Pienso en Colombia: los directivos del Junior peleaban contra la plata del narcotráfico y nunca estuvieron por encima de la instituciones. Piensan más en el club que aferrarse al mando indefinidamente.

 

—Estamos mal...¿vamos peor?

—En la Argentina el fútbol está igual que la política: sólo se quiere llegar al poder por amiguismo

 

—Todos coinciden en algo: no hay escuela de dirigentes

—Conducir un club es difícil y un club de fútbol es peor porque entra la pasión. Ante ese vacío aparece el financista o economista, con mentalidad de empresa comercial y les cuesta entender el mecanismo en sí de formación, desarrollo y equilibrio. Los ex jugadores no se animan a comprometerse en la conducción y tienen la culpa. Dejaron el banco libre y lo ocupa cualquiera.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:


Temas:


Quedó preso Patricio Serjal, el ex jefe de fiscales de Rosario -  -
Sucesos
La industria da signos de recuperación y el consumo equiparó el nivel prepandemia -  -
Economía
Ciudad con día récord: 12 infectados en sólo un día y se encienden las alertas -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas