https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 13.07.2020 - Última actualización - 22:31
22:24

Por Graciela Pacheco de Balbastro

Que no nos tapen la boca... y nos dejen con la nariz afuera

Es perentorio (y tal vez de vida o muerte) que el barbijo, la máscara, la mascarilla cubra perfectamente la nariz. Crédito: Archivo El LitoralEs perentorio (y tal vez de vida o muerte) que el barbijo, la máscara, la mascarilla cubra perfectamente la nariz.
Crédito: Archivo El Litoral

Es perentorio (y tal vez de vida o muerte) que el barbijo, la máscara, la mascarilla cubra perfectamente la nariz. Crédito: Archivo El Litoral



Por Graciela Pacheco de Balbastro Que no nos tapen la boca... y nos dejen con la nariz afuera No es broma, el hecho de repetir hasta el cansancio que se debe usar tapabocas, buen porcentaje de ciudadanos andan con la nariz afuera del barbijo. Con lo dramático de la situación, las autoridades de turno ¿no logran hablar con propiedad?

Por Graciela Pacheco de Balbastro

 

“Con la espada, con la pluma y la palabra”, dice el Himno a Sarmiento. Por ver grande... sigue la canción, él luchó “Con la espada, con la pluma y la palabra”. Dos a uno. Su fuerza radicaba en el uso de tres poderosas armas y una de ellas, “la pluma”, que ratifica el poder de la tercera, LA PALABRA.

 

Es que la palabra no es simple aire en bocaditos. Ninguna palabra es inocente. Todas tienen, portan o les ponemos alguna ideología.

 

¡Ah, la vida secreta de las palabras! Algunas de ellas hasta detentan la capacidad de que sólo se puede hacer algo, pronunciándolas. Únicamente se puede jurar, pronunciando ¡Sí, juro!, sólo se puede prometer, diciendo “te prometo”.

 

Las palabras tienen colores, tienen aromas, acarician, castigan, sanan o enferman. 

 

Aún dormido el ser humano las pronuncia. Se sueña también con palabras. Una palabra es imán de otra, aseguró alguien con toda razón. Y como todo imán, ejerce atracción. Es allí donde nos atrapa.

 

¡Vaya que es poderosa Doña Palabra!

 

Por eso, en estos tiempos del ASO (Aislamiento Social Obligatorio) es importante para estar salvo, que no nos tapen la boca... y dejen la nariz afuera.

 

No es broma, el hecho de repetir hasta el cansancio que se debe usar tapabocas, buen porcentaje de ciudadanos andan con la nariz afuera del barbijo.

 

Con lo dramático de la situación, las autoridades de turno ¿no logran hablar con propiedad?

 

¿Por qué se insiste en usar el equívoco término?

 

No hablaremos acá de cuántas capas debe tener el barbijo, ni señalaremos que no debe dejar escapar el aire que empaña los anteojos, pues aire que sale, también puede entrar y con él el virus. Tampoco haremos hincapié en que es mejor la tela de algodón, que una de nailon.

 

Pero sí es perentorio (y tal vez de vida o muerte) que el barbijo, la máscara, la mascarilla cubra perfectamente la nariz. ¡Qué tanto insistir con “usen tapabocas”!

 

Inclusive, hasta es conveniente usar los lentes de seguridad, una opción económica son los de plástico. Y lo otro que deberían hacer, es enseñar con el ejemplo: mantener la distancia social, que es mejor que sea de 2 metros y la yapa y usar barbijos mientras ingresan a un lugar, por ejemplo.

 

Josefina Bonaparte estaría encantada con esto de taparse la boca. Dicen las malas lenguas que Napoleón se enamoró de ella por la discreción de su sonrisa. Coquetamente se cubría la boca para sonreír. Pero la razón era que sufría de una tremenda halitosis. De niña se pasaba masticando caña de azúcar en Martinica, Antillas Menores y tenía por eso numerosas caries.

 

Pero en aquellos tiempos, antes de su desposorio con Napoleón, la epidemia no había sido el Covid-19 sino la guillotina y también, en muchos casos, por no “taparse la boca” y haber pronunciado palabras incómodas al régimen, ¡se perdía la cabeza o el hisopado daba positivo!

 

Aún dormido el ser humano las pronuncia. Se sueña también con palabras. Una palabra es imán de otra, aseguró alguien con toda razón. Y como todo imán, ejerce atracción. Es allí donde nos atrapa.

No es broma, el hecho de repetir hasta el cansancio que se debe usar tapabocas, buen porcentaje de ciudadanos andan con la nariz afuera del barbijo. Con lo dramático de la situación, las autoridades de turno ¿no logran hablar con propiedad?

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Quedó preso Patricio Serjal, el ex jefe de fiscales de Rosario -  -
Sucesos
La industria da signos de recuperación y el consumo equiparó el nivel prepandemia -  -
Economía
Ciudad con día récord: 12 infectados en sólo un día y se encienden las alertas -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas