https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 27.07.2020 - Última actualización - 6:11
3:20

Gerardo Díaz Beltrán, presidente de Came

"El sector privado será el motor para salir adelante de esta crisis"

La pandemia desató una caída económica mundial y las pymes, al igual que las reservas domésticas, atraviesan una situación compleja. El dirigente de la entidad federal habló con El Litoral sobre la afectación de las pequeñas y medianas empresas; el turismo y el comercio; la necesidad de ir hacia “un consenso político, empresario y gremial”.

Las pymes recibieron un duro golpe con la retracción económica producto de la pandemia. Hoy buscan recuperarse y mejorar su proyección.     Crédito: ArchivoLas pymes recibieron un duro golpe con la retracción económica producto de la pandemia. Hoy buscan recuperarse y mejorar su proyección.
Crédito: Archivo

Las pymes recibieron un duro golpe con la retracción económica producto de la pandemia. Hoy buscan recuperarse y mejorar su proyección. Crédito: Archivo



Gerardo Díaz Beltrán, presidente de Came "El sector privado será el motor para salir adelante de esta crisis" La pandemia desató una caída económica mundial y las pymes, al igual que las reservas domésticas, atraviesan una situación compleja. El dirigente de la entidad federal habló con El Litoral sobre la afectación de las pequeñas y medianas empresas; el turismo y el comercio; la necesidad de ir hacia “un consenso político, empresario y gremial”. La pandemia desató una caída económica mundial y las pymes, al igual que las reservas domésticas, atraviesan una situación compleja. El dirigente de la entidad federal habló con El Litoral sobre la afectación de las pequeñas y medianas empresas; el turismo y el comercio; la necesidad de ir hacia “un consenso político, empresario y gremial”.

Las pymes, como impulsoras de las economías regionales del país, en su conjunto producen las riquezas para el funcionamiento de la estructura federal. El concepto, pese a ser biensonante, encuentra escollos de los más variados en la práctica cotidiana. La prepandemia y la pandemia han desangrado a un sinfín de emprendimientos que hoy buscan recuperarse y permanecer en carrera, pero se necesitará más de un tubo de oxígeno para que no terminen de perecer.

 

“No cabe duda de que el sector privado va a ser el motor para salir adelante de esta crisis. En ese contexto, las grandes protagonistas serán las pequeñas y medianas empresas. Están diseminadas a lo largo y ancho del país, son las que sostienen las economías de las regiones y las grandes actividades que forman el conjunto de la economía nacional”, define Gerardo Díaz Beltrán, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), en diálogo con El Litoral.

 

-¿Cómo se puede graficar la situación de las pymes en todo el territorio argentino?

 

-Indudablemente esta es una situación inédita en el mundo y también la estamos padeciendo en Argentina. El aislamiento obligatorio dictaminado en nuestro país fue oportuno y necesario porque había que preservar la vida de los argentinos, pero en la medida que esto se postergó y prolongó, la afectación que tuvo la economía en general fue realmente muy fuerte. En ese contexto las pequeñas y medianas empresas son las que tuvieron el daño más severo. Primero, por lo que significan social y económicamente ya que las pequeñas y medianas empresas representan algo más del 40% del PBI nacional y generan el 70% del empleo formal, entonces tiene dos roles bien definidos: el económico, muy necesario para generar riquezas, y por otro lado el legado social, que implica generar empleo.

 

Estando cerradas alrededor del 70% de las empresas gran parte del tiempo de la cuarentena, indudablemente fue una afectación absoluta más aún en un segmento de la actividad que no tiene respaldo financiero, porque la pequeña empresa se retroalimenta con su propia actividad. Sabido es que el sistema financiero no es muy afecto a financiar a la pequeña empresa y menos aún en un contexto como el actual. Las pymes están muy afectadas, aunque en las últimas semanas en la mayoría de las provincias del interior se empezó a trabajar gradualmente, sin embargo todavía estamos realmente lejos detener una situación financiera aceptable y también de considerar que esto está superado, sino todo lo contrario, ya que ahora la cuarentena pone en visibilidad las distintas deficiencias que tenían las pequeñas y medianas empresas para poder funcionar. La pandemia sirvió para acelerar muchos procesos y exponer además las enormes dificultades que tienen las pymes del país.

 

Foto: Archivo

 

Turismo y comercio: dos pálidas de la pandemia

 

-¿Cree que el turismo será el sector más afectado al finalizar la pandemia?

 

-Sin dudas que será el más afectado, porque fue el primero en empezar la pandemia y es el último que va a salir. Todavía hay un panorama muy poco claro. El turismo no depende solamente del circuito interno sino también del turismo externo, el cual tampoco está muy claro en cómo será la implementación. Yo soy de una provincia turística como Misiones y acá recién hace algunos días que empezaron a analizarse los protocolos de funcionamiento. Lamentablemente los hoteles, las agencias de viajes, medios de transporte de larga distancia y casi toda la cadena vinculada al turismo lleva más de 100 días sin ningún tipo de actividad.

 

Pensemos esto: una pequeña empresa que no viene de buenos años de actividad, que no tuvo la posibilidad de generar un colchón de ahorro y que encima de golpe no puede desarrollar su actividad por un tiempo prolongado, sigue generando costos por más que esté cerrada y tiene que afrontar compromisos de pago sin contar con un ingreso. Por eso planteamos con tanta energía al gobierno nacional la posibilidad de contar con herramientas financieras que sostengan la pequeña y mediana empresa para que cuando esto empiece a reabrir estemos en condiciones de recuperar la economía. Si bien en muchas provincias se ha reactivado la economía, el consumo está muy deteriorado. Entonces estamos muy lejos de lo que podemos pretender o ansiar para una actividad medianamente normal y poder sostener todo lo que representa el andamiaje de una empresa.

-El comercio también ha sufrido cierres y pérdidas de fuentes laborales. ¿Qué lectura y proyección hacen ustedes a nivel nacional sobre este sector puntual?

 

-Estamos elaborando un relevamiento para determinar cuántas pymes no van a volver a abrir sus puertas y qué impacto va a tener en el empleo. Pero incluso sin tener esa estadística, el impacto que ha tenido en el empleo en toda la actividad de la pequeña y mediana empresa el número de puestos de trabajo que se ponen en riesgo es realmente importante y eso también explica el amesetamiento que se está dando en el consumo: la falta de seguridad por parte del consumidor pensando en lo que puede venir o qué puede pasar con su futuro.

 

Pacto: el Estado, los empresarios, los gremios

 

-Hablando con otros dirigentes del sector y consultándolos sobre cómo se podría volver a una situación medianamente confortable para las pymes, decían que únicamente se va a salir de esta situación a través de un consenso político a partir de cambiar las reglas del juego y las oportunidades para el sector. ¿Coincide?

 

-Sin ninguna duda que este es un tema que no se puede pensar desde la óptica del individualismo. Hace falta consenso, pero el que va a sacar adelante el país es el sector privado el cual hoy tiene serias dificultades financieras. Y por su parte el gobierno también tiene sus grandes dificultades, como la deuda externa que esperemos que pueda refinanciar así hasta el propio Estado tendrá oportunidades financieras diferentes y que luego nos pueda ayudar realmente a nosotros. Pero no cabe duda de que el sector privado va a ser el motor para salir adelante de esta crisis. En ese contexto, las grandes protagonistas serán las pequeñas y medianas empresas. Están diseminadas a lo largo y ancho del país, son las que sostienen las economías de las regiones y las grandes actividades que forman el conjunto de la economía nacional, entonces es indudable que el gobierno tendrá que brindar las herramientas necesarias para poder traccionar el sector hacia delante. Con esta pandemia, no quedan dudas de que el sistema financiero no nos sostiene.

 

Hay que modernizar todo el sistema financiero y laboral del país para que una pyme no corra riesgo a la hora de contratar un empleado. A un segmento de la economía que es el que le da dinámica, que contiene tantas personas y que tiene tanta incidencia en lo social, hay que buscar la manera de discutir cuáles son los impuestos más distorsivos y alivianar la carga financiera para generar la actividad. Eso se va a transformar en un círculo virtuoso, que va a generar divisas para la actividad, que va a generar divisas para la exportación, que va a generar ingresos para el Estado y que, en definitiva, va a ser beneficioso para la actividad económica nacional.

 

Menos aportes, menos recursos

 

-Al mismo tiempo que caen las pymes, se ve muy afectada la recaudación para el Estado en general...

 

-Claramente hay una caída en la recaudación para el Estado nacional, para los gobiernos provinciales y para los municipios, ya que es indudable que el deterioro de la economía se refleja en el nivel de recaudación. Pensemos también que las medidas que se han tomado hasta ahora fueron diferir impuestos, entonces a esos impuestos en algún momento hay que pagarlos. El gobierno de la Nación mandó recientemente al Congreso nacional lo que venimos pidiendo hace mucho tiempo que es una prórroga el ingreso de los meses a la moratoria nacional, lo cual significa que antes podían ingresar deudas hasta el 30 de noviembre de 2019 y hoy podrán hacerlo deudas con fecha hasta el 30 de junio de este año. Es algo importante porque podrá incorporar los vencimientos de todo estos meses en los cuales no hubo ninguna actividad y con los períodos de gracia se podrá empezar a pagar cuando la actividad comience a tener un poco más de musculatura como para que las empresas puedan comprometerse a hacerle frente a una cuota. Esta nueva moratoria alcanza absolutamente a todos los compromisos de pago y es algo que veníamos solicitando hace bastante tiempo. No tenemos dudas de que será un alivio importante para las empresas, ya que hay un acumulado de deuda impositiva importante, hay deuda financiera, hay un acumulado de deuda de cheques rebotados, entonces la situación imperante no es que se pueda sortear en forma rápida, porque va a llevar mucho tiempo para poder recomponer la situación económica. Creemos que hasta fin de año no va a haber una recuperación y, en ese sentido, hay que preparar todos los instrumentos posibles que pueda tener tanto el gobierno como lo que podamos generar las empresas con aportes e innovación para tratar de evitar más cierres de pequeñas y medianas empresas.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Andreychuk


Temas:


Grave denuncia contra un ex presidente del Concejo   - El registro gráfico es del 7 de diciembre de 2018, día en Pignata fue reelecto por segunda vez como presidente del órgano legislativo.    -
Política
Reuniones familiares: Santa Fe se alinearía con la nueva restricción -  -
Política
Falleció Celina "Queca" Kofman, referente santafesina de Madres de Plaza de Mayo - "Queca" encabezando los actos por el Día de la Memoria en Santa Fe -
El Litoral estrena nuevo diseño en sus ediciones -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas