https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 11.09.2020
16:23

Delphine Boël

Bélgica: la hija reconocida por Alberto II pide que se rezconozcan sus derechos reales

El pasado enero el padre del actual monarca de Bélgica reconoció que la artista Delphine Boël, de 52 años, es su hija ante la multa de 5.000 euros que la justicia belga amenazó con imponerle en caso de no someterse a un test de ADN.

 Crédito: Getty
Crédito: Getty

Crédito: Getty



Delphine Boël Bélgica: la hija reconocida por Alberto II pide que se rezconozcan sus derechos reales El pasado enero el padre del actual monarca de Bélgica reconoció que la artista Delphine Boël, de 52 años, es su hija ante la multa de 5.000 euros que la justicia belga amenazó con imponerle en caso de no someterse a un test de ADN. El pasado enero el padre del actual monarca de Bélgica reconoció que la artista Delphine Boël, de 52 años, es su hija ante la multa de 5.000 euros que la justicia belga amenazó con imponerle en caso de no someterse a un test de ADN.

El pasado enero el padre del actual monarca de Bélgica reconoció que la artista, de 52 años, es su hija ante la multa de 5.000 euros que la justicia belga amenazó con imponerle en caso de no someterse a un test de ADN. En consecuencia, todo apunta que el Tribunal de Apelación de Bruselas determinará que Böel es su hija legal, aunque ahora sabemos que, llegado ese caso, ella no se conformará con cambiar su apellido por el de “Saxe-Cobourg”.

 

 

 

Según dio a conocer ayer su abogado después de que el caso quedara visto para sentencia, Delphine Böel ha solicitado tener “exactamente los mismos privilegios que sus dos hermanos y su hermana”. O lo que es lo mismo, el título de princesa de Bélgica y el tratamiento de Alteza Real, una asignación pública como la que reciben los miembros de la familia real belga, e incluso una vivienda pagada con las arcas del Estado.

 

 

El periódico belga Het Nieuwsblad valora que Delphine Boël ha querido así castigar la frialdad que ha demostrado con ella el rey Alberto II durante el proceso. “Ya no siente ninguna compasión. Ahora ha pedido todo lo que cree que merece tener”, explica hoy dicho diario el cambio de actitud de Boël.

 

Al parecer su pretensión no es descabellada. Desde 2015, la ley belga establece que solo la descendencia directa del monarca, esto, sus hijos y nietos, pero no los hermanos, pueden ostentar el título de príncipe o princesa, lo que dejaría fuera a la hermanastra del actual rey Felipe I. Sin embargo, cabe la posibilidad de que la sentencia que dicte el tribunal tenga carácter retroactivo y los efectos de la declaración de Boël como hija legal de Alberto II se remonten al instante de su nacimiento, cuando aún no regía la referida limitación. En ese caso, Boël podría ser tan princesa como Astrid, hasta ahora la única hija legal del anterior monarca.

 

Habrá que esperar hasta el 29 de octubre, fecha en que está previsto que se dicte sentencia, para saber si las nuevas pretensiones de Boël son atendidas. De lo que no hay duda es que, princesa o no, no disfrutará de los derechos sucesorios de sus hermanos, ya que la sucesión al trono está reservada a los hijos legítimos.




Deberá volver al trabajo el personal de Salud licenciado por estar al cuidado de sus hijos -  -
Salud
Se registraron 1.265 quemas de pastizales en lo que va del año  -  -
Área Metropolitana
Informe exclusivo: Pinos pidió estar en su propio  juicio pero quedó sin respuestas -  -
Reclamo de los investigadores al "gobierno de los científicos" - El 7 de julio, el directorio del Conicet emitió una declaración en apoyo al reclamo salarial. En el CCT Santa Fe, la protesta es “virtual”. -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Ahora que no aplaudimos  Cepo al dólar  

Recomendadas