VIVO

Mirá Arriba Santa Fe

Expandir

Comprimir
https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 28.07.2020 - Última actualización - 4:46
4:35

Es equivalente al 9 % del PBI

Déficit fiscal de $ 3 billones

La proyección oficial del rojo en las cuentas públicas se financiará “imprimiendo billetes”. La justificación genérica es el Covid-19; un análisis privado calcula que los gastos en pandemia sólo explican, en la primera mitad del año, la mitad de la expansión del gasto.

La depreciación de la moneda tiene una larga historia y una causa definida: la emisión como fuente de financiamiento del gasto.     Crédito: Archivo El LitoralLa depreciación de la moneda tiene una larga historia y una causa definida: la emisión como fuente de financiamiento del gasto.
Crédito: Archivo El Litoral

La depreciación de la moneda tiene una larga historia y una causa definida: la emisión como fuente de financiamiento del gasto. Crédito: Archivo El Litoral



Es equivalente al 9 % del PBI Déficit fiscal de $ 3 billones La proyección oficial del rojo en las cuentas públicas se financiará “imprimiendo billetes”. La justificación genérica es el Covid-19; un análisis privado calcula que los gastos en pandemia sólo explican, en la primera mitad del año, la mitad de la expansión del gasto.

El proyecto de ampliación del presupuesto para este año prevé un déficit superior a los 3 billones de pesos, equivalente al 9% del Producto Bruto, que será financiado con transferencias del Banco Central y estará destinado a paliar los efectos de la pandemia de Covid-19.

 

Según la iniciativa enviada al Congreso, el Gobierno incrementó el déficit en $ 1.216 millones, por lo que treparía en total a $ 3.001,4 millones. El presupuesto de este año es el que está prorrogado del 2019 y fijaba un déficit primario, esto es sin el pago de deuda, de $ 997.455 millones y un rojo financiero, el que prevé esas obligaciones, de $ 1.784,7 millones.

 

De acuerdo con datos oficiales, durante el primer semestre el déficit primario superó los $ 1.000 millones y el financiero trepó hasta $ 1.274,9 millones. El proyecto oficial argumenta que “transcurrido un semestre del ejercicio fiscal 2020, resulta propicio readecuar los recursos y gastos del Presupuesto vigente teniendo en cuenta que éste es prórroga del Presupuesto 2019”.

 

Justifica esta decisión a partir del “actual contexto de emergencia social, económica y sanitaria a partir del cual se ha desplegado un paquete de medidas con el fin de mitigar el efecto de la pandemia Covid-19 sobre la actividad económica, la producción, el empleo y el ingreso de las familias”. En la iniciativa que amplía el presupuesto, el Ejecutivo establece que los gastos totales ascienden a $ 1.859.582,8 millones.

 

“El aumento de las erogaciones será financiado con mayores recursos tributarios y no tributarios respecto de los estimados en el presupuesto prorrogado, con un incremento de la remisión de utilidades del Banco Central de la República Argentina y, en menor medida, con fuentes financieras adicionales‘, destaca el Gobierno en el mensaje que se agrega al proyecto.

De este modo, los gastos totales ascenderían a $ 7.391.054 millones, los recursos tributarios y de capital a $ 4.389.599 millones, con un déficit de $ 3.001.454 millones. En gran medida, la ampliación fue dispuesta para financiera el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el denominado Salario Complementario.

 

“Excesos de gastos corrientes”

 

El Instituto para el Desarollo Social Argentino, en base a datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, calculó que la Administración Nacional tuvo, en el primer semestre del 2020, un déficit primario (antes del pago de intereses) que pasó de 1% al 8% del PBI, “o sea aumentó en 7 puntos del PBI respecto del mismo período del año anterior.

 

“De este aumento del déficit fiscal, el 56% se explica por transferencias extraordinarias a las familias, los trabajadores, al sector salud y a las provincias por el Covid-19. El 44% restante corresponde a aumentos de los gastos corrientes por encima de la recaudación no ligados directamente al Covid-19”.

 

Señala el instituo que dirige el economista Jorge Collina, que “estos datos muestran que la degradación de las cuentas públicas alcanza magnitudes inusitadas. No sólo porque el déficit primario llegó a un nivel inédito sino porque los gastos extraordinarios directamente vinculados al Covid-19 los cuales cabría de esperar que desaparezcan cuando vuelva la normalidad explican poco más de la mitad del desequilibrio. La otra mitad del aumento del déficit fiscal son excesos de gastos corrientes sobre la recaudación. Que la mitad del aumento récord de déficit fiscal sea por gastos no directamente relacionados con el Covid-19 condiciona la salida de la crisis”.

 

“La maquinita”

“Al tener muy limitado acceso al crédito público -señala Idesa- los desequilibrios fiscales se financian con emisión. En el primer semestre del 2020, el financiamiento monetario del déficit fiscal fue de $ 940 mil millones, equivalentes al 33% del gasto público. Esto tuvo poco impacto sobre la inflación. Pero es un fenómeno transitorio asociado a la abrupta caída del consumo producto del aislamiento. A medida que se normalice la situación será cada vez más visible la inconsistencia entre la masiva emisión monetaria y una aparente inflación controlada”.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Dramática quema de pastizales  a metros del Puente Carretero -  -
Área Metropolitana
Este viernes será la sesión conjunta para suspender al fiscal Ponce Asahad -  -
Política
La provincia suma 101 nuevos casos de coronavirus, uno de la ciudad -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas