https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 05.09.2020 - Última actualización - 07.09.2020 - 8:53
16:53

Brindan apoyo y asesoramiento a las víctimas

Adultos que fueron abusados en la infancia buscan tender puentes para evitar nuevos casos

Un grupo de víctimas de este tipo de delitos contra las infancias recorre el país. Pretenden romper el silencio para evitar nuevos casos. Y ayudar a quienes lo padecen.

Juntos. Sebastian Cuattromo y Silvia Piceda, dos sobrevivientes de abusos en la infancia que hoy son familia, crearon la asociación civil Adultos por los Derechos de la Infancia, para ayudar a quienes atraviesan los mismos padecimientos.  Crédito: Jazmín Stolfini (Gentileza)Juntos. Sebastian Cuattromo y Silvia Piceda, dos sobrevivientes de abusos en la infancia que hoy son familia, crearon la asociación civil Adultos por los Derechos de la Infancia, para ayudar a quienes atraviesan los mismos padecimientos.
Crédito: Jazmín Stolfini (Gentileza)

Juntos. Sebastian Cuattromo y Silvia Piceda, dos sobrevivientes de abusos en la infancia que hoy son familia, crearon la asociación civil Adultos por los Derechos de la Infancia, para ayudar a quienes atraviesan los mismos padecimientos. Crédito: Jazmín Stolfini (Gentileza)



Brindan apoyo y asesoramiento a las víctimas Adultos que fueron abusados en la infancia buscan tender puentes para evitar nuevos casos Un grupo de víctimas de este tipo de delitos contra las infancias recorre el país. Pretenden romper el silencio para evitar nuevos casos. Y ayudar a quienes lo padecen. Un grupo de víctimas de este tipo de delitos contra las infancias recorre el país. Pretenden romper el silencio para evitar nuevos casos. Y ayudar a quienes lo padecen.

Un grupo de adultos que padecieron el abuso sexual cuando eran menores de edad conformó una asociación civil que pretende ayudar a quienes hoy padecen este tipo de delitos, o lo padecieron en el pasado y sobreviven bajo un mandato de silencio.

 

Silvia Piceda y Sebastián Cuattromo son la cara visible de "Adultxs por los Derechos de la Infancia", con sede en Buenos Aires, pero con un alcance que pretende abarcar todo el país. Desde esta organización brindan apoyo y asesoramiento a las víctimas de abuso sexual contra la infancia, y a los familiares de las víctimas. Quieren evitar así que otros atraviesen el calvario que a ellos les tocó atravesar. Y aseguran que poder poner en palabras lo que les sucedió y llevar así a los estrados judiciales a sus abusadores fue un acto liberador para sus vidas.

 

 

 

 

El caso de Silvia fue doblemente doloroso, ya que no sólo padeció este delito en su infancia sino que debió denunciar a su ex pareja por un caso similar contra su hija. Ese fue el quiebre por el que se animó a hablar, pese a que la Justicia luego le dio la espalda, y debió atravesar el miedo, la soledad y la angustia para volver a ver el sol.

 

 

 

Silvia es médica y busca sanar. "Mi vida es más feliz y más plena, desde que me miro con amor y ternura y me acepto como la niña asustada, violentada y sola que fui. Y cuando trabajo y comparto con otros el profundo deseo de que esta injusticia no suceda más, con ningún niño, niña o adolescente de nuestro planeta, hay algo en mí que también sana, hay algo en mí que se parece mucho a la paz", asegura la mujer que, como hepatóloga conoce el valor del trabajo con grupos de pares, ya que atiende a alcohólicos.

 

En cambio, Sebastián pudo llegar a una condena de la Justicia contra su abusador, un profesor de la escuela. Antes debió transitar todas las etapas de un proceso doloroso al tiempo que sanador. "Durante 10 años, entre 1990 y 2000, no pude poner en palabras lo sucedido con nadie. Esa década de mi adolescencia y primera juventud, estuvo marcada por una dura sobrevivencia, silenciosa y autorecriminatoria, de esta injusticia", recuerda hoy.

 

Adultos por los Derechos de la Infancia

Esto fue lo que motivó a ambos a conformar "Adultxs por los Derechos de la Infancia". A través de esta asociación civil pretenden generar una toma de conciencia ciudadana sobre la magnitud y el impacto social del abuso sexual y el maltrato contra las infancias, ya que según las estadísticas internacionales, uno de cada cinco niños y niñas lo padecen en todo el mundo. Y en gran medida los casos ocurren en el seno familiar (50 por ciento).

-Más allá de su labor, el Estado cuenta con una herramienta como la Educación Sexual Integral (ESI)...

-Abogamos por lograr de forma colectiva en todo el país la plena aplicación de la ESI, sancionada como ley en 2006. En líneas generales, vemos la enorme deuda del Estado, como garante y promotor de los derechos de la infancia, con esta política pública tan importante en materia educativa. Si se aplicara correctamente, podría generar en las aulas de todo el país contextos con condiciones de posibilidad para que niñas, niños y adolescentes puedan expresar y compartir sus emociones, sentimientos, y trabajar sobre lo que les pasa, sintiendo que cuentan con adultos responsables a los que puede recurrir -dice Cuattromo.

 

-En Santa Fe hay políticas públicas y se está avanzando con la ESI, pero en algunas provincias es una deuda del Estado...

-Si las y los docentes estuviesen capacitados en materia de abuso sexual sabrían leer y escuchar lo que sus alumnas y alumnos manifiestan no necesariamente con palabras, como no sin dificultades logramos hacerlo, a veces, las personas adultas, y en muchas ocasiones después de décadas.

 

-A su criterio, ¿cuáles son esos síntomas o señales a las que hay que prestarle atención?

-Muchas veces las niñas y los niños manifiestan estar siendo víctimas de abusos en los ámbitos familiares de todos los estratos sociales a través de sus cambios de actitud, conducta, sus modos de relacionarse, de jugar y de expresarse, como puede ser en un dibujo. Llevamos generaciones en las que nos gritan a los adultos las injusticias que están sufriendo, pero no sabemos ver y leerlos.

 

Escuchar estas alarmas es el primer paso para ayudar a una persona. "La Unión Europea calcula que el 20 por ciento de la población sufrió o sufre abusos antes de cumplir los 18 años", apunta Silvia Piceda. "El 50 por ciento de los abusados es incestuoso, es decir que esa persona fue abusada por un familiar", agrega. "Si se contrasta hoy esta estadística de delitos con la cantidad de condenados por los mismos, hay una cuenta que nos está saliendo mal", advierte.

 

"Y esto ocurre en todos los estratos sociales", dice Cuattromo, quien lo padeció en un selecto colegio privado católico de Buenos Aires. "Lo digo porque vemos que en sectores medios y altos hay menor contacto con organismos públicos ante el delito de abuso sexual -continúa-. Es decir que está más visualizado en sectores más vulnerables social y económicamente, porque oculta, se silencia y se escamotea cualquier posibilidad de exposición pública. Nuestras historias son un testimonio muy elocuente de ello".

 

Adultos por los Derechos de la Infancia realiza reuniones semanales y tiende puentes de comunicación constantes para brindar ayuda a quienes lo necesitan (ver Vías de comunicación). Todos los sábados llegan nuevos integrantes que se suman al grupo a través del cual reciben asesoramiento y por sobre todas las cosas pueden contar lo que les tocó atravesar. "Nosotros no pretendemos tener grupos en todo el país, pero lo recorremos para que la gente se despierte y hable del tema, y apoyamos a los grupos que se forman en cada provincia para que le sirva a toda la gente", dice Cuattromo, quien dedica su vida en tiempo completo a la asociación, que se sustenta con donaciones de benefactores.

 

"Cuando una niña o niño sufre el abuso, cambia su suerte radicalmente si tiene la posibilidad de expresarlo, si encuentra algún adulto que le resulte confiable, lo proteja y le demuestra la gravedad de lo que le ocurrió", explica Cuattromo. "Eso es justamente lo opuesto a lo que me pasó a mí. Por eso hoy nosotros utilizamos el proverbio africano que dice que para criar a un niño hace falta una aldea, siempre interpelando al Estado como garante".

 

Campaña en medios

Por estos días, Adultos lleva adelante una serie de charlas con periodistas y representantes de medios de comunicación, con la intención de poner la lupa en el lenguaje utilizado cuando se abordan este tipo de temas, "porque esos discursos luego se retroalimentan en el resto de la sociedad", dice Cuattromo, y cuenta a modo de ejemplo: "Como fanático de San Lorenzo, yo me crié escuchando en la tribuna de la cancha los cánticos sobre (Héctor) Veira, que había abusado de un niño de 13 años, es decir, de mi edad. 'Che Bambino, che Bambino, vos me das a Sonia Pepe y yo te doy a mi sobrino', vociferaban miles de personas. Entoces yo decía 'tierra, tragame', porque si esperaba que esa sociedad me ayude estaba frito. Por suerte hoy hubo un gran avance social y se puede hablar del tema en estos términos. Por ello es que tendemos estos puentes", dice. Y a su turno Silvia PIceda agrega: "Pero todavía el Poder Judicial atrasa".

 

Con qué herramientas cuenta el Estado santafesino para prevenir el abuso contra las infancias

 

En la provincia de Santa Fe, además de la Educación Sexual Integral (ESI), como política pública transversal, existen distintos caminos que se pueden atravesar según cada necesidad, en materia de abuso contra las infancias. En primer lugar, la Secretaría de Derechos de la Niñez, Adolescencia y Familia, hoy a cargo de Patricia Chialvo, viene desarrollando una serie de charlas y capacitaciones al personal en los distintos departamentos de la provincia.

 

"Hoy vemos que las posibilidades se ajustan a los dispositivos con los que cuenta cada departamento", dice Chialvo. En ese sentido, Santa Fe y Rosario cuentan con mayores recursos "por la cantidad de ámbitos de la justicia que tienen", agrega. Desde fines de 2017, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) en la ciudad cuenta con una Unidad Fiscal de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) para abordar este tipo de delitos. La misma funciona en 1º de Mayo 2820, teléfono (342) 4573465 al 3471. Además se cuenta con la Comisaría de la Mujer, ubicada en Zavalla y Tucumán, teléfono (342) 4831575.

 

"Por lo general, la mayoría de estas denuncias ingresan a través de estos dos organismos", explica Chialvo. "Pero cuando las situaciones son detectadas en lo que se denomina el primer nivel de intervención, como las áreas sociales de municipios y comunas, escuelas, centros de salud, Samcos, organizaciones sociales o la sociedad civil, hay que dirigirse de inmediato a la fiscalía del MPA". Esto es justamente lo que se está tratando de bajar como información al territorio durante estos días en las capacitaciones desde la Secretaría.

 

A partir de allí se define qué tipo de medida es necesario tomar. Si es imprescindible separar a esa niña, niño o adolescente de su centro de vida (familia) se aplica lo que se denomina una medida de excepción. Y es la Secretaría de Niñez la que tiene dicha potestad. A partir de allí existen distintas alternativas. Si no cuenta con una familia ampliada que puede cobijar a la víctima, se busca una institución de alojamiento temporario (hogar) o familias solidarias de la comunidad. "Intentamos evitar la institucionalización, pero lo cierto es que hoy existe un gran déficit de familias solidarias inscritas", advirtió Chialvo.

 

Por otra parte, a partir de la actual gestión provincial, se cuenta además con una Subsecretaría de Promoción de la Salud y Educación, que tiene a cargo el vínculo con el Ministerio de Salud para abordar todos los problemas que surgen en esta materia.

 

Ruta crítica del abuso

 

"Todos los que trabajamos con niñez debemos tener conceptos unificados y claros" respecto de lo que se denomina la ruta crítica del abuso infantil, dice Chialvo. "El primero es que todos los chicos deben acceder a la ESI. En segundo lugar, hay que saber que cuando una niña menor de 16 años está embarazada es abuso. En tercer lugar, puede que ese abuso sea cometido por otro menor. Entonces se debe trabajar en la protección del abusado, pero también debemos preguntarnos cómo un menor de edad aprendió a vincularse con los otros a través de un abuso, de qué manera y dónde", dice la funcionaria de Niñez, quien considera de suma importancia a los servicios locales de niñez y desarrollo social "que están en contacto con las problemáticas en territorios y pueden detectar, dar alertas y trabajar en la prevención.

 

Por último, también existe en Santa Fe la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes, un organismo encargado de proteger, monitorear y promover los derechos de las infancias y juventudes, dentro del Sistema Provincial de Protección Integral. La misma funciona en Eva Perón 2726, con guardia de lunes a viernes de 8 a 18, al teléfono (342) 154-494569.

 

"El abusador sexual tiene plena conciencia de sus actos"

 

Según explica el psiquiatra José María Domínguez (M.P. 4882), "es muy difícil detectar a un abusador en la sociedad porque al no tener conciencia de su problema no va a pedir ayuda. Salvo que asista por otro motivo, por una patología asociada, y entonces se lo capta, al detectarle estos rasgos psicópatas ocultos", dice quien preside la Asociación de Psiquiatras de Santa Fe.

 

Pese a "padecer trastornos de su personalidad, tiene plena conciencia de sus actos; por tanto es imputable, porque no es un enfermo sino una persona plenamente conciente de lo que hace". Y no sufre. Por el contrario, no tiene culpa ni empatía hacia los demás, no se angustia y tiene un goce interior perverso".

 

—¿El abusador puede superar ese problema y dejar de serlo?

 

— Lamentablemente, no. Puede ocurrir que no abuse pero seguramente tendrá alguna otra historia de otro tipo de delito. Porque más allá de la falta de culpa, lo que hay es una falta de aceptación de las leyes y una transgresión constante, por lo que si no es abusador es delincuente.

 

—¿Qué debe hacer el Estado con los abusadores?

 

— Hay que adecuarse bien a las leyes, porque en principio las condenas parecieran ser correctas, pero a partir de las correcciones y reducciones de penas por buena conducta y demás, hacen que un juez cometa un error, por cuestiones por las que no debe dejarse llevar. Porque estas personalidades psicopáticas tienen la característica de ser manipuladores constantes que muestran por fuera una persona muy diferente a la que son por dentro.

 

—¿El Estado cuenta hoy con las herramientas para abordar este problema tan complejo?

 

— Sí. Más allá de los equipos interdisciplinarios que existe hoy en día —integrados por médicos, psicólogos y asistentes sociales— hay un servicio de ayuda a la mujer para alertarla y que se busque una solución a tiempo.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Nicolás Loyarte


Temas:



Confirmaron la presencia de las variantes del Reino Unido, Manaos y Río: algunas muestras fueron en Santa Fe -  -
Salud
Covid en Santa Fe: la provincia informó 10 fallecidos y 499 nuevos contagios -  -
Salud
Argentina reportó 262 muertes y 7.855 nuevos casos de coronavirus -  -
Alerta meteorológico por tormentas para Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus