https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 03.08.2020 - Última actualización - 21:27
21:20

Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710

Línea directa



Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710 Línea directa

Planta política

MARCELO 

“Escuché decir al gobernador de la provincia en la campaña para las elecciones, que no iba a utilizar la excesiva planta política que había instalado el gobierno socialista en el Estado. Sin embargo, hoy hay tantos empleados políticos en los ministerios que se chocan por los pasillos. Directores provinciales, subsecretarios, asesores, secretarios, etc., etc. Cuando las estructuras orgánicas de planta ya tienen jefes de departamento, subdirectores y directores generales. Entonces, es fácil advertir, que se sigue superpoblando al Estado con superposición de misiones y funciones. ¿Cuándo llegará el tiempo de que los políticos cumplan sus promesas electorales? Insisto en algo importante, lo que cobra un funcionario político de un ministerio, sea del rango que sea, siempre será muchísimo más de lo que gana un trabajador del sector privado, y si a eso le sumamos que esos funcionarios cobran por actividades que bien podría realizar el personal de planta, es mucho más criticable”. 

 

Somos egoístas y arrogantes

ANTIGUO LECTOR 

“Una sociedad dividida es la que se advierte históricamente en este país. Desde sus inicios como nación, debido a los terribles intereses mezquinos de ciertos sectores de la sociedad argentina, siempre hemos tenido que sucumbir a la mediocridad y pobreza intelectual, cuánto más a la pobreza en el desarrollo económico. Argentina debería ser estudiada en las Universidades argentinas como una contradicción al sentido común. Porque muy pocos países poseen los recursos naturales y la extensión que abarca, hasta las zonas frías del sur. Sin embargo, el círculo vicioso de nuestra inalcanzable prosperidad, deviene del monstruoso egoísmo y arrogancia de muchos hombres que viven salvando sus propios intereses. Todo esto está instalado en la sociedad, en los empresarios, en los sindicalistas, en las clases sociales altas, en las clases sociales bajas, en los medios masivos de comunicación, en las instituciones del Estado, en las instituciones privadas, en los políticos. En fin, en casi la mayor parte de la sociedad, está enquistado el egoísmo perverso, que particularmente entiendo, no nos permite crecer”.

 

Transporte urbano 

UN LECTOR

“La pandemia ha dejado al descubierto problemáticas que deberían reconvertirse, aprovechando esta circunstancia. Me refiero específicamente al transporte urbano de pasajeros. Creo que llegó el momento que la Municipalidad de Santa Fe convoque a las universidades, para planificar o desarrollar alternativas para generar un sistema que funcione y que sea lo más efectivo posible. Es necesario reconocer primero que el sistema como tal que estaba en vigencia hasta la aparición de la pandemia resultó no solo ineficaz, sino que fue una tortura para aquellos que aún utilizamos este tipo de transporte para trasladarnos. Seguramente, el señor intendente ya estará trabajando en este tema, ya que fue también su compromiso electoral. Pero me permito pensar que en esa mesa de trabajo del intendente deberían estar las universidades, para sugerir, para aportar y sobre todo para perfeccionar lo que surja como un nuevo sistema de transporte público de pasajeros que sea realmente funcional”.

 

El buen uso del idioma

MIGUEL ÁNGEL REGUERA

“A riesgo de parecer pueril o superficial, frente a la gravedad de la situación sanitaria y socio-económica que vivimos, como docente me siento obligado a llamar la atención de los comunicadores sobre el impropio uso del verbo sanitizar (intento de pasar a nuestro idioma el inglés sanitaze), cuando existen sanear, higienizar, limpiar, desinfectar y esterilizar. En el mismo orden de cosas, debería reservarse el término virtual a lo que no es real, y hablar de comunicaciones remotas, a distancia, desde lejos o utilizar el prefijo tele (de origen griego) que tiene ese sentido y se utiliza por ejemplo en telecomunicación o televisión. Como una gran lupa, la crisis pandémica permite ver las diferencias económicas, sociales y culturales existentes entre diversos grupos humanos y distintas geografías. Lo urgente hoy, es atender el derecho a la vida y a la salud de todos, y eso requiere de nuestro máximo esfuerzo. Pero lo importante, como la educación, permite pensar que muchas de esas diferencias tienen que ver con fenómenos culturales como la globalización, que a contrario sensu de la creencia popular, en muchos aspectos no uniforma a todos, y suele portar en sus alforjas una transculturación asimétrica. El buen uso del idioma propio puede ser una barrera cultural frente a otros y una señal de autoestima para nosotros, que se proyecte hacia otros aspectos positivos en nuestra sociedad”.
 

 

Agua del Colastiné

HUGO LUIS BONOMO

“No entendemos mucho de burocracia y relaciones entre empresas privadas y entes estatales. Lo que sabemos es que los emprendimientos privados son para ganar dinero y las instituciones del Estado se deben al pueblo. Días atrás escuchamos que ASSA, Aguas Santafesinas S. A. quería aumentar sus tarifas y, para ello, necesitaba la autorización del ENRESS, Ente Regulador de Servicios Sanitarios. Deducimos que ASSA es privada y el ENRESS estatal. Cuando se cayó el Puente Colgante, cayó el acueducto que traía agua del río Colastiné. Se construyó una toma provisoria, sobre el río Santa Fe, hasta el restablecimiento de la toma del Colastiné; ya que la calidad del agua del Colastiné, garantiza la ausencia de riesgo sanitario, en contraposición con las aguas captadas en el río Santa Fe, además del ahorro en productos químicos necesarios para potabilizarla, tal como lo expresó el ingeniero Hammerly, ex directivo del ENRESS. Es irrebatible la necesidad de tomar del río Colastiné el agua que va a abastecer la ciudad. Las razones, además de las expuestas por las mismas autoridades del ENRESS, son muchas, las hemos tratado en programas anteriores y nos hemos informado con científicos internacionales, como, por ejemplo el Dr. Robert Morris, investigador del Colegio Médico de Wisconsin, Estados Unidos, que dice: ‘mientras más cloro se use, más peligrosa es el agua. La relación entre el cáncer y la resultante del tratamiento del agua potable con cloro, parece ser mayor a medida que se aumentan las dosis de cloro’. Y, hace muy poco tiempo, el Consejo Medioambiental de E. U. demostró que el 93% de las personas que beben agua clorada, tienen más posibilidades de contraer cáncer que aquellas que no consumen agua con cloro. ¿Por qué no se trae agua del río Colastiné, como dice la ley 10360?”.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:


Tramitá los nuevos permisos para salidas laborales y sociales en Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas